Nuestros lectores

Autor:

 
 

Convoca a oponerse a las reformas de Peña Nieto

 
Felicidades por el artículo “Movimiento magisterial: rostros y razones de lucha”. Es necesario alzar la voz del pueblo. Todos estamos inmersos en la afectación de las reformas propuestas por [Enrique] Peña. No podemos permitir que siga nuestro gobierno dándonos en la yugular. Actuemos.
 
María Gutiérrez Anzures
 
 

Los mexicanos ya se dieron cuenta, dice

 
Es muy importante difundir el reportaje “Movimiento magisterial: rostros y razones de lucha”. Este gobierno comprado por los apátridas poderosos de México piensa que todavía el mexicano se chupa el dedo; que no nos damos cuenta que lo que gastaron para comprarle a [Enrique] Peña Nieto la Presidencia de la República ahora quieren que se los reintegremos.
 
Bernardo Agustín Chincoya Ramírez
 
 

Ojalá todos los maestros fueran insumisos, considera

 
Muy interesante el reportaje “Movimiento magisterial: rostros y razones de lucha”. Soy profesora pensionada por invalidez, egresada de la Escuela Normal Rural Justo Sierra Méndez ubicada en Cañada Honda, Aguascalientes. Estoy bastante inquieta. Vivo en León, Guanajuato, y desde hace tiempo me daba la impresión de que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación [CNTE] no son lo mismo. Aquí en mi ciudad, hasta antes de que en el estado gobernara el Partido Acción Nacional, todavía nos manifestábamos con paros y plantones. Ahora nos hemos doblegado. Se nos olvidó que debemos ser luchadores sociales para no crear mentes consumistas que enriquecen a los que más tienen; se nos olvida nuestro compromiso social y político que tenemos con nuestra sociedad para crear mentes no sumisas. Lo veo porque también soy madre de familia. A mi hijo le pidieron siete cuadernos, una carpeta y una guía escolar. Esto ha operado en la mayoría de las escuelas de León. Me preocupa y siento impotencia, porque cuando trabajaba una de mis formas de luchar era no contribuir a la derrama económica de miles de millones de pesos que genera el regreso a clases. Cuando trabajaba, pedía a los alumnos lo más elemental, y en sexto grado, sólo un cuaderno de dibujo, porque somos capaces de conducir al alumno para que trabaje correctamente en un solo cuaderno o en lo que pueda. Maestros de la CNTE, estoy con ustedes. Los admiro.
 
Olympia Hernández Arredondo
 
 

Maestros, sin reconocimiento

 
Es muy cierto lo que se dice en el artículo “Mártires de la enseñanza”. Y es verdaderamente triste ver cómo la ignorancia es manejada por los grupos de poder y cómo nunca se ha reconocido a los mártires de la educación; sino que ahora el gobierno y la prensa culpan al maestro de todas las calamidades que vive el país. Mi abuelo, Lorenzo Fontecilla, profesor que luchó por los derechos del magisterio en Veracruz, jamás fue reconocido. Los seudolíderes sindicales actuales entregan al magisterio al desprestigio, despojándole de todos los derechos ganados hasta ahora con su propia vida, por intereses de la oligarquía que gobierna en nuestro país.
 
Iris Fontecilla del Moral
 
 

Con la CNTE

 
Apoyo a los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Es triste lo que está pasando en el país, pero para que esto cambie, irremediablemente tendremos que solidarizarnos con los movimientos sociales que nadie va a parar, ni siquiera el sistema mediático, cuyo éxito es un pueblo sin educación. ¡He ahí el drama!
 
María Elena Jurado Aguilar
 
 

Maestros muestran cómo luchar, dice

 
Qué tristeza y qué coraje que en este México existan estos atropellos que vemos contra los maestros. ¡Ya basta! ¡Que vivan los maestros! Ellos nos enseñaron a leer y ahora nos dan la muestra de cómo luchar.
 
Rosa Alicia
 
 

La protesta, un derecho

 
Felicito al autor del artículo “El derecho a la protesta”. Un muy buen ejercicio sobre el derecho a protestar, que es un derecho fundamental.
 
Francisco Haro
 
 

Lucha de los maestros en el DF, como la de Oaxaca en 2006

 
Estoy muy indignada con todo lo que pasa en contra de los profesores. Lo viví en Oaxaca en 2006 y ahora en el Distrito Federal. Creo que nuestra mejor arma para defendernos son las redes sociales, aunque muchas personas mayores como yo no las sabemos usar. Podemos aprender y manifestar nuestras inconformidades.
 
