Autor:

A un año del homicidio de las periodistas Marcela Yarce Viveros –quien al momento de ser asesinada laboraba en el semanario Contralínea– y Rocío González Trápaga –quien fue reportera de Televisa–, el pasado miércoles 19 de septiembre un juez sentenció a 109 años de prisión a Lázaro Hernández Ángeles, uno de los dos acusados de robar y asesinar a las comunicadoras.
 
De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, Hernández Ángeles, uno de los homicidas, además de la pena impuesta deberá pagar 1 millón de pesos como reparación del daño y 94 mil 515 pesos por concepto de indemnización a causa de la muerte de las dos reporteras. Otro de los detenidos, Óscar Jair Quiñones Emmert, sigue en proceso, según la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.
 
Como se recordará, las periodistas fueron privadas de su vida el 31 de agosto de 2011 en la Cuidad de México. Marcela Yarce y Rocío González, ambas de 48 años de edad, fueron encontradas con signos de violencia. Sus cuerpos fueron abandonados en un parque a espaldas del panteón San Nicolás Tolentino, en la colonia El Mirador, delegación Iztapalapa. La Procuraduría capitalina informó en esos días que la principal línea de investigación era la de feminicidio, por la violencia utilizada contra las víctimas.
 
La Casa de los Derechos de Periodistas celebra que después de un año hayan sentenciado a uno de los implicados en el crimen de las comunicadoras, y al mismo tiempo exige que se encuentre y castigue a todos los implicados en el doble asesinato incluyendo al autor intelectual.
 
De la misma forma exigimos de las autoridades en sus diferentes órdenes de gobierno se investiguen a fondo sobre los asesinatos de periodistas que han sido denunciados en todo el país.
 
Confiamos en que la sentencia de 109 años de prisión sirva como un mensaje a quienes atentan contra las y los periodistas, pero al mismo tiempo no podemos olvidar que entre 2000 y 2012 han sido asesinados 82 comunicadores en el país, según datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.
 
Hace un año la solidaridad del gremio se sintió. El 11 de septiembre, días después del asesinato de Rocío y Marcela, varias organizaciones del gremio periodístico participaron en una marcha nacional acompañados por integrantes de la sociedad civil, el motivo fue exigir el esclarecimiento del crimen de las colegas. Un mes después realizaron un mitin en la Procuraduría capitalina y fueron atendidos por el doctor Miguel Ángel Mancera, quien era el titular de la dependencia. A un año, uno de los criminales comienza a pagar su sentencia.
 
Judith Calderón, presidenta
Casa de los Derechos de Periodista
 
 
 

Comments

comments