Autor:

En Tamaulipas los adultos mayores enfrentan la necesidad de continuar siendo productivos para poder salir adelante y ser autosuficientes económicamente, pues en la mayoría de los casos sufren con el abandono de sus familiares.
 
Nadia Irene González Guzmán  /Matamoros, Tamaulipas
 
La ley protege en caso de explotación a los menores, pero aún y cuando especialistas aseguran que las capacidades de los adultos mayores disminuyen hasta equipararse a las de un niño, no se puede actuar y menos dar castigo a quien obligue a una persona de la tercera edad a entregar el dinero que obtiene de alguna actividad que realice.
Incluso si se trata de una familiar que obliga a un anciano a practicar la pedigüeñería, o si se le quita el dinero que obtiene por el cobro de jubilación o el trabajo que desarrolla, las autoridades están atadas de manos, pues sólo intervienen en caso de una denuncia formal del ofendido, pero aun incluso si ésta se coloca, el interesado desiste, sobretodo si se trata de uno de sus hijos.
El Código Penal de Tamaulipas no contiene ningún artículo donde se especifique que se se pueda actuar de oficio si se tiene conocimiento de la comisión de un posible delito en contra de un adulto mayor. La intervención de las autoridades se limitan a la denuncia.
Los propios profesionales del derecho admiten que hay una laguna legal al respecto de los derechos de los adultos mayores y pese a que es una población que crece, y representa un importante gasto público al Gobierno, no hay de parte de los legisladores una verdadera inclusión de éste sector en las leyes nacionales y estatales. Pese a ello en una década más de la tercera parte de la población en el país serán mayores de 60 años.
Se comprueba que dicho grupo social es vulnerable a sufrir abuso y/o maltrato pues diariamente cinco personas mayores de 60 años acuden a la Procuraduría del DIF a colocar una denuncia por maltrato en esta ciudad.
Aseguran sufrir abandono e incluso, por lo menos una de ellas denuncia maltrato físico.
Recientemente el Desarrollo Integral de la Familia en Tamaulipas, recabó un informe en el que Matamoros, a través de la Procuraduría de la Defensa del menor, la Mujer y la Familia, le dió cuenta de las acciones emprendidas para la protección de adultos mayores, primordialmente las desarrolladas a través del departamento jurídico, que cita a los familiares y crea acuerdos como la rotación de cuidados en el caso de ancianos que no puedan valerse por si mismos.
El abandono social, sobretodo en los ancianos con algún impedimento físico o con discapacidad, es lo más usual y consiste en que no se le dé lo básico y elemental para vivir. Puede tratarse de un adulto mayor que áun viviendo en familia no recibe alimentos. También se observa un gran número de personas en senectud que vivien solas y que rara vez son vistado, aún si tienen su estado de salud comprometido.
Por eso el DIF brinda protección, orientación y apoyo y realiza diversas acciones que benefician a por lo menos cinco mil adultos mayores a través de 90 Clubes de la Tercera Edad que aglutina a 1 mil 800 personas  a las que se brinda atención médica, capacitación y la realización de actividades de sano esparcimiento.
“Se brinda una beca económica 600 personas, pero el apoyo económico directo es menor al que se otorga en apoyo jurídico, médico, dental y de incorporación laboral, en éste último rubro hay 400 personas”, dijo Peña Jara.
 