Esperanza Sánchez Hernández
 
 

Agradece información

 
Excelente artículo es el titulado “Muchos anuncios y poco contenido”. Desgraciadamente todo lo que ahí se menciona es cierto. Gracias a Contralínea por compartir siempre su información.
 
Cary Macías O
 
 

En desacuerdo con publicación de fotografías de enfermeras

 
Es muy cierto lo que se señala en el reportaje “Negligencia, causa de muerte en el IMSS” [Instituto Mexicano del Seguir Social]. Existe negligencia que cuesta la vida de pacientes. Con lo que no estoy de acuerdo es que se haya ilustrado esa investigación con fotos en las que también se incluyen a enfermeras. Soy enfermera y no es justo que paguemos por los errores de los médicos. Si van hablar de médicos sólo utilicen imágenes de médicos. En todo el artículo no vi nada específico sobre enfermería. No niego que existan errores por parte de mis congéneres, pero si van a tratar el tema de mi profesión, que sea directo. Gracias.
 
Elizabeth Serrano
 
 

Más que reforestar, los ecosistemas se deben restaurar

 
Es muy interesante el reportaje “México se endeuda con 678 millones de dólares por Redd+”. Pienso que ese programa no es aplicable para México, en donde las dependencias encargadas de las cuestiones ambientales –y en este caso forestales– no están capacitadas para desarrollar y aplicar proyectos realmente sustentables.
 
La reforestación de nuestros bosques, selvas, manglares y todo tipo de vegetación que se encuentra en nuestro país es vital; se evitarían grandes desastres naturales. Ahora bien, no se trata de una simple reforestación, sino de una restauración ecológica de un ecosistema, en donde se utilicen las especies estructurales de un determinado tipo de bosque o selva. Lamentablemente esto no se lleva a cabo y el periodo es largo, pero podría resultar satisfactorio si se desarrollara un gran proyecto diseñado, analizado, evaluado y autorizado por expertos científicos, no por las cabezas que gobiernan las secretarías que hacen que el dinero invertido en este sector se vaya a fondo perdido, que reforestan en lugar de restaurar.
 
Tania Gutiérrez
 
 

¿Desplazarán a comunidades por Redd+?

 
Con respecto al reportaje “México cede sus bosques y selvas a Redd+”, ¿en dónde piensa meter el gobierno a toda la gente que habita en esas áreas que serán destinadas a dar valor a los bonos de carbono que poseerá el Estado mexicano? ¿En dónde la van a poner, carajo? ¿La van a matar o qué? En mi opinión ya se está explicando el origen de tanto grupo paramilitar que pulula por los campos mexicanos. Se dice que son narcos, pero que se comportan como fuerzas de ocupación militares… ¡Los narcos no matan a la gente nada más porque sí!
 
Horacio Varela
 
 

Cuántos morirán antes de que se les haga justicia, se pregunta

 
Ha sido muy interesante el reportaje “Militares retirados ganan juicio contra gobierno”. No es la primera vez que la fuerza incumple las remuneraciones. Entre 2000 y 2006 yo serví en San Cristóbal Galápagos. En 2006 me dieron pase porque iban a reconocer doble sueldo del bono de ubicación geográfica o bono insular que a la policía, Fuerza Aérea y servidores públicos del comisariato naval se les cancelaba. Pero como todo comandante que iba con el pase a San Cristóbal estaría en situación de calificación de ascenso, jamás reclamaron por su personal, y eso que ellos mismos tampoco percibían el salario que de acuerdo con la ley, desde 1998, se pagó a las Fuerzas anteriormente referidas. Un grupo de compañeros que se jubiló primero interpuso una demanda, pero ya han fallecido tres compañeros y no vieron brillar la justicia en sus vidas. Cuántos más moriremos sin ver que la ley se cumpla para todos y no para unos cuantos.
 
Juan Cabrera Rodríguez
 
 

Montaña de Guerrero: en emergencia humanitaria

 
Tlapa, de Comonfort, Guerrero, 18 de septiembre de 2013. El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan denuncia que las y los damnificados de la Montaña han sido invisibilizados, pues hasta la fecha no se han adoptado acciones gubernamentales para atender los daños que dejaron las recientes tormentas en esta región.
 
En la Montaña de Guerrero cientos de comunidades indígenas permanecen incomunicadas por las inclemencias climatológicas. Es apremiante la situación que enfrentan comunidades na’savi y me’phaa de los municipios de Malinaltepec, Atlamajalcingo del Monte, Iliatenco, Cochoapa el Grande, Metlatónoc, Tlacoapa, Acatepec y Copanatoyac, donde la gente está incomunicada y abandonada. Se han reportado accidentes y muertes de menores y adultos en Mixtecapa, Municipio de San Luis Acatlán, a causa del desgajamiento del cerro donde se encuentra asentada la comunidad.
 
