Autor:

Cine. El resplandor (The shining). Probablemente, la mejor película de terror sicológico que se haya hecho: atmosférica, visualmente impactante, impecables interpretaciones, sin trama predecible, de gran estilización y un marcado simbolismo. Una obra maestra basada en la novela (del mismo nombre) del escritor estadunidense Stephen King, dirigida por el cineasta Stanley Kubrick.
 
La dirección del filme es casi sublime, colmada de imágenes terroríficas y alegóricas: el jardín (el laberinto de setos) bien podría simbolizar los recovecos del cerebro humano por sus circunvalaciones, la “maldad” impersonal del Hotel Overlook en el que algo “resplandece”, el torrente de sangre que baja por el elevador, entre otras inolvidables escenas del cine del siglo XX.
 
La musicalización (toda elegida antes de finalizar el rodaje) es una delicia para los amantes de las obras contemporáneas: piezas de György Ligeti, compositor húngaro, uno de los más grandes del siglo pasado; Béla Bartók, músico húngaro, destacado pianista y compositor; y Krzysztof Penderecki, compositor y director de orquesta polaco.
 
El núcleo argumental de la cinta es la delicada relación de odio padre-hijo (que se va deteriorando poco a poco a lo largo de la trama) en la que, incluso cuando Jack Torrance (padre de Danny) está cuerdo no consigue sintonizar con su pequeño hijo, quien es más apegado a Wendy (su madre, quien lo ayuda en todo momento), mujer dócil y abnegada.
 
El hombre no es bueno por naturaleza, lo civiliza la sociedad, y apartado de ésta regresa a la barbarie; la maldad es omnipresente: el aislamiento, la claustrofobia, el fantasma Delbert Grady incitarán por todos los medios a Jack a “solucionar” sus problemas, quien ya está al borde del desequilibrio mental (un Jack bueno, cabeza de familia, escritor; y uno malo, asesino de su propia familia).
 
Una “obra maestra del terror moderno” que desde la primera secuencia genera ansiedad, al mismo tiempo que la banda sonora sumerge, suave y sutilmente, al espectador en la angustia, incrementada por una sensación de inquietud de un viaje maravilloso a lo más profundo de la locura. Una película que mantendrá toda su vigencia.
 
 
Ficha técnica:
Título: El resplandor (The shining)
Dirección: Stanley Kubrick
Protagonistas: Jack Nicholson; Shelley Duvall; Danny Lloyd; Scatman Crothers
País: Estados Unidos
Año: 1980
Género: Terror
Disponible en DVD
 
Exposición. La novia loca. La muestra consta de 17 imágenes fotográficas de 1 por 1.5 metros, trabajadas sobre un bastidor para convertirlas en textiles de papel, o, como lo llama el autor, “fototextiles”. Aquella textura permite jugar con la fotografía: mover renglones de un lado a otro, desfasar la imagen en algunas partes o en toda la superficie para tender la relación entre La novia loca y aquel fantasma, huella de un difunto, incorpóreo, frágil, loco.
 
Galería del Espacio Alternativo del Centro Nacional de las Artes; Río Churubusco 79, esquina con Calzada de Tlalpan, Country Club (de lunes a viernes, de 10:00 a 18:00 horas, hasta 15 de febrero. Entrada libre).
 
Teatro. La ley del ranchero. Kid es el peligro envuelto en caja de regalo, un tipo capaz de cambiar su fortuna en un abrir y cerrar de ojos. En un ambiente permeado de homicidio, aventura y sinsentido es acompañado por toda una gama de personajes del mundo fronterizo underground, seres ignorados por una sociedad que prefiere tacharlos de inexistentes.
 
Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico; Avenida Revolución 1500, esquina con Manuel M Ponce, Guadalupe Inn (miércoles, hasta el 27 de febrero, 20:30 horas).
 
Exposición. Babe White, el Hombre Mosca. Una mañana de 1922 el intrépido Babe White escaló sólo con sus manos y piernas una de las torres de la Catedral de Puebla. Luego pasó caminando sobre un cable de acero tendido entre las dos torres del edificio ante la mirada atónita del público. Fue conocido como el Hombre Mosca. De esto da cuenta la exposición en la que se muestra el reportaje fotográfico elaborado por Guillermo Robles Callejo, acompañado de una recreación sonora en cuatro canales que evoca auralmente el suceso.
 
Sala Murray Schafer de la Fonoteca Nacional; Francisco Sosa 383, esquina con Salvador Novo, Barrio Santa Catarina (de lunes a viernes, hasta el 30 de enero, de 9:00 a 19:00 horas. Entrada libre).