VIVIENDO LA VIDA PLENA
 
La fundación “Sólo por Ayudar” que Preside Lolita Ayala construyó una villa para personas de la tercera edad en Matamoros que llamó “Vida Plena” y en ella sus habitantes iniciaron una forma de sustento a través de huertos en la mayoría de los 100 domicilios.
De sus habitantes, almenos 70 abuelitos entusiastas que no tenia conocimientos de como sembrar y el cuidado del producto de cultivo que eligieran y menos de los beneficios que esto traería consigo, dieron incio a éste proyecto benéfico.
No sólo se alimentarían mejor, se ocuparían en una actividad que disfrutarían y hasta podrían ganar, a través de ello, algunos pesos.
A través del Desarrollo Integral de la Familia, que presidía Marcela Ronquillo de Hinojosa, se les dotó de capacitación, semillas y otros insumos.
“Este modo de cultivo de huerto nos permite el intercambio de verduras, hortalizas y frutas que  reduce los gastos que destinamos a alimentación mientras nos mantiene ocupados en una actividad que nos gusta y la consideramos una forma de mantenernos activos y felices”, dijo hace un par de años Doña María Amparo de 72 años cuando se anunciaba el beneficio.
Hoy ella y la mayoría de sus vecinos han dejado de trabajar el pequeño huerto localizado en los patios de sus viviendas. Incluso algunos de estos espacios son usados  en la actualidad como lavaderos de carros, talleres mécanicos y hasta como áreas en las que se acumulan cacharros.
La calle Amistad del fraccionamiento “Los Presidentes”, en el que se creo formalmente esta villa para los adultos mayores, sufrió una notable transformación en los últimos años y las casas que inicialmente se destinaron para la tranquilidad de estos adultos mayores, ahora son habitadas por personas totalmente ajenas al propósito, incluso familias con númerosos integrantes.
La mayoría de las personas que inicilamente llegaron a “Vida Plena” observan como se han dejado algunas viviendas y como nuevos habitantes aparecen y se establecen. En tales casos las autoridades no pueden intervenir porque, aunque no se ha escrutarizado, las personas a las que se le asignó tales viviendas tienen dominio de propiedad y por tanto heredan o ceden su derecho a sus familiares.
El Procurador de la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia, Alejandro Peña Jara, precisó que por el momento sólo se vigila que no se despoje a los habitantes, que no pueden vender porque no hay escrituras, pero si se trata de los dueños, a los que el Gobierno Federal y “Sólo por Ayudar” beneficiaron en su momento.
Agregó que no se puede hacer nada en caso de que ellos decidan otorgar su derecho a alguien más si se trata de un familiar directo, además que otros optaron porque requieren de ayuda al estar sufriendo complicaciones de salud propias de la edad.
“Hemos recuperado cuatro casas en el último año de personas que fallecieron y no tenían familiares, y tenemos cinco casa más en calidad de espera en estos momentos, pero lo idea es que estas viviendas hubieran sido entregadas en calidad de comodato o prestamo”, dijo.
Esto, precisó, para que con la reasignación  se beneficiara a más personas de la tercera edad y que se encuentran a con necesidad de una vivienda y se hubiese dado cumplimiento.
 
SIN CARIÑO ALGUNO.
 
Cada una de las trabajadoras del Sistema para el Desarrollo Integral de la familia acude a verificar las denuncias por algún caso de abandono y maltrato a personas de la Tercera Edad, aunque proviene de una tercera persona.
En los casos más lamentables se ha encontrado a éstos ancianos sin asearse, sin la alimentación adecuada durante días, sobretodo cuando se trata de personas que están confinadas a guardar reposo permanente.
Precisan en sus reportes que los familiares aparentan no haberse percatado del estado de desmejora física del familiar y basta con la inspección para afirmar que prestarán mayor atención al que llaman “ser querido”.
“Podemos instarlos a llegar a un acuerdo para cuidar de su familiar, casi siempre padre o madre, pero no podemos obligarlos a darles cariño y eso es algo que no ocurre porque debemos convertirnos en una sociedad más sensible”, dijo María López, trabajadora social.
Pero en la realidad las propias autoridades admiten que el número de denuncias es menor al que se refleja en lo cotidiano.
Incluso en las pláticas informales con personas mayores, el Departamento de psicología de DIF Matamoros, nota que la mayoría manifiesta que no se respeta su punto de vista y opinión, e inluso se les ignora u ordena que hacer, como actuar y hasta vestir.
Actualmente muchas familias por iniciativa han tomado en una simbólica adopción a estas personas mayores y dicho acuerdos consiste en frecuentarlas aunque no tienen ningún tipo de perentezco, estar al tanto de su estado de ánimo y apoyarlos en sus actividades de esparcimiento.
La Admnistración que Preside Alfornso Sánchez garza, impuslsa a su vez el apoyo social a las personas que además de estar en grupos de marginación no pueden trabajar debido a su avanzada edad, para que sean estas las primeras en beneficiarse con despensas y apoyos económicos, que aunque son limitados, son una enorme diferencia para la calidad de vida que reciben.
 
