Autor:

Más de 3 mil 300 viviendas de las comunidades indígenas de la Montaña resultaron afectadas por las tormentas Ingrid y Manuel, sin que hasta el momento hayan sido asistidas.

Indígenas me’phaa y na’savi, constituidos en el Consejo de Comunidades Damnificadas, denunciaron ante la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, que la región fue relegada de las acciones de rescate y apoyo gubernamentales.

Demandan un plan de atención integral a las afectaciones. El muestreo preliminar, realizado en 55 comunidades de los municipios de Atlamajalcingo del Monte, Cochoapa el Grande, Copanatoyac, Malinaltepec, Metlatónoc, San Luis Acatlán, Tlacoapa y Tlapa, registró al menos 18 personas fallecidas y 45 lesionadas; 3 mil 381 viviendas afectadas por cuarteaduras, inundaciones y deslaves; 5 mil 303 parcelas de maíz, platanar y cafetal destruidos, entre otros daños.

Por considerarlo de interés de los lectores, Contralínea reproduce a continuación el texto íntegro.

Exigen comunidades indígenas de la Montaña atención urgente y directa por desastre natural, frente a la inacción gubernamental

•             Se constituye en la Montaña el Consejo de Comunidades Damnificadas 

•             En reunión con la Secretaria de Desarrollo Social Federal, Tlachinollan y el Consejo de Comunidades presentan un mapeo preliminar de afectaciones.

•             Exigen autoridades tradicionales interlocución directa y sin intermediarios entre las comunidades y la Federación.

 

Tlapa, Guerrero, a 23 de septiembre de 2013. A una semana de que iniciaron las tormentas que devastaron Guerrero, comunidades indígenas me’phaa y na’savi de la Montaña de Guerrero constituyeron formalmente el Consejo de Comunidades Damnificadas, en una Asamblea realizada en la Comunidad de La Ciénega, Municipio de Malinaltepec, Guerrero, celebrada el domingo 22 de septiembre de 2013.

De acuerdo con el acta levantada en dicha Asamblea, signada por 47 comunidades de la Montaña y Costa Chica de Guerrero, el Consejo fijó como prioridades el abastecimiento urgente de alimento y medicamento a las comunidades incomunicadas y a los campamentos de desplazados, así como la rehabilitación de los tramos carreteros afectados, viviendas destrozadas y redes de distribución de agua potable. Adicionalmente, fue constituido para buscar interlocución directa con las autoridades. Lo anterior debido a que, según denunciaron, dichas autoridades hasta ahora han privilegiado el diálogo con presidentes municipales e intermediarios, de suerte que las comunidades no han sido incluidas en la elaboración del recuento de daños y en el diseño de las acciones requeridas ante la emergencia, pese a que son sus autoridades quienes mejor conocen el territorio y los daños. Por ello, alertaron sobre el riesgo de que los apoyos emergentes no lleguen a las comunidades y sean cooptados por funcionarios con intereses políticos particulares.

En ese sentido, el 22 de septiembre de 213, en la cabecera municipal de Tlapa de Comonfort, el Consejo de Comunidades Damnificadas sostuvo un primer encuentro con el Gobierno Federal, representado por la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, y por la Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Nuvia Mayorga, además de otros funcionarios.

Durante la reunión, con acompañamiento del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, representantes comunitarios hicieron un recuento de los daños ocasionados por las lluvias y presentaron un mapa actualizado sobre la situación que enfrentan las comunidades. Asimismo, reclamaron que a una semana todavía no se ha recibido la atención gubernamental requerida en la Montaña y reclamaron que la región fue relegada. Por otra parte, las autoridades comunitarias presentaron el Consejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña de Guerrero como la instancia de interlocución con el gobierno federal, el cual, exigieron, debe “ser reconocido por las autoridades federales como la instancia válida para definir las prioridades de atención en nuestras comunidades”. También demandaron a la titular de la Secretaría de Desarrollo Social un plan de atención integral a las afectaciones causadas por las tormentas Manuel e Ingrid.

En respuesta, la Secretaria de Desarrollo Social destacó la relevancia del ejercicio de diagnóstico comunitario efectuado por el Consejo y se comprometió a reconocer esta instancia de representación comunitaria. Asimismo, designó al Subsecretario de Desarrollo Social Javier Guerrero como enlace en la región, asegurando que continuará verificando personalmente la situación de la Montaña.

Cabe señalar que a la fecha, cuando ha transcurrido una semana del inicio de las tormentas, los estragos que el desastre natural dejó  en la Montaña apenas comienzan a dimensionarse. El muestreo preliminar de dichas afectaciones, realizado en 55 comunidades de los municipios de Atlamajalcingo del Monte, Cochoapa el Grande, Copanatoyac, Malinaltepec, Metlatónoc, San Luis Acatlán, Tlacoapa y Tlapa, registró al menos 18 personas fallecidas y 45 lesionadas; 3,381 viviendas afectadas por cuarteaduras, inundaciones y deslaves; 5,303 parcelas de maíz, platanar y cafetal destruidos, entre otros daños. Asimismo, el 100% de las comunidades reportó afectaciones en tramos carreteros, en la red de distribución de agua potable y energía eléctrica. Cabe señalar que se trata de un muestreo preliminar, realizado en una asamblea regional donde sólo se pudo obtener la información brindada por representantes comunitarios que llegaron a la reunión tras caminar jornadas enteras. Las cifras sin duda aumentarán cuando se obtengan datos de comunidades ubicadas en las partes más alejadas de Acatepec, Cochoapa y Metlatonoc.

 

Por ello, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan nuevamente hace un llamado a la solidaridad nacional e internacional para que se siga apoyando a la gente de la Montaña, que enfrenta todavía los graves estragos de las tormentas.

 

 

 

 

Comments

comments