Autor:

En la conmemoración 127 del Día Internacional del Trabajo, la CNTE llamó a la huelga nacional y se pronunció en contra de la reforma educativa y el Pacto por México. Durante la marcha, anarquistas se enfrentaron con policías capitalinos

 
 
 
La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se pronunció en contra de la reforma educativa y el Pacto por México. Ante un Zócalo capitalino casi lleno, Rubén Núñez Ginés, secretario general de la Sección 22 de la CNTE, exigió al gobierno federal y al Congreso de la Unión la abrogación de la reforma educativa. Además, se manifestó en contra del Pacto por México y convocó a una huelga nacional.
 
“Oaxaca se hace presente y exige al gobierno federal la abrogación de las reformas hechas a los artículos 3 y 163 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, expresó Núñez Ginés.
 
En ese sentido, Francisco Bravo, dirigente de la Sección 9 del magisterio, anunció que la CNTE continuará con protestas y manifestaciones en todo el país, enmarcadas en su plan nacional de lucha.
 
Las movilizaciones comenzarán mañana en el Distrito Federal y se esperan otras para el lunes 6 y miércoles 11 de mayo.
 
La CNTE anunció que a pesar de la cerrazón del gobierno federal, entregarán a éste un documento en el cual plasman sus cuestionamientos a la reforma educativa. Asimismo, la sección 22 señaló que esperan una audiencia con Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, y Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, para exigir respuesta a sus demandas.
 
La marcha –encabezada por la CNTE y el Sindicato Mexicano de Electricistas– salió poco después de las 9:30 horas de la fuente de la Diana Cazadora. Avanzó sobre Paseo de la Reforma para dar vuelta en Avenida Juárez y, a la altura del Palacio de Bellas Artes, se enfiló hacia al Zócalo capitalino por la calle 5 de Mayo.
 
“¡El maestro, luchando, también está enseñando!” “¡Educación gratuita, lo que el pueblo necesita; educación privada, mejor a la chingada!” Fueron algunas de las consignas que gritaron maestros de la CNTE provenientes de varios estados del país, entre ellos Michoacán, Distrito Federal, San Luis Potosí, Guanajuato y Guerrero.
 
El grupo llegó al Zócalo las 11:30 horas aproximadamente. Ahí se encontró con contingentes de la Unión Nacional de Trabajadores, del Sindicato de la Universidad Nacional Autónoma de México, con la Unión Nacional de Transportistas y miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco.
 

Anarquistas

 
Un grupo de jóvenes anarquistas, que fueron encapsulados por policías capitalinos durante la marcha, se enfrentó en tres ocasiones con granaderos. Los enfrentamientos se suscitaron sobre la calle 5 de Mayo. El primero en la esquina de Bolívar, el segundo en la del Callejón de las Cazuelas y el último sobre Palma. No hubo detenidos por los hechos.
 
A las 10:00 de la mañana, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal señaló que había por lo menos 10 mil manifestantes en la marcha, para los cuales se asignaron 5 mil 150 policías capitalinos apoyados por 250 vehículos.
 
La conmemoración del asesinato de los trabajadores anarquistas en Chicago terminó su edición 127 poco después de las 13:00 horas en la Ciudad de México.