Internet gratis en McAllen

Autor:

Sin gastar un solo centavo, cualquier persona que cuente con una computadora portátil, tableta electrónica o un teléfono celular con tecnología Wi-Fi, podrá acceder a la red inalámbrica echada a andar por el Ayuntamiento para el beneficio de la comunidad y de quienes visiten esta ciudad del Valle de Texas. Se invirtieron 300 mil dólares para hacer realidad un servicio vanguardista, productivo y fácil de utilizar.

 
José Manuel Meza
McAllen, Texas
 
McAllen no es únicamente –por sus concurridas tiendas– uno de los distritos financieros más importantes que existen a lo largo de la frontera con México, sino que además ofrece una prominente calidad de vida y bienestar social, poniendo a disposición del público las herramientas de mayor preponderancia y demanda como lo es la conectividad.
Y es que muchas de las funciones que se realizan hoy en día aplicadas a las rutinas cotidianas, a la educación, a las telecomunicaciones y los negocios, por mencionar algunas, dependen de la Internet, es por ello que esta administración municipal encabeza un plan que pretende convertir a la ciudad en una zona virtual.
El ambicioso proyecto está por entrar en su segunda etapa. En la primera se proveyó de tecnología a 20 sectores de la localidad con la instalación de puertos denominados “Hot spots”, que a su vez envían la señales a los dispositivos móviles.
Estos han sido estratégicamente colocados en lugares que se caracterizan por poseer una marcada concentración de personas, las cuales pueden navegar en Internet gratuito con el simple hecho de tener un aparato dotado con Wireless (que recibe y manda información sin necesidad de cables).
Parques, plazas, edificios gubernamentales y otros sitios de interés general ya ofrecen dicho servicio, favoreciendo a más de mil 200 usuarios cada día y unos tres mil 500 durante los periodos vacacionales, cuando el tráfico de ordenadores enlazados tiende a incrementarse.
Héctor González, encargado del Network Services Department (la agencia responsable del montaje y mantenimiento de las redes de McAllen), menciona que este concepto se puso en marcha hace un año y desde entonces ha generado comentarios muy positivos por parte de la ciudadanía, ya que quienes no tenían los medios económicos para contratar un sistema de Internet particular, ahora pueden ingresar en la vía pública y desde ahí, resolver un asunto de carácter escolar; responder correos electrónicos o contactarse con sus clientes, cual sea el caso.
En el sitio web www.mcallen.net se pueden conseguir los mapas informativos de la distribución de los módulos más cercanos. Y eso no es todo, para los empleados de la ciudad este mecanismo también ha sido muy útil, innovador y eficaz, ya que les permite acceder a la red Wi-Fi y transferir datos, hacer reportes, levantar pedidos con proveedores y llevar a cabo diversas transacciones sin tener que realizar largos desplazamientos o engorrosos trámites.
“Nosotros estamos encargados de mantener todo el sistema de Internet público funcionando y, aparte de eso, aquí nos hacemos cargo de las comunicaciones telefónicas de los departamentos de la Policía de McAllen, Edinburg y Pharr.
“Somos cinco personas que tenemos un deber muy grande de estar al pendiente de que todo marche a la perfección, pues si se presenta un problema con las conexiones se puede originar un caos, no abrirían las páginas y los teléfonos no estuvieran sonando los 365 días del año”, detalla.
González confiesa que la idea de poner en funcionamiento un plan de red gratuito para varios sectores de la comunidad obedece a que se pudo comprobar que en las plazas, en los parques y centros recreativos la gente podía interactuar con las tecnologías y, al mismo tiempo, ayudarse a desempeñar sus tareas cotidianas.
“Se descubrió que esto era muy importante y que muchas personas que quieren venir a residir a McAllen no nada más están buscando si hay trabajo o como están las escuelas, sino que también se fijan en otros servicios que les ofrece la ciudad y que les pueden ser de mucho provecho, como en un momento dado poder enviar un mensaje de texto o verificar el pronóstico meteorológico”, ejemplifica.
Para ello se asignó una partida presupuestal de 300 mil dólares (cercana a los cuatro millones de pesos mexicanos) en equipo de redes inalámbricas.
“Y ya que tuvimos la confianza y la certeza le dijimos al público cuales eran estas áreas de Internet para que pudiera usarlo, cuando antes tenía que acudir a un centro comercial o restaurante para tomar una señal, pero ahorita ya tiene esta ventaja”, compara.
 
