Autor:

Ya que sabemos más sobre el espionaje a gobernantes y ciudadanos gracias al atrevimiento del fundador de Wikileaks asilado en una embajada, Julian Assange, y de Edward Snowden, a salto de mata, ambos luchando por las libertades de la humanidad, es más que necesario ir a las páginas de la experta en seguridad Mary Kaldor, profesora y directora del Centro de Estudios sobre Globalización de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres, Inglaterra. Apenas hace 2 años apareció su libro en español El poder y la fuerza. La seguridad de la población civil en un mundo global, con traducción de Araceli Maira Benítez y Alberto E Álvarez. Por su enorme importancia, vuelvo al texto que abordé en otra entrega de Ex Libris pues desde la Roma del presidencialismo imperial (Arthur M Schlesinger, La presidencia imperial, editorial Dopesa) los poderosos siguen espiando a los pueblos (desde al menos Esparta y Atenas) para intervenirlos militarmente.
 
Sus siete capítulos enriquecen el conocimiento que debemos tener sobre la seguridad individual y colectiva. Desde las intervenciones humanitarias hasta las invasoras para imponer un dominio. Y cita la frase lapidaria: “la democracia estadunidense exige la represión de la democracia en el resto del mundo”; relativizándola en el segundo capítulo con argumentos no del todo inocentes, ya que tienen su carga parcial: “pero si Estados Unidos ha de seguir siendo una sociedad verdaderamente abierta, necesita democracia en el resto del mundo. La democracia en un sólo país [no es posible, deducimos] ya no existe”. Habría que completar esta lectura con los libros: Las nuevas guerras: violencia organizada en la era global, de Mary Kaldor; Poder y contrapoder en la era global, de Ulrich Beck; y El imperio del miedo: guerra, terrorismo y democracia, de Benjamín R Barber.
 
El poder y la fuerza se refiere a los vasos comunicantes entre legitimidad política y seguridad; la colaboración de la sociedad civil con los militares contra los “métodos violentos” de Estados fallidos y grupos paramilitares que generan violencia; con acento en la supremacía de los derechos humanos, donde los llamados “daños colaterales resultan inaceptables”; donde la seguridad depende de instituciones que cuenten con la confianza de la población y los militares tengan como principal objetivo proteger a los civiles y no derrotar a un adversario; y donde “la política es la que manda […] tanto la política económica como la de seguridad que deben regirse por consideraciones políticas y eso […] significa que se necesita un mando único [democrático en su origen y sustento], que entienda de política y disponga de autoridad política”. Un libro para los interesados en tener argumentos en pro y en contra de la prioridad civil en el mundo: la seguridad contra las no tan nuevas manifestaciones de la violencia desde dentro y fuera de los Estados que ha traído consigo la globalización, la apropiación de los bienes de otros países, el libre mercado que arrastra al capitalismo salvaje y las diversas manifestaciones de la naturaleza humana (de Marshall Sahlins, La ilusión occidental de la naturaleza humana, Fondo de Cultura Económica).
 
Ficha bibliográfica:
 
Autora: Mary Kaldor
Título: El poder y la fuerza. La seguridad de la población civil en un mundo global
Editorial: Tusquets editores, 2011
 
*Periodista
 
 
 
 
Fuente_ Contralínea 346 / agosto 2013
 
 
 

 

Comments

comments