Autor:

La titular de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal, María de la Luz Núñez Camacho, asegura que los policías federales implicados en el ataque a funcionarios de la embajada de Estados Unidos en México, en Tres Marías, sí realizaban tareas de investigación en la zona. La indagatoria a su cargo concluye que los efectivos federales no actuaron con premeditación, aunque habrían cometido errores de protocolo. En entrevista con Contralínea, la funcionaria señala que las autoridades estadunidenses “han aceptado” la información proporcionada por la Policía Federal 

 
Los 14 elementos de la Policía Federal (PF) detenidos a raíz de los hechos en que resultaron lesionados dos funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en México y un efectivo de la Armada, en un paraje cercano a Tres Marías, Morelos, se encontraban en una misión asignada como parte de las competencias de la institución. La afirmación es de María de la Luz Núñez Camacho, titular de la Unidad de Asuntos Internos de la PF, el órgano que realizó una investigación de los hechos ocurridos el pasado 24 de agosto.
 
En entrevista con Contralínea, la funcionaria señala que “los compañeros (policías) estaban laborando y estaban haciendo un trabajo; hay un reporte de lo que estaban haciendo”.
 
Núñez Camacho, abogada de profesión y especialista en derecho fiscal, se refiere a las labores de investigación que los efectivos de la Policía Federal realizaban por el secuestro de Salvador Vidal Flores, director de Protocolo y Relaciones Públicas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ocurrido en el mismo lugar, un día antes del ataque al vehículo diplomático.
 
De acuerdo con la funcionaria –abordada por reporteros de Contralínea antes de que ingresara a sus oficinas en Pase de la Reforma–, los policías sí habrían faltado a los protocolos de la institución, pero su presencia en el lugar de los hechos obedecía a una misión asignada. Agrega que las autoridades estadunidenses “están conscientes de que los compañeros estaban haciendo su labor de investigación” y que “han estado aceptando lo que la Policía les ha aportado”.
Los hechos ocurrieron el 24 pasado de agosto pasado, cuando fue atacado un vehículo diplomático en el que viajaban dos agentes policiacos estadunidenses y un efectivo de la Armada de México. En la zona había ocurrido previamente una serie de secuestros, entre ellos, el de Salvador Vidal, alto funcionario del INAH, a quien los federales auxiliaron.
 
Explica: “Ustedes saben que eso se derivó de un posible secuestro de un funcionario del Instituto Nacional de Antropología e Historia; y ellos (los policías) estaban haciendo sus labores de investigación. La investigación ya se terminó. La investigación casi está concluida para saber si estos compañeros los mandamos al Consejo para que los sancionen administrativamente, independientemente del asunto penal.
 
—¿Y cuál fue la conclusión de la investigación? –se le pregunta.
 
—Se va a mandar al Consejo, que es el que tiene que resolver cómo se les sanciona, por incumplimiento de sus deberes como policías. Nosotros nada más hacemos la investigación.
 
—¿Y qué ha concluido acerca de los señalamientos que hacía la Procuraduría General de la República acerca de que los policías estaban involucrados con el crimen organizado?
 
—Nosotros no podemos concluir en ese tema, porque eso es cuestión de la Procuraduría General de la República. Nosotros le proporcionamos los elementos de la investigación para que ellos resolvieran lo que procede. Hoy el juez va a resolver la situación de los compañeros; es el que debe resolver.
 
—¿Cuáles son las conclusiones en la parte administrativa?
 
—El Consejo Federal de Desarrollo Policial es el que determinará, cuando nosotros mandemos el expediente. Esa conclusión será únicamente en materia administrativa, es decir, se determinará si en el cumplimiento a sus deberes hayan faltado en algo, que probablemente sí lo hayan hecho, pero eso es conforme a la Ley y al Reglamento de la Policía Federal.
 
—¿Premeditadamente habrían faltado a sus responsabilidades?
 
—No. Lo que nosotros concluimos es que ellos estaban haciendo sus labores y que seguramente no se ajustaron a los protocolos que tenemos, pero es otra situación. Hoy el juez determina situación procesal. Ellos están ya con el juez.
 
—¿Hasta este momento no han sido separados del cargo, de sus responsabilidades?
 
—Nosotros tenemos un procedimiento que tenemos que cumplir para no violentar sus derechos; eso es lo que tenemos que hacer. El procedimiento se está llevando a cabo y tiene que resolverlo el Consejo Federal.
 
—De quedar libres, si el juez determina que no hay responsabilidad penal y los deja en libertad, ¿tendrán una sanción administrativa?
 
—Seguramente sí. Seguramente van a tener una sanción administrativa.
 
—¿Hasta la separación del cargo o algo menor?
 
—Eso va a depender de la responsabilidad de cada hombre. Eso lo va a determinar el Consejo Federal, porque ellos tendrán también su derecho a defenderse también en el procedimiento administrativo.
 
—¿Quién integra este Consejo?
 
—Es un grupo colegiado. La cabeza es la comisionada (general de la Policía Federal, Maribel Cervantes Guerrero) como presidente. Tiene la dualidad de ser la comisionada y la presidente del Consejo Federal.
 
—¿En la investigación a su cargo se concluye que los policías estaban en horas y actividades de trabajo cuando ocurrieron los hechos?
 
—Estaban laborando y estaban haciendo un trabajo; y hay los elementos donde ellos hacen un reporte de lo que estaban haciendo. Ustedes saben que eso se derivó de un posible secuestro de un funcionario del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y ellos estaban haciendo sus labores de investigación.
 
— ¿Eso está confirmado, que estaban haciendo este trabajo de investigación motivado por el secuestro que había sido un día antes?
 
—Así lo estaban haciendo los compañeros. Estaban haciendo sus labores de investigación y eso es lo que nosotros hemos concluido. ¿Por qué nosotros hacemos todo esto? Porque cualquier conducta que consideremos que fue irregular tenemos que investigarlo. Fue lo que hicimos y de ahí se desprendió todo lo demás: de apoyar al ministerio público, que fue lo que nosotros le aportamos.
 
—¿Le han estado entregando evidencias?
 
—Sí. Así ya lo mencionó la comisionada. Creo que ustedes han leído lo que se ha publicado. La comisionada lo señala: que nosotros, en cumplimiento de nuestras obligaciones, como cualquier ciudadano pero especialmente por ser miembros de la institución, cuando tenemos algunos elementos que pudieran coadyuvar o que pudieran ayudar a la investigación porque pudieran haber constituido algún delito tenemos que aportarlos al Ministerio Público. Y todos fueron aportados en su oportunidad.
 
“La policía puso a disposición del Ministerio Público a los 14 policías. Estuvo coadyuvando en todo lo que se pudo para llegar a la verdad de los hechos, que seguramente el juez determinará hoy su situación.”
 
—Qué les han dicho las autoridades estadunidenses en torno a este caso. ¿Están conformes, están tranquilos?
 
—Yo creo que ellos están conscientes de que los compañeros estaban haciendo su labor de investigación, porque ése es su trabajo; y máxime de lo que había sucedido un día antes. Ellos tienen conocimiento de todo lo que se ha detectado y lo que se ha investigado.
 
— ¿Y están de acuerdo? ¿Han coincidido en el resultado de la investigación?
 
—Ellos han estado aceptando lo que la Policía Federal les ha aportado.

 

 

 

 

Comments

comments