Todo por un techo

Autor:

La necesidad de contar con un patrimonio, ha llevado a miles de personas a invadir predios ejidales que permanecen irregulares durante décadas. Desgraciadamente en lugar de resolver la situación, existen autoridades que usan a estos colonos con fines políticos.

 
Por Nadia Irene González Guzmán
Matamoros, Tamaulipas
 
De las 480 colonias que conforman Matamoros, más de 70 están en condición  “irregular” y carecen de los servicios públicos más indispensables. Sin embargo, ésta cifra es benévola, pues se calcula que en realidad son más de 100.
Bajo tales circunstancias, miles de familias han sobrevivido en precarias condiciones desde hace años sin servicio de agua potable, drenaje, luz y pavimentación, además de ser puntos críticos por la inseguridad y pobreza. Muchas de estas familias han contratado algunos servicios, pero esto se contrapone a las condiciones bajo las cuales el propio municipio debe regular estos asentamientos.
La Comisión Reguladora de la Tenencia de la Tierra (Corett), ha observado durante años que mientras las colonias de nueva creación no tiene definida su situación de certeza jurídica, diferentes administraciones municipales les han otorgado servicios públicos.
Belén Rosales Puente, Titular de Corett en Matamoros, expresó que en algunos casos se han llevado agua potable y luz eléctrica a zonas que ni siquiera son seguras para vivir.
 
UN EJEMPLO
 
En la colonia llamada “Nueva Jerusalén" no todas las casas son humildes, pues algunas están edificadas con concreto y cuentan dos pisos. Al cuestionarles sobre el motivo que viven en este lugar, sus habitantes aseguran que lo hicieron por la necesidad de contar con un techo bajo el cual vivir.
Estas viviendas destacan de aquellas que fueron construidas con lámina y madera. Es apenas una de las tantas colonias irregulares en el municipio.
Con la fundación de colonias como esta, Matamoros creció desproporcionalmente, pues muchos asentamientos humanos unieron grandes áreas ejidales a la mancha urbana.
Los habitantes de este sector ubicado al sureste de la ciudad, han hecho todo lo que ha estado a su alcance para contar con agua, energía eléctrica e incluso transporte público, que ya recorre la mayor parte de sus calles.
Ha sido gracias a estas gestiones que hoy la zona prospera en sus accesos y se confunde con fraccionamientos como “Villa las Torres”, uno de sus vecinos que sí es legal.
Las familias que viven en estos sectores marginados, considerados cinturones de miseria, sobreviven por la promesa de que contarán con un patrimonio, aunque les tome años llegar a vivir dignamente.
La mayorías de estos habitantes se encuentran perfectamente adaptados a recorrer enormes distancias para tomar el transporte público, a comprar el agua a las pipas, al uso de pilas de automóviles para la más indispensable iluminación, al baño de pozo y a las calles de lodazal cada vez que hay lluvias.
Mientras algunos hablan de la necesidad de un reordenamiento, los habitantes colonias como la Xochimilco claman porque se les permita introducir los servicios básicos, y tener la posibilidad de comprar el terreno que una vez invadieron y pretenden habitar indefinidamente.
Mientras la población de Matamoros crece desordenadamente, las autoridades aseguran que hacen todo su esfuerzo por reordenar algunas colonias, e incluso llaman a la regularización o a la rehubicación de los puntos de mayor riesgo.
 
