Autor:

Algunos gobiernos utilizan a la Interpol para perseguir a sus opositores y a activistas defensores de derechos humanos. La institución expide Notificaciones Rojas, incluso, contra periodistas

Ida Karlsson/IPS 

Bruselas, Bélgica. El número de alertas de “personas buscadas” aumentó a más del triple en los últimos años, y los “requeridos” no son sólo presuntos delincuentes.        

La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) publica todos los años miles de avisos de “personas buscadas”, las llamadas Notificaciones Rojas.

Pero especialistas en justicia penal dicen que la organización no tiene mecanismos efectivos para evitar que los países en general o fiscales en particular abusen de sus instituciones. Algunos de los Estados miembros no tienen buenos antecedentes en materia de derechos humanos y sus sistemas legales son corruptos.

Bielorrusia, Irán, Siria, Sudán y Zimbabue, acusados de graves violaciones a los derechos humanos, integran también la Interpol, y cada uno de ellos cuenta con Notificaciones Rojas listadas en sus sitios de internet.

Una Notificación Roja no es una orden de detención. Cada gobierno decide cómo actuar frente a esta alerta y muchos consideran que tiene suficiente base legal como para proceder al arresto.

 “Las alertas de ‘personas buscadas’ de Interpol pueden tener muchos efectos devastadores”, advierte Alex Mik, de la organización Fair Trials International, en entrevista con Inter Press Service (IPS).

 “A algunas personas les negaron la visa, separándolas de su familia durante meses o años, haciendo que perdieran su empleo y su sustento. Los empresarios pueden perder clientes y los periodistas, su credibilidad. Muchos dudan en viajar…, por temor a ser detenidos”, explica.

Fair Trials International asiste a las personas que están en juicio en un país que no es el suyo. La organización trabajó en varios casos y cuestiona las Notificaciones Rojas de Interpol.

 “Por ejemplo, al activista y periodista ruso Petr Silaev lo detuvieron en un hostal para jóvenes. Tras una Notificación Roja, estuvo 5 horas esposado dentro de un vehículo policial y 1 semana en la cárcel a solicitud de un investigador de Moscú”, relata Mik.

 “Indonesia utiliza los sistemas de la Interpol para marcar públicamente a Benny Wenda, figura clave del movimiento independentista en [la provincia de] Papúa occidental, como persona buscada y desacreditar así su campaña política”, añade.

Las personas que se encuentran en esa situación no tienen un tribunal independiente al cual recurrir para una reparación, sólo pueden solicitar una revisión a una comisión financiada por la Interpol. Los integrantes de esta última son funcionarios del gobierno y no especialistas en derechos humanos.

Fair Trials International pide a la Interpol que se proteja de los abusos con fines políticos para asegurarse de perseguir a los verdaderos fugitivos y no a aquellos cuyo único “delito” es ser opositor.

La organización Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación analizó todas las Notificaciones Rojas que había en el sitio de Interpol el 10 de diciembre de 2010.

Más de 2 mil 200 de las 7 mil 622 Notificaciones Rojas eran de países donde no se respetan las libertades civiles ni los derechos políticos, según la organización Freedom House. Casi la mitad de las 3 mil 600 Notificaciones estudiadas eran de Estados que la organización Transparencia Internacional ubica entre los más corruptos.

La Interpol informó que emitió 2 mil 343 Notificaciones Rojas en 2005; 6 mil 344, en 2010, y 7 mil 678, en 2011.

Hasta 2008, las agencias de policía tenían que solicitar directamente a la Interpol una Notificación Roja. En la actualidad, para ahorrar tiempo y dinero, ellas mismas ingresan cada solicitud al sistema. Las fuerzas de seguridad de todo el mundo las ven antes de que la propia Interpol las revise.

En febrero de 2013, la organización Reporteros Sin Fronteras pidió que se retirara la Notificación Roja para el periodista francés Daniel Lainé, que le impedía trabajar fuera de su país.

La organización alegó que el hecho “tenía todas las características de un caso fabricado, con cargos basados en evidencia escrita de alguien que nunca compareció ante un tribunal”.

El 1 de julio de 2012 entró en vigor una nueva resolución sobre el sistema de Notificaciones Rojas de la Interpol para garantizar que su publicación y su circulación se ajusten a altos estándares. Pero según Fair Trials International, la reforma no basta.

La Interpol es una organización con 190 miembros y un presupuesto anual de 60 millones de euros (más de 79 millones de dólares). Según su Constitución, la agencia debe atenerse “al espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos”.

En la revista International Enforcement Law Reporter, la Interpol escribió en 2012 que su “amplio marco legal garantiza que el proceso de información” a través de sus canales de Interpol, que incluyen a las Notificaciones, esté “conforme a las normas” que la rigen.

La Interpol no respondió al pedido de consultas de IPS.

 

 

 Contralínea 354 / lunes 30 de septiembre al domingo 6 de octubre de 2013

 

 

Comments

comments