Autor:

A Bradley Manning, encarcelado y sentenciado a 93 años de prisión, como a Edward Snowden y Julian Assange, en el exilio y asilados, la humanidad les debemos haberse atrevido a librar una lucha heroica y pacífica a favor de las libertades conquistadas por la democracia directa al desbloquear el secreto del espionaje que, como razón de Estado, antidemocráticos gobernantes usan para ocultar lo que debe saber el pueblo, traicionan su origen por elección y cancelan las libertades de información que comunican sus abusos. Esos tres patriotas de la humanidad, como los reporteros del periodismo de investigación, buscan la información y la publican a cualquier precio. También el suizo Harvé Falciani, llamado el “Edward Snowden bancario”, ha revelado las fichas completas de evasores bancarios que tienen sus depósitos multimillonarios en el banco HSBC de Suiza y Ginebra.

A lo que voy tras esta introducción es al libro escrito por Assange –uno de los fundadores de WikiLeaks y del movimiento cypherpunk, y autor de numerosos proyectos de software en línea– al lado de Jacob Appelbaum, Andy Müller-Maguhn y Jérémie Zimmermann. Es un diálogo entre ellos sobre cómo “ahora existe una militarización del ciberespacio en el sentido de una nueva ocupación [estadunidense, israelita, china, etcétera] militar. Cuando te comunicas a través de internet, cuando te comunicas a través del teléfono celular, que ahora está enlazado a la red, tus comunicaciones están siendo interceptadas por organizaciones de inteligencia militar”; entre otros temas.

Cypherpunks. La libertad y el futuro del internet es el título y sustenta: “[…] empezando a entender que, como ciudadanos con acceso a internet libre […] tenemos poder sobre las decisiones políticas y podemos conseguir que nuestros representantes y nuestros gobiernos asuman mayores responsabilidades por lo que hacen cuando adoptan decisiones contrarias a nuestras libertades fundamentales o contrarias al internet libre, global y universal”. El texto descuida que el internet sirve a la democracia directa y no sólo a la indirecta; y que es un arma más de los pueblos traicionados por sus representantes que usan los poderes del Estado, coludidos con los poderes económicos de las oligarquías, para su beneficio. Sus autores nos cuentan del Club del Caos Informático (Chaos Computer Club), que “es una organización galáctica de piratas informáticos que promueve la libertad de información, la transparencia de la tecnología y se preocupa de la relación entre el hombre, la humanidad y el desarrollo tecnológico, es decir, de que la sociedad y el desarrollo interactúen entre sí”.

Criptopunks o cypherpunks proviene de la unión de las palabras: cipher, que significa clave, cifra, código criptográfico, y punk; y representa el uso de la criptografía y otros métodos afines como medios para conseguir el cambio social y político que fue fundado en 1990. Con traducción de María Maestre, también nos muestra los diversos intentos de acoso sufridos por la organización WikiLeaks y las personas asociadas con ella

Ficha bibliográfica:

Autor: Julian Assange y otros

Título: Cypherpunks. La libertad y el futuro del internet

Editorial: Temas de hoy, 2013

*Periodista

 

 

 

 

 

Fuente: Contralínea 352 / 16 al 22 de septiembre 2013