“TRABAJO CON LA EDAD A CUESTA”
 
Lo que se consideraba como un modo de obtención seguro de un ingreso no es hoy día sencillo, pues a decir de algunas de estas personas de la tercera edad, en la ciudad cientos de ellos hacen jornadas en diversas actividades, algunas como el empacado de productos en tiendas comerciales y otras, demostrando que la edad no es un impedimento cuando se trata de lograr el sustento honrado, aunque algunos mayores de 60 años sufren discriminación de parte de algunas personas más jóvenes.
Hasta el momento 445 personas mayores realizan actividades con jornadas de cuatro horas diarias en los Centros Comerciales de la ciudad, pero a pesar del esfuerzo que les representa, se suma a su agotador trabajo el riesgo al que se someten cuando mueven carritos en el estacionamiento.
Incluso se ha dicho que en uno de los estacionamientos de dichas cadenas comerciales una persona de éste rango de edad fue arrollado por un vehículo cuando acomodaba carritos de mandado
Por su parte del Desarrollo Integral de la familia,  través de director de Atención al Adulto Mayor y Personas con Capacidades Diferentes, Luis Adolfo Ríos Mancilla, se mantiene atento a las necesidades de esta población que a pesar de las dificultades se busca en la medida de lo posible en una actividad que les deje una remuneración económica que les permita vivir con dignidad.
Ruiz Mancilla admite que no toda la población de adultos mayores esta dentro de algún programa de beneficio por parte del Desarrollo Integral de la Familia o algún otro Instituto, muchas de estas personas pasan enormes privaciones en la actualidad porque nadie los emplea o sencillamente porque sus capacidades se han reducido por la edad.
“Muchas persona quieren trabajar y hacen dentro de lo posible un buen trabajo, pero no hay suficientes espacios laborales y es por eso que el Desarrollo Integral de la Familia es un enlace importante con las empresas que aprecian la experiencia de estas personas y son sensibles a su necesidad de seguir siendo útiles”, explicó.
 
 BIENVENIDOS A TRABAJAR
 
Aun cuando la enorme mayoría de los adultos mayores que se emplean en los Centros Comerciales de la ciudad cubren labores como empacadores en turnos no mayores a las cuatro horas diarias, se mantienen en la búsqueda de un trabajo que no sea eventual y que les brinde los beneficios y estímulos laborales que establece la ley.
Lamentablemente las oportunidades están reducidas y  solo algunas empresas como SMART mantienen el principio de emplear a todo aquel que este dispuesto a trabajar y por ello dentro de su plantilla de más de 150 personas, mantiene un aproximado de 50 personas consideradas dentro del rango de la tercera edad o que padecen algún tipo de discapacidad y hasta un nuevo perfil que es menospreciado actualmente en el campo laboral: Obesidad.
Por ello es que dentro de los pasillos y en el área de panadería y bocadillos se puede ver a Chachis, que se define como una abuela muy trabajadora haciendo  lo que más le gusta, valerse por si misma.
José Asención Hernández, Delegado del Sindicato de trabajadores de Casas de Comercio, Dependientes, Despachadores en farmacias, Droguerías y Conexos, Adheridos a la FRTM, asegura que en los cinco años en el cargo en dicho centro comercial no han tenido deceso de alguna persona de la tercera edad contratada.
Además calificó el trabajo que ellos desempeñan como eficiente y sustancial para el rostro sensible de la empresa hacia la sociedad, porque se trata de gente con enorme espíritu de servicio, amables y proactivos.
“Uno piensa equivocadamente que harán un trabajo menos entusista por la edad, pero nos sorpende gratamente que son tan dedicados que no tenemos ningun problema en emplearlos y promoverlos de acuerdo a su desempeño”, dijo.
Precisó que los empleados de todas las edades se ven con una extraordinaria camaradería, pero en especial las personas mayores son tratadas con respeto y cariño, porque ellos se ganan el aprecio de sus compañeros con su buen actitud.
“Realmente las personas que tienen más de 60 trabajan bien y de acuerdo a sus capacidades, y no hemos lamentado contratarlos, solo hemos tenido dos decesos de compañeros que fallecieron victimas de la inseguridad, pero las personas que son mayores y trabajan aquí son sanas y eficientes”, dijo.
Precisa que el resto del personal es muy solidario con las personas mayores e incluso aquellos que trabajan en el último turno y no tienen vehículo son trasladados por los compañeros más jóvenes que si tienen medio de transporte.
Indico que cada uno de los trabajadores contratados por la empresa tienen beneficios establecidos por ley como prestaciones y servicios, y esto incluye a los adultos mayores y a sus familias.
 