APOYO POR PERDERSE
 
A través del Programa “Apoyo a la Pobreza Patrimonial” del Gobierno Federal, se obtendría un descuento de hasta ocho mil pesos en el tramite de escrituración de predios de colonias como “Xochimilco” y “Villa de Cortéz”, pero dicho beneficio se perderá si el Cabildo no aprueba su aplicación, dijo Belén Rosales Puente, delegada de la Corett en Matamoros.
“Hemos estado esperando que el Cabildo pase el plano de 290 lotes de la Colonia Xochimilco; incluso cien personas ya contrataron escrituras y nos dicen que hasta se han endeudado para no perder el beneficio, pero si el municipio no lo autoriza en Noviembre, no se podrá disponer de él”, explicó.
Aseguró que ha solicitado por escrito una audiencia con el alcalde y aunque se supone que habrá de recibir a los funcionarios de Corett en breve, aún no se ha agendado dicho encuentro.
“Nuestro primer consejo a quien esté en una situación de vivir en un terreno irregular es que localicen a los dueños de la tierra, que establézcan un acuerdo y que juntos se acerquen al municipio para agotar primero la autorización y luego soliciten la escriturización”, indicó.
Actualmente la ley de Fraccionamientos y Asentamientos Urbanos establece sanciones para quien lotifique sin cumplir con requisitos establecidos, pero es una ley muerta porque en la practica se continúan haciendo las cosas a la inversa.
El delegada de Corett precisó que aspectos como el rezago en documentación, o la falta de liquidéz para pagar el Impuesto a lotes de más de 250 metros de extensión, es lo que detiene a muchas familias de arreglar su situación patrimonial.
“El problema es que el municipio sigue dotando de servicios a colonias cuyos habitantes no han escriturado, y en febrero del año pasado les dimos un convenio mandato para verificar todos los terrenos irregulares, pero a la fecha no nos han dado respuesta”, dijo.
Añadió que es indispensable aclarar que el ciudadano que se acerque para regularizar su situación con Corett debe tratar de iniciar el tramite con las personas que le vendieron el predio y corroborar la información con los Comisariados Ejidales, quienes son los que conocen quien es el que cuenta su título posesionario o si se trata de un tercero que no tiene la facultad de vender.
 
TAMAULIPAS EN VISIBLE REZAGO
 
Autoridades de la Comisión Reguladora de la Tenencia de la Tierra (Corett), admiten que en el Estado hay un rezago importante en la regulación territorial.
En el caso concreto de Tamaulipas 120 Mil predios están en condiciónes de dudosa certídumbre jurídica y esto causa que las autoridades no puedan proveer los servicios básicos.
Tan sólo en Matamoros se evalúa a sectores como “Blanca Navidad”, “Tierra Propia”, “Nueva Jerusalén”, “Britania”, “Las Chinampas”, además de Ejidos como “20 de Noviembre” y Poblados como “Control” e “Higuerillas”, que se suman a al menos otras 60 colonias llamadas de nueva creación.
Detalló que en la mayoría de los casos, el estatus legal es incierto pues aunque se brinden facilidades para el trámite de las escrituras, no se puede hacer si no se inicia por parte del propietario.
“Aún así muchas de éstas comunidades se organizan para facilitar incluso planos a las autoridades para su regulación, pero esto no garantizaría ser tomadas en cuenta, aunque en la actualidad bajo discrecionales acuerdos, muchas colonias tienen servicios públicos”, dijo.
 
CRECIMIENTO IRREGULAR.
 
Juan Guillermo Laguna Ortíz, Secretario de Desarrollo Urbano y Ecología en el Ayuntamiento, recoonció el problema que representan estas colonias.
“No podemos dotar de servicios a estos sectores porque no hay certeza de que el recurso proporcionado sea de beneficio de una comunidad, pues sus propietarios legales son quienes tienen los derechos y sin definir quien es el propietario y si está dispuesto a vender o donar y agotar los procedimientos legales, entonces no se pueden correr riesgos”, precisó.
Dijo que las áreas verdes o zonas de equipamiento de una colonia son las que evidencían la irregularidad, pues estos espacios son invadidos e incumplen con los lineamientos legales.
Inicialmente, abundó, se debe establecer si los predios irregulares son factibles para permitir un asentamiento humano y entonces considerar factible la regularización; para ello es necesario un informe que evalúe y dictamine que no hay riesgos potenciales para los habitantes.
“Luego de ello se localiza a los propietarios y se verifica el proceso de expropiación, que puede ser tardado y complejo y tras ello se específica el fraccionar el predio en proporción al número de habitantes, pero eso corresponde a la dependencia que se encarga de la Regulación de la Tenencia de la Tierra”, dijo.
Puntualizó que con estas acciones legales agotadas, se pueden acercar con confianza y es entonces cuando se considera la introducción de los servicios, de otro modo es prácticamente imposible.
 
