Autor:

 

Información de los aparatos de inteligencia mexicanos y estadunidenses ubican al cártel de Los Zetas en poco más de la mitad del territorio nacional. Considerados como los narcotraficantes más violentos del país, entre 2010 y 2012 se consolidaron como la segunda organización criminal más importante de México, ubicada sólo después del Cártel del Pacífico. Sus negocios abarcan el Continente Americano y llegan hasta el Europeo, y les generan miles de millones de dólares anuales.
 
A raíz de su independencia del Cártel del Golfo, del que era su brazo armado, Los Zetas han pasado por varios liderazgos; por lo cual, la captura de Miguel Ángel Treviño, el Z-40, ocurrida el pasado 15 de julio podría generar una lucha interna más no el fin de la organización.
 
Como Contralínea lo reveló en junio pasado (edición 337), el informe Células delictivas con presencia en el país –fechado el 25 de marzo de 2013 y elaborado por la Procuraduría General de la República (PGR) con base en reportes de los aparatos de inteligencia del Estado mexicano– indica que se trata de una de las ocho grandes organizaciones del narcotráfico nacional.
 
Además de ese cártel, la PGR identifica a los cárteles del Pacífico (o Sinaloa), los Arellano Félix, La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios, el Nuevo Cártel de Juárez, el Cártel de la Barbie y el Cártel de los Beltrán Leyva como las grandes organizaciones que dan origen o cobertura a otros 80 grupos delincuenciales.
 
Así, en México operarían actualmente 88 grupos dedicados al tráfico ilegal de estupefacientes, cuyas ganancias anuales superarían los 39 mil millones de dólares (unos 468 mil millones de pesos).
 
Dicho documento, obtenido a través de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental– señala que Los Zetas estaría ligado a tres de esas 80 organizaciones de menor nivel pero igual dimensión de brutalidad: Los Talibanes, Los Legionarios y  Los Hijos del Diablo.
 
No obstante, al parecer dos se han deslindado del que era el brazo armado del Cártel del Golfo, conformado en un principio por militares de elite que desertaron de los grupos Aeromóvil y Anfibio de Fuerzas Especiales y de la Brigada de Fusileros Paracaidistas del Ejército Mexicano.
 
De acuerdo con la investigación de la Procuraduría, Los Talibanes se ubican en Tamaulipas y Quintana Roo. Esta facción, sin embargo, declaró la “guerra” a Los Zetas el 1 de junio de 2012. Ese día se colocaron en Zacatecas unas mantas presuntamente de su autoría, con las fotografías impresas del líder de Los Zetas, Heriberto Lazcano Lazcano, y de otros delincuentes que habían sido abatidos o capturados, bajas que entonces le achacaban al Lazca.
 
El 20 de agosto de 2012, el líder de esta célula Iván Velázquez Caballero, el Z-50 o el Talibán, rompió abiertamente su vínculo con Los Zetas tras señalar en unas mantas colocadas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, que Miguel Treviño –el Z-40– y Heriberto Lazcano se aliaron con “los federales” y traicionaron a sus jefes para controlar el cártel. El Z-50 fue capturado el 28 de septiembre y el Lazca fue “abatido” el 7 de octubre de ese mismo año por elementos  de la Secretaría de Marina. El segundo grupo que la PGR vincula a Los Zetas –Los Legionarios– opera en San Luis Potosí, Zacatecas, Nuevo León y Tamaulipas. Su objetivo, según refirieron el 20 de octubre de 2012 a través de unas mantas, es acabar con el Z-40. “Los Legionarios somos un grupo de Zetas renegados que fuimos traicionados por [el] ‘Z-40’. Los Legionarios tenemos claramente la orden de exterminar sólo a la gente de Los Zetas y familias… ojo por ojo”.
 
Los mensajes, reportados por algunos medios de información, concluían así: “Nuestro negocio es el narcotráfico, sólo y exclusivamente. Respetamos a las fuerzas federales y la lucha que hacen para terminar con el narco”.
 
De acuerdo con el informe de la Procuraduría, Los Hijos del Diablo se localizan en San Luis Potosí y Zacatecas. A esta célula se le vincula con el narcotraficante Miguel Treviño –detenido el 15 de julio pasado– incluso con miembros  del supuestamente extinto Cártel del Golfo.
 
Infografía
 
 
 
 
[TEXTOS RELACIONADOS:
 

 

 

 

Comments

comments