Autor:

Libro. El octavo. Novela histórica narrada en primera persona que ofrece una interesante intriga aristocrática de poder, rodeada de lujos, refinamientos, “alta moral” y el arte de la adivinación (que será el hilo conductor durante la obra). El octavo es el retrato de Estocolmo, ciudad capital de Suecia, en la última década de 1700, cuando sobrevivía el beligerante y trágico reinado de Gustavo III. La obra auna el contraste entre los primeros planos, llenos de exquisitas telas y elegantes formas, con planos ulteriores llenos de miseria y abusos.
 
El joven oficial de aduanas (sekretaire) Emil Larsson tiene ambiciones. Surgido de una familia pobre, Larsson irá encontrando el escalafón adecuado para tener acceso a las cúpulas más poderosas e influyentes de las familias ricas de Suecia, así como de intervenir, de manera directa, en el desarrollo y desenlace de la historia del rey.
 
Pero nada de lo vivido por Larsson hubiera sido posible sin la ayuda moral, pero sobre todo adivinatoria, de la señora Sparrow, una anciana vidente, jugadora experta e incansable de cartas, que ha logrado establecer un dominio mágico sobre la baraja y sus poderes adivinatorios con el octavo, sistema que desarrollara para predecir el futuro. Es con esta virtud con la que consolará a su funesto gobernante (amenazado ya por la oposición o los llamados patriotas) y animará a su joven amigo Larsson a enfrentar lo que tiene el destino preparado para él.
 
La historia comienza en 1789 y transcurre durante los embates contra la monarquía –imperante desde la Edad Media– y lleva al lector hasta la victoria de la revolución ideológica, política e intelectual que se gestaba en Francia, y que se habría de extender hacia el resto de Europa y el mundo, para abrir camino a nuevas formas de gobierno. Se trata, pues, de la crisis del poder absoluto de las monarquías, enmarcadas en alianzas, desencuentros, victorias y derrotas militares, pero también personales…
 
De lo más sobresaliente en esta novela (además de charlas agudas, llenas de diplomacia e hipocresía entre sus personajes de alcurnia, y los escenarios tan vívidos en los que se pueden percibir olores y texturas) es, justamente, el sistema desarrollado por la señora Sparrow, que hará surgir de entre las cartas a ocho personajes que acompañarán al interesado en la búsqueda y alcance de sus ambiciones. Basada en la idea de que “estamos regidos por números, señor Larsson. Creo que Dios no es un padre, sino una cifra infinita, lo que se expresa a la perfección en el ocho. El ocho es el símbolo ancestral de la eternidad. Acostado, es el signo que los matemáticos llaman lemniscata. De pie, un hombre destinado a caer de nuevo en el infinito. Hay una expresión matemática de esta filosofía que se conoce como Divina Geometría…”, la vidente asignará un título a cada casilla, numeradas del cero al ocho, en donde colocará una carta. De esta manera y situando la que representa al joven Larsson (elegida por él mismo) en el cero o centro del tablero, perteneciente a el Buscador, irá descubriendo uno por uno y nunca en la misma noche, a los que serán el Compañero, el Prisionero, el Maestro, el Mensajero, el Embaucador, la Urraca, el Premio y, finalmente, la Llave. Cada carta está acompañada por una intrincada simbología que sólo podrá ser interpretada por la señora Sparrow.
 
Así, cartas como la Reina de Vasijas de Vino, el Ocho de Libros o el Cuatro de Tampones significarán para Larsson su propio futuro así como el de Suecia. Le queda al lector descubrir quiénes son los personajes que rodearán la travesía del joven oficial de aduanas y qué papel desempeñarán, junto con él, en este fragmento tan importante de la historia universal: personajes inverosímiles, odiados, amados, deseados, permanentes.
 
Título: El Octavo
Autora: Karen Engelmann (Estados Unidos)
Traducción al español: Santiago del Rey
Editorial: Rocaeditorial
Páginas: 462
 
 
Teatro. Versos para convocar homicidas. En otro tiempo, las hermanas Lea y Christine vivieron encerradas en la casa de la Señora, quien construyó para ellas un mundo alterno alejado del real. Un día deciden matarla. Hoy, las tres aparecen en un tiempo y espacio distintos, han venido a responderse muchas preguntas sobre su historia en común y a romper la cuarta pared con el espectador, a cuestionar el libre albedrío del ser humano.
 
Centro Cultural del Bosque, Sala Xavier Villaurrutia, Paseo de la Reforma y Campo Marte, sin número, Polanco, V Sección, Miguel Hidalgo (hasta el 10 de febrero de 2013; jueves y viernes, 20:00 horas, sábados, 19:00 horas y domingos, 18:00 horas).