Autor:

En medio de una de las sequías más severas que ha azotado a Nuevo León, el gobierno de Rodrigo Medina omite entregar las pipas que Pemex le donó a inicios de 2012. De las 20 unidades que cedió la paraestatal a la entidad, apenas se entregaron tres. Las supuestas reparaciones que necesitaron los autotanques no sólo retrasaron las entregas, sino que habrían costado al erario estatal 300 mil pesos por automotor

Melva Frutos/Denise Alamillo
 
A 1 año y 2 meses de que Petróleos Mexicanos (Pemex) entregó al gobierno de Nuevo León, como donativo, 20 pipas para el combate a la sequía, apenas tres fueron cedidas a los municipios.
 
El gobierno de Rodrigo Medina “justifica” el retraso por las reparaciones que requirieron los autotanques, y que habrían costado al erario estatal 300 mil pesos por cada unidad (6 millones de pesos en total).
 
Información proporcionada a las reporteras el pasado 5 de abril situaba a las 20 pipas con logotipos oficiales del gobierno del estado y de Pemex en la Refaccionaria y Motores Diesel, SA de CV. Ésta se ostenta como “laboratorio diésel en general, taller mecánico diésel y reparación de maquinaria pesada”, y se ubica en el Camino al Diente y calle Reyna, colonia La Condesa.
 
Al acudir al lugar se pudo constatar, por medio del dependiente, la presencia de los contenedores.
 
Se solicitó hablar con la persona a cargo del negocio, pero el empleado respondió que no se encontraba, y al señalarle que la intención era cuestionarlo acerca de los autotanques, éste se refirió a ellos como los donados por la empresa petrolera: “¿Cuáles pipas, las de Pemex?”, preguntó.
 
En diversas ocasiones se visitó la empresa, pero se negó el acceso a los vehículos contenedores y a una entrevista.
 
Fue hasta el pasado 12 de abril cuando los alcaldes de Montemorelos, General Terán y Hualahuises recibieron los autotanques de manos de Manuel García Cirilo, coordinador de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal, y de Jorge Ruiz Sierra, representante de Desarrollo Social en la zona Norte de la paraestatal.
 
Los autotanques, sin embargo, fueron donados desde el 9 de febrero de 2012. Ese día Rodolfo Tapia Abarca, gerente de Administración Patrimonial y de Servicios de Pemex Refinación, entregó las 20 pipas al gobernador, indica un comunicado del departamento de Comunicación Social del gobierno. La información oficial indicaba que los automotores se destinarían al combate a la sequía que desde entonces prevalece en el estado y que se ha agudizado en fechas recientes.
 
“El gobernador del estado, Rodrigo Medina de la Cruz, recibió este jueves un donativo de 20 autotanques por parte de Petróleos Mexicanos, que serán destinados a las zonas afectadas por la sequía”, dice el boletín.
 
El evento de entrega y recepción se realizó en el auditorio de la Gerencia de Almacenamiento y Reparto Norte de Pemex, en Santa Catarina, en donde también estuvieron presentes además de, García Cirilo; Héctor Javier López Rodríguez, gerente de Almacenamiento y Reparto Norte de la paraestatal y Jaime Suárez Garza, coordinador de asesores de la Dirección Corporativa y Administración.
 
 
A raíz de una solicitud del gobierno estatal, Pemex Refinación concedió el apoyo de las 20 pipas, con capacidad de 20 mil litros cada una, para apoyar a los municipios en el suministro de agua no potable, para riego, obras públicas y combate a incendios forestales.
 
A su vez, Pemex anunció la donación por medio de un boletín oficial: “Monterrey, Nuevo León. Petróleos Mexicanos formalizó hoy la entrega de 20 autotanques, con capacidad de 20 mil litros cada uno, al gobierno de Nuevo León, con un valor aproximado de 16 millones de pesos. Dichas unidades serán utilizadas para suministro, riego de áreas verdes y actividades de protección civil en el estado”.
 