En las comunidades de Moyotepec y El Tejocote, del municipio de Malinaltepec, las autoridades comunitarias han reportado más de 10 muertes. En Tilapa y su anexo El Salto, pertenecientes al mismo municipio, se denunció una situación particular en la medida en que se han registrados accidentes, hundimientos y daños a centenares de viviendas, así como destrucción de cultivos.
 
En Huehuetepec, del municipio de Atlamajalcingo del Monte, el Cerro del Ixtle ha empezado a desgajarse y sus pobladores han salido de sus viviendas para refugiarse en los cerros aledaños, pues no hay más caminos o espacios alternos. Se teme que alrededor de 70 familias enfrentan el grave riesgo de que sus viviendas sean sepultadas.
 
Para Tlachinollan, los estragos causados por las lluvias en la Montaña son incuantificables por el momento, pues además de que no se han logrado precisar los fallecimientos y accidentes, al perderse la cosecha del maíz sembrado para la subsistencia en este ciclo agrícola, la mayoría de las comunidades de la región enfrentarán en el futuro inmediato una preocupante escasez de alimentos. Aunado a ello, las viviendas han sido arrasadas en muchas comunidades. La garantía de los derechos humanos a la alimentación y a la vivienda digna mediante acciones emergentes, en este contexto, resulta urgente.
 
Aunado a lo anterior, la respuesta estatal no ha llegado a la Montaña. Las autoridades tradicionales que han llegado a Tlapa caminando se han topado con la indiferencia y el trato discriminatorio de los funcionarios. Hay una total descoordinación de los tres niveles de gobierno y no existe una representación política que atienda con presteza los planteamientos y demandas de los damnificados. Es sumamente frustrante que la población indígena que con muchos esfuerzos llegó a Tlapa deba regresar sin asegurar que las autoridades les acompañen a sus comunidades a constatar los daños.
 
Por otro lado, Tlachinollan ha constatado que en centros semiurbanos como la cabecera municipal de Tlapa, la situación comienza a ser preocupante, pues la incomunicación de esta ciudad, causada por los daños que presentan las vías de comunicación con Chilpancingo, Puebla y Marquelia, ya se traduce en escasez de gasolina y alimentos, al tiempo que varias colonias siguen sin teléfono y sin luz.
 
Frente a esta situación, el Centro de Derechos Humanos Tlachinollan denuncia que a la fecha las y los damnificados de la Montaña no reciben suficiente atención por parte de las instancias gubernamentales, siendo que en la población en extrema pobreza de la región recaen las peores consecuencias de estos desastres naturales. Una vez más, las y los más marginados son también las y los más olvidados. Por ello Tlachinollan urge a que se tomen medidas emergentes para atender la situación de las personas damnificadas en la Montaña y exige que los fondos extraordinarios que se entreguen a las autoridades guerrerenses incorporen mecanismos de transparencia y rendición de cuentas a efecto de evitar su uso discrecional con fines políticos, pues tales desvíos son lamentablemente frecuentes en la entidad.
 
Finalmente, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña hace un llamamiento a la sociedad en su conjunto a sumarse a las campañas de solidaridad con las que se busca reunir víveres para la población guerrerense afectada por las lluvias, dado que la situación que enfrenta el estado es efectivamente de dimensiones críticas. Y exhorta a los medios de comunicación a solidarizarse y poder apoyar haciendo visible y denunciando la situación de olvido en la que se encuentra la región de la Montaña.
 
Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan
 
 
En Guerrero, la rapiña es la que ejercen los tres niveles de gobierno: Movimiento Revolucionario Lucio Cabañas Barrientos
 
Nos quieren callar,  nos quieren dormir, nos quieren sumisos para mantener tu resignación  bajo su control.
 
Democracia pestilente, estafa electoral, títeres que vienen y van en un circo caótico, dramático, patético, alabanzas al dinero, competitividad, mercados listos a especular…
 
Nos golpean, nos roban y encierran en nombre de su libertad.
 
Es la ira del pueblo lo que encontrarán.
SKA-P
Canto a la Rebelión
 
Hermanas y hermanos en la pobreza y en la lucha:
 
El maniquí sin cerebro que funge como gerente del actual narcogobierno  advirtió: las reformas van y  los que se opongan sentirán  toda la fuerza del Estado democrático (remember Atenco). Lo que quiso decir Peña Nieto es que para imponer las reformas combinarán la represión con la manipulación mediática.
 