OTRO PASO PARA LA MODERNIZACION
 
Desde el enfoque de este especialista el Wi-Fi ya no es un lujo para una comunidad, centro urbano o nación, sino que se ha convertido en una necesidad inherente para su desarrollo.
“Estamos viendo que muchas ciudades en el país no solamente se concentran en darle un servicio de agua, pavimentación o alumbrado público a sus habitantes. Ahora también se están preocupando que estén disponibles medios de acceso electrónico a sus ordenadores y teléfonos inteligentes.
“Queríamos que cuando la gente viniera a los parques de nosotros, al Convention Center o a los edificios públicos de McAllen no se quedara incomunicada con su familia, sin poder acceder a la Internet ni responder su correo electrónico. Este es otro servicio que le estamos dando a la comunidad y que ha sido bien acogido”, señala.
Enfatizó en qué se benefician con este programa muchos estudiantes que han recibido sus tabletas electrónicas en las escuelas, las cuales ellos llevan a las bibliotecas y a puntos estratégicos para conectarse.
“También le ayuda al público en general y a nosotros como empleados de la ciudad, porque cuando vamos a un lugar no tenemos que volver para atrás a la oficina para hacer un reporte. Nos quedamos allá donde estamos y desde ahí realizamos nuestro trabajo”, resalta.
Para Héctor González esto también se traduce en dinero ahorrado, ya que considera que: “No se tiene que gastar mucho gas (gasolina) para tener que llevar un recado. Los empleados ya saben donde está el Wi-Fi, ahí se conectan y se comunican”, subraya.
En su periodo inicial se habilitó Wi-Fi gratuito en los siguientes puntos: Los Encinos Park, el Centro de Convenciones, el Departamento de Policía de McAllen, el City Hall (Ayuntamiento), el Downtown Shopping area (el centro de la ciudad); en un tramo del bulevar Bicentennial, la Biblioteca Pública, el Boys/Girls Club; los corredores de las calles 23 y 10, el Fireman’s Park (Parque de los Bomberos); la Central de Autobuses, el Aeropuerto Internacional, el Civic Center, el Lark Community Center, el Palm View Community Center, el Police Training Center (la Academia de Policía); la Quinta Mazatlan y el campo de golf.
“Hay varios IP’s que están desparramados, lo que permite incluso ir manejando y tomar Internet sin desconectarse”, afirma.
 
SIGUIENTE PASO
 
El nuevo objetivo para el Ayuntamiento texano es expandir los servicios de navegación gratuita para otros sectores de la localidad.
“Y vamos creciendo más para el norte. El plan es es agregar Internet gratis para allá. Así los niños se entretienen jugando, mientras los padres navegan.
“Por ejemplo, hay un parque llamado Zinnia, donde los menores pueden divertirse con el chorrito de agua y sus papás al mismo tiempo estar en Internet. Además, hay planes para colocar este beneficio al norte de la calle Nolana”, sugiere.
El entrevistado agregó que la red para poder conectarse se llama McAllen Public Wi-Fi, la cual va a aparecer en su computadora, tableta o teléfono inteligente. Al encender el dispositivo tarda unos cuantos segundos para detectar el “IP server” que les dará señal.
No obstante, González advierte que existen restricciones en caso de que alguien quiera ingresar a algún sitio prohibido en la red pública de la ciudad.
“Sí, está programado. No dejamos que la gente utilice esto para descargar películas o archivos de forma ilegal, o que ingrese a sitios para adultos. Se bloquea y si no, se le envía un correo electrónico a la persona pidiéndole las razones del por qué está accediendo a dichos lugares. Es por ello que se lleva un monitoreo constante”, informa.
Por otra parte, el director del Network Services Department, menciona que hay varias aplicaciones que su equipo de trabajo está desarrollando.
“Tenemos una en la página de Internet de la ciudad de McAllen, que se puede descargar a su laptop y su teléfono. Ese programa le va a dar ingreso a los videos de McAllen, el canal de televisión 17.2 en vivo y también a toda la información y proyectos en los que el municipio está trabajando.
“Además de los datos de todos los departamentos con sus teléfonos y noticias ahí los van a poder encontrar. La gente puede saber lo que está pasando en tiempo real con la ciudad”, remarca.
Revela que los puntos donde está actualmente distribuida la Internet suman un área territorial de cinco millas cuadradas (poco más de ocho kilómetros) de alcance técnico para los usuarios, aunque éste puede ser mayor. En cada módulo hay 600 pies de radio (183 metros) en los que alguien puede conectarse.
“Lo que nosotros ponemos es el wireless IP, un aparato sujetado en un poste, lo conectamos y lo traemos para atrás al sistema mediante fibra óptica, que va por debajo de la tierra.
“Sí es tardado hacer una instalación de esas, porque se tienen que hacer muchos planes; se tiene que revisar en los planos donde hay agua, donde hay drenaje, donde hay luz.
“Hay que escarbar porque no queremos quebrar algo ni ocasionar un problema. Si es un proyecto nuevo se va a tardar unos cuantos meses, ya que se deben sacar permisos para poder cavar y hay que hablarles a las compañías del gas, del agua, del cable para estar seguro de que no hay nada de ellos ahí abajo”, manifiesta.
Por último, González consideró importante resaltar que la ciudad de McAllen ha querido invertir bastante dinero en esto y existe la confianza de que la gente va a usar la Internet gratuita de la mejor forma. Solicitó que le dé buena utilidad para evitar los virus cibernéticos, que pueden ocasionar problemas.
“La población está muy contenta por lo que estamos haciendo para quienes aquí residen y la gente que viene a visitarnos de otras ciudades de Texas y de México. Esto también es de gran ayuda para los turistas y estamos para servirles”, finaliza.
Así, con tales adelantos e inversiones, McAllen se afianza como uno de los centros metropolitanos de mayor proyección al sur de la Unión Americana.