Autor:

⇒ Parte II: Ciento cincuenta mil misas, fuera de la iglesia

Los avisos para la celebración de actos religiosos fuera de los templos se incrementaron exponencialmente durante el sexenio pasado. Tan sólo de septiembre de 2010 a agosto de 2011 se registraron más de 70 mil; a inicios de éste apenas sobrepasaban los 5 mil. Sin embargo, “no se afecta la laicidad del Estado”, explica experto 

 
El periodo comprendido entre septiembre de 2010 y agosto de 2011 fue en el que se registraron más avisos para la celebración de cultos públicos fuera de los templos religiosos. En esos 12 meses hubo 70 mil 705 avisos.
 
Sin embargo, entre septiembre de 2006 y agosto de 2007 apenas se habían registrado 5 mil 982. Es decir que en 5 años el incremento fue de 1 mil 181 por ciento.
 
Entre septiembre de 2007 y agosto de 2008 se notificaron 8 mil 963 avisos; en los siguientes 12 meses fueron 6 mil 848; entre septiembre de 2009 y agosto de 2010 se registraron sólo 6 mil 163; en el siguiente periodo crecieron 1 mil 147 por ciento (los 70 mil 705); y finalmente, entre septiembre de 2011 y agosto de 2012, los avisos descendieron: 53 mil 367. En total, de septiembre de 2006 a agosto de 2012 fueron 152 mil 28.
 
Además, la Dirección General de Asociaciones Religiosas registró un total de 39 mil 21 tomas de nota para modificar la organización interna de las asociaciones religiosas y dio trámite a 760 avisos de apertura de locales destinados al culto público religioso entre septiembre de 2011 y agosto de 2012.
 
En el mismo periodo se brindaron 2 mil 345 asesorías al público en general en materia religiosa, y se otorgaron 6 mil 395 anuencias para la interacción y legal estancia en el país de ministros de culto de origen extranjero.
 
Roberto Blancarte Pimentel, especialista en sociología de la religión por el Colegio de México, señala que el gobierno federal se identificó con la doctrina social de la Iglesia en los últimos años, por lo cual se trató que las políticas públicas se adecuaran a ésta.
 
Más allá de las cifras, el especialista expone en entrevista que el gobierno intentó congraciarse con la jerarquía católica en el asunto del registro de la Iglesia de la Cienciología –negado hasta ahora–, debido a la postura negativa de algunos miembros de la Conferencia del Episcopado Mexicano.
 
“No obstante, a pesar de las presiones de la curia, se dio un cambio en el último mes de Felipe Calderón [como presidente de la República] en materia constitucional respecto al Artículo 40, el cual fortalece el carácter laico del Estado mexicano”.
 
El 6 de noviembre de 2012, el Senado de la República validó dicha reforma, en la cual se establece que “es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República laica y federal, compuesta de estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior pero unidos en una federación”.
 
Además, la reforma señala que la Constitución reconoce y tutela un Estado laico, cuyas bases se encuentran en el Artículo 3, mismo que establece la laicidad de la educación.
 
La reforma fue avalada por 16 congresos locales (Michoacán, Morelos, Chipas y Oaxaca, entre otros).
 
La diputada panista María Teresa Jiménez, en entrevista con Contralínea, señala que lo que debe privilegiar las relaciones entre Iglesia y Estado es el respeto a las diferencias que existen entre los cultos.
 
Menciona que la apertura que el expresidente Felipe Calderón le dio a la Iglesia Católica se basó en la libertad de expresión. “Es un derecho que tenemos todos los mexicanos y sí, el sexenio pasado había más libertad de expresión y no debemos dejar que se pierda. Somos de los países más católicos a nivel mundial y la importancia de la Iglesia es mucha”.
 
Infografía: 
 
 
⇒ Parte II: Ciento cincuenta mil misas, fuera de la iglesia
 
 
  
 
Fuente: Contralínea 327 / marzo 2013