El gobernador declaró en esa ocasión: “Hemos diseñado una logística a través de Agua y Drenaje de Monterrey, a través de los presidentes municipales, de la Secretaría de Desarrollo Social, de Desarrollo Sustentable, de la Coordinación para el Desarrollo Municipal, a efecto de que podamos llegar a todos los rincones del estado a tiempo, tenemos que llegar a tiempo para que la gente no carezca de lo principal, de lo básico, que es el vital líquido, el agua, en aquellos ejidos, en aquellas comunidades que se encuentran en la sierra, que se encuentran apartadas”. Una promesa que aún no se cumple.
 
Pese al retraso, el coordinador de Comunicación Social del gobierno del estado, Édgar Dimas, aseguró –por medio de una llamada telefónica efectuada el 5 de abril– que las 20 pipas donadas por Pemex en 2012 habían sido canalizadas a la Secretaría de Desarrollo Social y a Agua y Drenaje, y que estaban siendo utilizadas para los trabajos de distribución de agua.
 
Consultado sobre estos hechos, el representante regional de Comunicación Social de Pemex en Monterrey, Erick Treviño Lozano, confirma que la entrega se había hecho al gobierno del estado y niega que éstas estuvieran destinadas a los municipios de Nuevo León.
 
El secretario de Servicio Públicos de Linares, Luis Carlos Palacios, dice desconocer la existencia de las pipas y asegura contar con sólo dos y en mal estado.
 
Se cuestionó también al departamento de Comunicación Social de Pesquería y su representante, Alfonso Guajardo, negó el jueves 11 de abril que el municipio fuera a recibir un donativo de esa naturaleza.
 
En una nueva visita al taller de la colonia La Condesa, con el fin de obtener información o alguna gráfica de los vehículos mencionados, se constató la presencia de algunos funcionarios, quienes entonces invitaron a las reporteras a presenciar la entrega de una de las pipas al alcalde de General Terán.
 
En entrevista, García Cirilo explica que las 20 pipas para agua no potable no se habían entregado a los municipios en más de 1 año porque pasaron por un largo proceso de reparación general.
 
“Primero pasaron por la cuestión de hojalatería y pintura y luego de electricidad; y es que han estado en varios talleres: son las pipas que a Pemex ya no le sirven y nos apoyaron, pero tienes que meterles mucho”, justifica el funcionario.
 
Extraoficialmente se dio a conocer que el costo de las reparaciones a los 20 contenedores fue de 6 millones de pesos.
 
 
El coordinador de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal de Nuevo León, confirmó que desde que Pemex hizo el donativo ya estaba establecido que era para los ayuntamientos: “el gobierno del estado las pidió para apoyar a los municipios y por lo pronto van a 20 [municipios] y posiblemente apoyarán de Pemex con un poquito más”.
 
—¿Y ya se sabe a qué municipios?
 
—Ahorita tengo éstos, y así nos vamos a ir, poco a poco.
 
Negó que la tardanza de más de 1 año en hacer las reparaciones y posteriores entregas sea por falta de presupuesto.
 
La entrega en comodato se hizo a los munícipes de General Terán, Montemorelos y Pesquería, quienes fueron avisados ese mismo día de la transferencia y seguirían con el resto hasta completar las 20 pipas, asegura García Cirilo.
 
“No son pipas para agua potable, son para pura cuestión agrícola, de ganadería o para incendios, y se llevarán a cada municipio para que les ayude con el problema del agua”, señala el funcionario estatal.
 
El presidente municipal de General Terán afirma que “traíamos dos pipas y las traemos bien traqueteadas, y ésas las vamos a dejar ahora exclusivamente para consumo humano, y vamos a dejar ésta para lo de los animales, es una pipa grande, es el doble de las que traemos allá, quiere decir que ahora vamos a traer cuatro pipas”.
 
 
Fuente: Contralínea 331 / abril 2013