Desde hace varios años el desgobierno con asesores estadunidenses  ha ejecutado una guerra de cuarta generación en la que mediante la manipulación informativa y la acción sicológica busca crear consenso para criminalizar la protesta social y manipular la conducta de gran parte de la opinión pública para que avale o por lo menos sea indiferente ante la represión. A través de las televisoras fomentan el rechazo y el odio hacia  quienes luchan contra la embestida empresarial.
 
Las reformas educativa, energética y fiscal junto con la ya aprobada reforma laboral legitiman y fortalecen el saqueo y la rapiña de los que ya se apropiaron de casi todos nuestras riquezas nacionales y van por lo que queda.
 
Las televisoras y los “analistas” repiten y repiten que las reformas nos van a catapultar directo a la modernización, al progreso y al desarrollo. Ni siquiera tienen imaginación para inventar nuevos argumentos ya que este discurso lo han repetido desde que Salinas le vendió Teléfonos de México a Slim. Lo volvieron a decir cuando privatizaron el ejido. Nos lo recalcaron cuando firmaron el Tratado de Libre Comercio, aunque entonces le agregaron que íbamos a estar a la par que Estados Unidos y Canadá.
 
La promesa modernizadora fue reciclada para aprobar la reforma laboral e imponernos el pago por hora, el trabajo a destajo, las cuotas por productividad y los contratos renovables mes a mes, igualito que en Estados Unidos, nada más que allá el salario es en  dólares.
 
¿Puede entonces alguien creer el discurso oficial? Pues sí, gracias al lavado de cerebro y a la manipulación de emociones como el miedo al “otro”, en este caso al “subversivo”, al “delincuente”, al “extremista”, al “violento”. El miedo al cambio, a perder las libertades y la constante invitación al conformismo. Mientras puedas ver tele y consumir, estás bien.
 
El “subversivo –delincuente– extremista violento” es el rubro en el que el gobierno cataloga a los jóvenes, más si son pobres, peor si son críticos; incluye también a todos los trabajadores que luchan por mejorar sus condiciones laborales.
 
Muy especialmente son “subversivos –delincuentes– extremistas violentos” los pueblos que luchan contra el despojo de sus aguas y tierras. Ya traspasaron los límites permitidos por el mal gobierno al atreverse a formar policías comunitarias y grupos de autodefensa para enfrentarse al despojo y a la delincuencia organizada.
 
En el bombardeo ideológico tienen un papel destacado los partidos políticos, muy especialmente los de supuesta izquierda que se autoproclaman concesionarios absolutos de la protesta social, es decir, que toda forma de lucha que se sale de su control es descalificada como “violenta”, “radical” e “irracional”. La izquierda domesticada descalifica  hasta las manifestaciones, plantones, cierre de carreteras, toma de casetas, taparse la cara y otras maneras que el pueblo utiliza para hacer oír su voz. Se suman al bombardeo mediático y sirven a los intereses de los ricos, por más que lo nieguen.
 
Contra los pueblos que ya empezaron a armarse y defenderse, Gobernación implantó la creación de grupos armados, supuestamente también de autodefensa, pero que en realidad son paramilitares y sicarios del narco al servicio del mal gobierno.  Estas falsas “autodefensas” tienen el doble objetivo de dividir a los pueblos y de crear mala fama ante la opinión pública pues efectivamente son narcos y asesinos. Son en la práctica muy parecidos a lo que los manuales contrainsurgentes de los GOES (Grupos de Operaciones Especiales Selectas) llaman “unidades de guerra sicológica”.  A río revuelto ganancia de pescadores.
 
Por otro lado, pero al mismo tiempo, las televisoras y los “gobernantes” remachan y remachan que nadie debe hacerse justicia por mano propia, que la violencia sólo genera más violencia. Presentan imágenes aisladas del contexto que buscan crear la idea de que los luchadores sociales y los pueblos que se defienden son irracionalmente violentos. Las dos medidas permitieron la detención de pobladores indígenas de Aquila, Michoacán, que fueron llevados a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, mientras la minera  Terniun continúa saqueando las tierras comunales.
 
Este es sólo un ejemplo de la guerra asimétrica, contrainsurgente,  de cuarta generación que tiene como ingrediente fundamental la manipulación propagandística y por tanto los grandes consorcios mediáticos (Televisa y Tv Azteca, por ejemplo) son pilares fundamentales  para mantener el estado de cosas.
 