AÑOS ESPERANDO
 
Más de 15 años han transcurrido desde la fundación la colonia “Nueva Jerusalén”, localizada a sur de la ciudad y que no cuenta con el servicio de energía eléctrica.
Sólo algunos habitantes gozan de este servicio gracias a un costoso contrato.
Aquí, la mayor parte de la población se conforma con tener una llave pública de agua potable, aunque tengan que caminar varias cuadras para llenar sus cubetas.
Elia Gómez, madre soltera, asegura que este es el único sitio en el que podría vivir con su hija adolescente y dos pequeños más.
Su empleo como trabajadora doméstica no le ha permitido hacer grandes mejoras a su pequeña casa de madera  delimitada por los restos de cajas de madera.
Elía no tiene luz, ni agua potable, pero se organiza con sus vecinas para comprar agua a una pipa una vez a la semana.
“No estamos mucho tiempo en casa, yo trabajo y mando a mis hijos con mi hermana la mayor parte del día”, dijo.
Belén Rosales Puente, reconoció que desde hace años ha recibido solicitudes de escrituración de predios como el que Elía ocupa; desgraciadamente, no hay mucho que pueda hacer.
“Muchas familias que iniciaron una colonia irregular hoy en día quieren contar con un documento que les dé certeza a futuro, un ejemplo es que en la ‘Ampliación Primero de Mayo’; una señora dijo que desde hace cuatro décadas su familia ha tratado de obtener escrituras y hasta su madre murió con la ilusión de que un día se les daría el documento, pero aún los dueños están en litigio”, explicó.
Algunas otra colonias como “Esperanza y Reforma”, “16 de Octubre” y “las Cumbres” continúan en negociaciones con las autoridades mismas que no prosperan, a pesar de que cuando comenzaron dichos asentamientos, el municipio intervino para facilitar los acuerdos entre invasores y dueños.
Elia Gómes, dijo que se sumaba a las tantas visitas que hacían los vecinos de “Nueva Jerusalén” al Ayuntamiento para hablar con las autoridades, sin embargo el tiempo ha transcurrido y se ha dado por vencida.
 
COMISIÓN  REGULADORA
 
Actualmente la Corett no tiene reportes de invasión de predios,  registra que se realicen las invasiones de predios. En la actualidad la mayoría de las personas que se interesan en la posible comprar de un terreno irregular se organizan y acuden al municipio llevando consigo la solicitud a las autoridades de servicios.
“Las creaciones de nuevas colonias en parcelas son realizadas bajo previo convenio y calculamos más de 100 con las que se fundaron desde hace cuatro décadas o más, pero a diferencia de entonces, si circulas por las accesos de la ciudad notarás terrenos que ostentan anuncios que aseguran que estos espacios se ofertan con escrituras y no es así”, denunció Rosales Puente.
Explicó que a estas personas se les cobra por el derecho para incluirlos en el plano de la “nueva colonia”, pero esto no es siquiera el inicio de la regularización.
Las escrituras se pueden otorgar por medio de dos métodos como son la expropiación y vía mandato.
“Para que se comience el proceso debe haber dominio previo y se realiza una reunión con la junta de comisariado, que tienen verdadera certeza de a quien pertenece una parcela. Tras localización del dueño, se determina si de deja o no de pertenecer a un ejido y se puede fraccionar”, dijo.
Entre los requisitos ennumeró que se debe contar con la autorización de municipio, de Protección Civil, Junta de Aguas y Drenaje, Pemex, que establece que no hay riesgos de establecerse cerca de ductos y la Comisión Federal de Electricidad, que verifica que no existan torres de alta tensión o  se viole el derecho de paso de sus redes y hasta la Comisión Nacional del Agua interviene.
Tras ello, dijo, el personal de área técnica de Corett levanta cuantos interesados son, pero es el  municipo quien aprueba la fundación de esa nueva colonia.
“En el caso de la colonia ‘Ampliación Primero de Mayo’ hicimos contacto con los hijos de la ejidataria que era la dueña y hay juicio testamentario y esto nos marca el límite de hasta donde se puede actuar”, concluyó.