CUESTION DE TIEMPO.
 
La edad en promedio de la esperanza de vida en México se incrementó en los últimos años hasta llegar  a 75 o más. Mundialmente las personas han comenzado a dar muestra de mayor resistencia y salud con el paso de los años, pero en éste país se requiere incrementar los mecanismos para ayudar a la población mayor de 60 años porque su crecimiento impactó los presupuestos en materia de salud y ayuda social. Además el aumento ha dado pie a tener una población importante del rango de los 80 a los 85 años.
Debido a la edad, las personas mayores de 60 son consideradas vulnerables, pues son propensas a experimentar alguna forma de daño, por acción u omisión de tereceros o a tener desempeños deficientes en esferas claves para la inserción social. Pero socialmente esto no ha sido impedimento para que se les vea en el ámbito productivo con mayor frecuencia.
Según el Instituto Nacional de Geografía e Informática (Inegi), las mujeres mayores de 60, son las que más años viven pues su población ha aumentado de desde el 2000 hasta en un 7.2 por ciento, mientras que los hombres muestran un crecimiento de 6.6 por ciento, obviando que la modalidad de hogares conformado por una sola persona adulto mayor, casi siempre mujer, predomina en éste rango de edad.
En materia de salud hasta el2004  el 60.5 por ciento de la población de 60 a 85 años no tenía un tipo de servicio social con acceso a atención médica puntual, una situación que subsanaron  los gobiernos Federal y de estados, como Tamaulipas, a través del Seguro Pópular y atención médica otorgada por el Desarrollo Integral de la Familia y clubes creados de modo altruista para dar una mayor calidad de vida a estas personas.
Lamentablemente y pese a los esfuerzos una continua es que siguen sufriendo de desatención y de la indiferencia de quienes les rodean.
Para la Psicoóloga Leticia Díaz, es un tipo de maltrato que no se les respete la opinión de los adultos mayores, incluso en situaciones personales, y que  se les haga sufrir el abandono no sólo en la convivencia, sino en la cobertura de las necesidades más elementales como la alimentación y vestido.
“La depresión acompaña a la mayoría de las personas de la tercera edad, es por eso que muchas sensatamente buscan valerse por si mismos y mantenerse ocupados, pero sobretodo hay una mayor conciencia de lo importante que es velar por su salud y entienden que su felicidad depende primordialmente de ellos mismos.
En materia de salud del adulto mayor, el programa INDICA, que incluye los indicadores de calidad de vida  a las personas mayores de 60 años, se aplica en el municipio y a la fecha en el resto de la República.
Victor Manuel García Fuentes, Jefe de la Tercera Jurisdicción Sanitaria, expresó que los temas mas importantes a atender por el impacto en la convalecencia y mortandad son la hipertensión , diabetes, cáncer en la mujer y en el hombre (Próstata).
Agregó que se busca a través de la práctica de ejercicio, el fomento a los buenos hábitos alimenticios, imprimir una mejor calidad de vida en las personas del la tercera edad, pero sobretodo con una constante en las acciones para la detección de enfermedades y de prevención.
“Sugerimos que vayan al día con sus vacunas principalmente antiínfluenza, antineumococcica multivalente y con la inagotable tarea desarrollada en alrededor de 60 Grupos GAM (Grupos de Autoayuda Mutua) constituido por gente mayor que baila, hace actividades deportivas y busca disfrutar de esta étapa de la vida sin descuidar su salud”, precisó García Fuentes.
Finalmente dijo, de la mano de la salud va el cuidado del estado mental de estas personas por lo que se pide a los familiares que no ignoren situaciones en las que un médico puede ayudar a un mejor estado de salud, sobretodos si enfrentan depresión por demencia senil, pues con el adecuado manejor farmacológico pueden tener una mayor armonía en familia.
Entre siete y ocho porciento de los adultos mayores tienen demencia senil en la actualidad, principalmente por accidente vascular cerebral o Alzheimer y en materia de salud preocupa su adecudo tratamiento porque en el año 2040 uno de cada cuatro personas serán adultos mayores.
 
 
Fuente: Contralínea Tamaulipas 85 / enero 2013
 
 
 
 

 

Comments

comments