Otro ejemplo de que la guerra de cuarta generación ya está en marcha en nuestro país es el bombardeo mediático contra los maestros. Las televisoras utilizan las molestias de tráfico, los supuestos privilegios magisteriales y el temor a la pérdida del año escolar  como argumentos para incitar al odio entre mexicanos. Se trata de una operación mediática para criminalizar y aislar la lucha social.
 
Pocos medios tocan el meollo del problema magisterial: por un lado la educación pública cada vez se aleja más del ideal juarista de una educación gratuita, laica, científica, crítica. La convierten en los hechos en una educación memorizante, que atrofia el pensamiento y destruye la creatividad e iniciativa. Es también un medio para robotizar y disciplinar a la mano de obra barata. Es también un filtro que va dejando en el camino a muchos jóvenes excluidos, rechazados, marginados de la supuesta modernización.
 
La reforma educativa coloca a los maestros en una situación de indefensión pues va a ser más fácil despedirlos o removerlos si no se pliegan a las órdenes oficiales-sindicales.
 
Las tan publicitadas reformas “estructurales” le rematan lo que queda de nuestra riqueza nacional a la oligarquía nacional y extranjera que se han apropiado de los minerales, petróleo, agua, bosques, nuestra diversidad biológica, telecomunicaciones, electricidad, ferrocarriles, carreteras, líneas aéreas, aeropuertos, playas, astilleros, puertos marítimos y todo lo que podría sostener una economía nacional autosustentable.
 
Hoy las ganancias benefician a esos multimillonarios, lavadores de grandes capitales provenientes no sólo del narcotráfico sino también de la trata de personas, el cobro de piso y otras actividades mafiosas que hoy sostienen gran parte de la economía nacional.
 
A los demás mexicanos, los que somos mano de obra barata, los que estorbamos, los excluidos del proyecto neoliberal impuesto por el Fondo Monetario Internacional, esas reformas nos perjudican.
 
A partir de 1982 los neocientíficos impulsores de este momento de modernidad capitalista empezaron a acelerar las privatizaciones, modificaron la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para poder vender todo y a partir de entonces la economía nacional empezó a estancarse, a “desacelerarse”. Ese discurso de que la modernización neoliberal nos beneficiaría es sólo eso: un discurso. En la realidad los únicos ganones han sido alrededor de 300 familias asociadas al capital extranjero.
 
Un ejemplo de cómo nos “benefician” las reformas constitucionales es que actualmente  más de 30 millones de hectáreas del suelo nacional (un territorio mayor al estado de Chihuahua) está concesionado a las empresas mineras nacionales y extranjeras.
 
 ¿Y los pueblos que se resisten al despojo disfrazado de “concesiones”?  ¿Dónde están? Algunos ya emigraron y fueron a engrosar los cinturones de miseria de las ciudades, otros fueron cooptados por los narcomilitares, otros  fueron asesinados o están presos y muchos resisten como sucede en Michoacán, Guerrero, Veracruz, Morelos, Oaxaca, San Luis Potosí y demás estados ricos en oro, plata, hierro y otros minerales que enriquecen la economía de los países saqueadores, los del primer mundo, que pueden serlo gracias a ese continuo saqueo que hacen de nosotros los países del tercer mundo, emergentes, endeudados.
 
Muchos conflictos que aparecen como enfrentamientos entre narcos en realidad tienen la finalidad de despoblar las regiones ricas en minerales, bosques y agua. Los grupos narcoparamilitares al servicio del gobierno y los empresarios cumplen hoy la función de aterrorizar a los pueblos, que hoy son los desplazados. Guerrero es el ejemplo más claro de este fenómeno.
 
La minería a cielo abierto es una forma de neoesclavismo que acaba con los mantos acuíferos, selvas, bosques y la capa vegetal  además de que contamina los suelos, cultivos, manantiales y mantos freáticos con arsénico y metales pesados que los dejan inservibles por décadas. Al mal gobierno sólo le importa vender, vender y vender hoy, hoy, hoy. ¿De qué viviremos los mexicanos dentro de unos años si nuestros suelos ya no pueden producir y nuestras aguas están contaminadas o son propiedad privada de empresas como Coca Cola, Nestlé, Danone y Pepsico?
 
El petróleo es actualmente, pese a la enorme corrupción, el sostén de la economía nacional ya que cuatro de cada 10 pesos del presupuesto nacional los aporta Pemex. Toda esa ganancia pasará a las empresas extranjeras, principalmente españolas y estadunidenses.
 
La reforma educativa pretende controlar a los maestros a través de la represión económica y administrativa con la permanente amenaza del despido, la suspensión de sueldos y cambios de escuela si no se pliegan al proyecto gubernamental privatizador de la educación. A vender todo lo que se pueda.
 
La santanesca reforma hacendaria, suavizada gracias a las movilizaciones populares, principalmente las magisteriales, pretende sustituir con el cobro de más impuestos, los recursos que la privatización de Pemex quitará al presupuesto nacional. A ese paso el único sostén de la economía nacional serán los recursos provenientes de las actividades mafiosas desde el narcotráfico, trata de personas, cobro de piso, extorsiones, etcétera.
 
Si ya de por si la “desacelerada” economía mexicana ni siquiera cumple las expectativas de la clase empresarial con estas reformas aún menos. Un botón de muestra es que para este año se necesitan crear por lo menos 1 millón de empleos, pero en el primer semestre sólo se crearon 295 mil empleos, 161 mil menos que en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
 
Otro botón de muestra que indica el tamaño de la rapiña: durante la década que va de 2000 a 2010, se extrajo más oro (420 mil kilogramos) que durante los 300 años de colonia española (192 mil kilogramos). El caso de la plata es muy parecido. ¿Y acaso toda esta riqueza ha beneficiado al pueblo mexicano? Con base en este ejemplo ¿podemos creer que la concesión  a las grandes empresas (en los hechos privatización) de nuestra riqueza petrolera y eléctrica nos va a beneficiar a los mexicanos?
 
Otro botón de muestra más es que el 85 por ciento de la economía nacional lo forman empresas extranjeras. Ellas son las que exportan, nosotros seguimos siendo principalmente exportadores de capitales, materias primas y mano de obra barata. Importamos gasolina, diesel y lubricantes por más de 70 mil millones de dólares al año. Con la pretendida privatización petrolera se refinarán aquí pero las ganancias serán para los mismos oligarcas de siempre.
 
El modelo capitalista neoliberal se mantiene en el poder mediante las asociaciones mafiosas donde las actividades lícitas e ilícitas se entremezclan y rebasan fronteras. Es tan común que las constructoras con capital del narco se apropien de las tierras comunales asesinando al que no quiera malbaratarles su terreno.
 
Además, con la política de que es mejor traer del extranjero los alimentos que producirlos aquí, la agricultura nacional está colapsada y nos convirtieron en un país muy vulnerable porque los precios de los alimentos son manipulados fácilmente por las trasnacionales que acaparan la producción mundial de alimentos. Nuestra soberanía nacional está hoy a merced de la volatilidad de los precios de los granos básicos que antes producíamos aquí. Durante el año pasado se importaron casi 11 millones de toneladas de maíz, 1 millón más que durante 2011. Los productores estadunidenses se frotan las manos porque calculan que en 10 años más las compras mexicanas de maíz llegarán a 17 millones de toneladas. Éste es el lucro con el hambre, es el resultado del desmantelamiento de la agricultura nacional para apegarnos al modelo de subdesarrollo dependiente de los países que nos saquean, como Estados Unidos, Canadá y España, principalmente.
 
El gobierno de los ricos desmantela la industria nacional, destruye la agricultura en beneficio de las trasnacionales como Monsanto (expulsada de muchos países europeos). Esta política entreguista provoca mayor desempleo, mayor migración, mayor delincuencia. A cambio nos dan las limosnas de Oportunidades, la Cruzada Nacional contra el Hambre, el Seguro Popular, el prometido y selectivo seguro de desempleo y demás medidas que son algo así como un subsidio que invierten los de arriba para mantenernos aplacados a los de abajo mientras se llevan todo.
 
La penetración de semillas transgénicas, fertilizantes e insecticidas agrotóxicas terminan de amolar al campo mexicano. Las tierras improductivas son más baratas y es donde las fraccionadoras e inmobiliarias compran.
 
Hay una crisis recesiva mundial que se refleja en el desmantelamiento de la industria nacional en los países subdesarrollados como el nuestro; en quiebra de empresas no asociadas a los grandes consorcios y, por tanto, despidos laborales cada vez más masivos.
 
Agregamos que el modelo neoliberal ya entró en su fase más rapaz apropiándose de las aguas, tierras y recursos naturales que aún no están es su poder y para eso primero, a través de la manipulación mediática, destruye los valores comunitarios y el amor hacia las culturas originarias y las sustituye por “valores” individualistas, por consumismo, por múltiples fanatismos religiosos. Aísla, divide y vencerás.
 
Sumamos los constantes agravios sociales que cometen el Ejército, la Marina, los diferentes cuerpos policiacos, los narcoparamilitares y la elite gobernante y entonces el bombardeo mediático pierde efectividad ante la fuerza de la realidad que hoy es de hambre, desempleo, despojo, narcotráfico, trata de personas. Este sistema roba el futuro a los jóvenes y contra eso no hay publicidad que funcione totalmente. Por eso la organización popular crece.
 
El gobierno pretende que nadie se arme para hacerse justicia por mano propia. Entiéndase que sólo se permite que estén armados el Ejército, la Marina, los cuerpos policiacos, los narcos, los sicarios, los paramilitares, los golpeadores, los asesinos a sueldo que matan por encargo a luchadores sociales y a los campesinos que no venden sus tierras a las mineras, a las constructoras o a los capos. También pueden armarse los matones que simulan asaltos contra luchadores sindicales, defensores de derechos humanos y hasta contra ancianos que se niegan a vender sus casas a las inmobiliarias.
 
Dentro de la repartición del mundo que hicieron los dueños de los grandes capitales, a México le asignaron el papel de proveedor de materias primas (petróleo, oro, plata, electricidad), proveedor de mano de obra barata (maquiladoras y reducción de las garantías laborales), exportador de capitales (deuda eterna). De acuerdo a este modelo de subdesarrollo continuaremos siendo un país dependiente de las potencias que hoy nos venden hasta lo que comemos. Por eso el gobierno de la oligarquía impulsa la destrucción de la industria nacional mediana, pequeña y micro. Por eso las tierras que antes producían alimentos, hoy están envenenadas por la minería a cielo abierto.
 
Con este modelo que nos impone el gran capital trasnacional y gansteril jamás vamos a solucionar el desempleo, ni la destrucción de los ecosistemas, ni la migración, ni el derramamiento de sangre y dolor que producen las actividades mafiosas. No se solucionarán con reformas ni parches porque forman parte del papel que nos asignaron los guionistas neoliberales.
 
Somos los de abajo quienes podemos construir un destino distinto para nuestra patria. Es posible un México menos desigual, más justo, donde no se nos arrebate hasta el derecho a pensar por nosotros mismos, donde no nos roben hasta la tranquilidad, hasta la alegría que da poder satisfacer las necesidades básicas con un trabajo digno.
 
Las inundaciones no son solamente producto de un fenómeno natural rarísimo, como la tele quiere hacernos creer, sino que se acumulan errores gubernamentales que agravan las consecuencias. Primero: hay muchos asentamientos humanos en zonas de riesgo; los damnificados del sistema viven en las orillas de los ríos, en pendientes de los cerros, en barrancas y donde se pueda a sabiendas de que sus vidas y las de sus familias corren peligro, pero no están ahí por gusto. No tienen opción, son parte de los excluidos por el desarrollo neoliberal. Segundo: no funcionó el sistema para la prevención de desastres ya que desde el miércoles se pudo haber avisado a través de  boletines de radio y televisión de que iba a llover varios días seguidos. Incluso desde el jueves se podía llevar a albergues a la población en zonas de riesgo. ¿No lo hicieron porque estaban ocupados preparando el Grito y el desfile o porque los desastres son negocio? Ahora viene el lucro de los ganones de siempre: los políticos que se quedarán con gran parte de los miles de millones que dicen que van a gastar para reparar los daños; las constructoras lavadoras de dinero que se encargarán de la “reconstrucción”. Tercero: el lunes 16 de septiembre, miles de soldados y marinos desfilaron, cuando debieron haber sido enviados a ayudar a las zonas de desastre. Igual las tanquetas y aviones. Estos factores agravan la tragedia. Y todavía falta la danza de los millones.
 
Ya estamos viendo que hasta en la “ayuda” y el “rescate” tienen sus prioridades. Hay maquinarias y recursos para reabrir la Autopista del Sol y está bien. Pero no han enviado máquinas  a las zonas indígenas de la Montaña, ni en la Tierra Caliente, ni en la Costa Grande donde también se derrumbaron puentes y caminos y se desgajaron cerros. Eso que pasa en Guerrero sucede en otros estados. Se enfocan recursos hacia las áreas turísticas mientras a los damnificados de siempre se les ignora o se les atiende lentamente. Ni nos ven ni nos oyen.  Para las colonias y pueblos populares enviarán láminas de cartón y zinc. A los hoteleros les reconstruirán sus instalaciones. La “ayuda” también tiene un carácter clasista y hay prioridades, por ejemplo el Ejército cuida los supermercados y centros comerciales trasnacionales para que sólo entren quienes pueden pagar. ¡Deberían estar abriendo caminos! Es lo mismo que en el terremoto del 85, cuando el Ejército cuidó las bóvedas de los bancos mientras la población civil se organizó para sacar a los que todavía estaban vivos bajo los escombros. Se viene también el lucro político donde querrán que paguemos la ayuda con votos. Ésa sí es rapiña.
 
Sólo nos queda la organización. La ayuda no es una limosna que nos dan porque son buenas gentes. Es su obligación, ya que ellos sólo son administradores del dinero que es del pueblo. Los miles de millones de dólares que entran diariamente por la venta de 1 millón y medio de barriles de petróleo al día no son para que se los roben ni para que paguen la deuda externa sino para beneficiar al pueblo ¡Organicémonos para exigirle al mal gobierno que cumpla con la reconstrucción de las colonias, de los pueblos, de los caminos y puentes rurales! ¡Luchemos por una reconstrucción sin distinciones! ¡Hagamos de la solidaridad y la organización nuestra principal arma para obligar al mal gobierno a enfocar los recursos en quienes más lo necesiten y no lo usen para sus negocios, cochupos y componendas entre  los grandes hoteleros, empresas trasnacionales prestadoras de servicios y constructoras beneficiarias de las concesiones gracias a compadrazgos políticos y compromisos de lavado de dinero! ¡Convirtamos nuestra desesperación en organización!
 
Sólo nos queda una cosa por decir: la organización del pueblo continúa su marcha. Los instrumentos son la concientización y organización popular y los medios son todas las formas de lucha porque sólo con la suma de ellas podremos ir construyendo un México menos desigual, más justo, donde los beneficios sean para la mayoría de los mexicanos y no como es ahora, que se quedan en unas cuantas manos.
 
Nosotros somos parte de ese proceso de lucha porque de algo no se han podido adueñar y es de la voluntad popular de construir un México donde quepamos todos y los pueblos sean dueños y beneficiarios de los recursos que están en sus tierras. No renunciamos al derecho constitucional y ético de utilizar todas las formas de lucha para derribar a los gobiernos que no benefician al pueblo.
 
Convertir cada lucha de resistencia en un medio para organizarnos, para unirnos como pueblos, como organizaciones de trabajadores. Hacer de cada lucha un instrumento que contrarreste el constante lavado de cerebro mediático.
 
Es tiempo de continuar la creación activa de las fuerzas populares mediante las luchas de resistencia en todos los frentes construyendo un poder popular que restituya el tejido social que el neoliberalismo destruye día a día, encontrando en la solidaridad, la honestidad, el colectivismo y la unidad de los de abajo las armas morales que consoliden a las organizaciones populares. Esa consolidación no se puede dar sin una ética de lucha.
 
Proponemos que en todas las luchas, sean de género, ecológicas, estudiantiles, por derechos humanos, laborales, por el derecho a la autodeterminación de los pueblos originarios, por la soberanía nacional, en defensa de la libertad de expresión y demás haya una ética política de solidaridad y honestidad.
 
En lo económico proponemos continuar y ampliar la construcción de  economías autosustentables y relaciones de colaboración entre los pueblos y organizaciones; impidiendo que las trasnacionales se apropien de nuestros recursos naturales puesto que ahora la abundancia petrolera y mineral solo beneficia a unos cuantos ricos.
 
Resistir en lo social movilizándonos y organizándonos contra el despojo, el desempleo, por una educación laica, gratuita, obligatoria y pensante. Por hacer efectivos los derechos constitucionales a la salud y vivienda de calidad. Por el derecho al trabajo y a un salario digno. En lo cultural resistir recuperando lo mejor de nuestras tradiciones y redes comunitarias. Quitémosle el carácter elitista y de clase a la cultura.
 
En lo militar reivindicando el derecho a contraponer la fuerza popular, armada y no armada, ante la violencia sistémica y la represión. Tenemos derecho a responder a la violencia de los narcos y del mal gobierno. Que ninguna agresión quede impune.
 
Nosotros creemos que es urgente movilizarnos contra todas las políticas neoliberales que pisotean nuestros derechos pero también es urgente y necesario que trabajemos todos, desde la capacidad de cada quien, por la claridad política, ampliando los sectores conscientes y organizados de nuestro pueblo.
 
¡A defender y recuperar la patria, punto a punto y parte a parte!
 
¡Solidaridad con todas las luchas que se oponen a las contra reformas neoliberales!
 
¡Libertad a todos los presos políticos y sociales de México!
 
¡Resistiremos y Seremos Millones!
 
¡Globalicemos la solidaridad entre los pueblos!
 
Movimiento Revolucionario Lucio Cabañas Barrientos

 

Comments

comments