Autor:

En plena “guerra” en su contra, los cárteles del narcotráfico habrán lavado más de 3 billones de pesos en Estados Unidos y México, equivalentes al 82 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación 2012. Cada cártel sería 15 veces más rentable que el Grupo Carso, de Carlos Slim. Para el Departamento de Estado estadunidense, el sistema financiero es la “principal fuente” del blanqueo de capitales; sin embargo, de 2007 a 2011 la Unidad de Inteligencia Financiera sólo denunció 197 casos de lavado en bancos ante la PGR. Los decomisos de dinero ilícito en este sexenio fueron incluso inferiores a los realizados durante el de Fox: ahora ni siquiera alcanzan el 0.1 por ciento del monto total de dinero sucio “legalizado”. El caso HSBC, apenas un atisbo sobre las complicidades del sector bancario

 
 
 
En plena “guerra” contra las drogas, los cárteles de Sinaloa, Los Zetas, del Golfo, Juárez, Tijuana, la Familia Michoacana y los Beltrán Leyva habrán lavado más de 3 billones 42 mil millones de pesos. El monto corresponde a las ganancias que han obtenido sólo por venta de drogas ilegales en Estados Unidos entre 2007 y 2012, según las estimaciones hechas por el Departamento de Estado de ese país.
 
Por quinto año consecutivo, el aparato de inteligencia estadunidense indica, en su International narcotics control strategy report 2012, que los cárteles mexicanos han logrado “legalizar” hasta 39 mil millones de dólares anuales por ese sólo concepto (unos 507 mil millones de pesos cada año, a un tipo de cambio de 13 pesos por dólar). En el mismo informe se aclara que por secuestro, tráfico de armas y de personas y por corrupción también se lavan “importantes ganancias”, aunque no se precisan montos relacionados con esos delitos.
 
Los más de 3 billones de pesos lavados en el sexenio por venta de drogas equivalen al 82 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación 2012 (por 3 billones 706 mil millones de pesos). También, a 179 veces el Programa de Apoyos Directos al Campo 2012, cuya bolsa asciende a 17 mil 968 millones de pesos. El beneficio que México ha recibido de su vecino del Norte para emprender la “guerra” también es muy menor: los 1 mil 300 millones de dólares de la Iniciativa Mérida son 180 veces menos que el capital blanqueado.
 
Si cada una de las siete organizaciones criminales participara por igual de las multimillonarias ganancias, la riqueza por cártel ascendería a 434 mil 571 millones de pesos en el sexenio. Sin embargo, existen variantes que modifican las ganancias de cada grupo, entre éstas la posición que se tiene en el negocio criminal (local e internacional) y la diversificación de sus delitos.
 
El cártel de Sinaloa, por ejemplo, encabeza los negocios de la cocaína y las metanfetaminas y se le ha ubicado traficando drogas en unos 50 países de América, Europa, Asia y África. Su negocio, además, no se reduce a la venta de estupefacientes: se le ha involucrado en el tráfico de armas, personas, animales en peligro de extinción, maderas y piedras preciosas; en el secuestro y en el cobro de “derecho de piso”.
 
Aun con estas desiguales condiciones, si los cárteles ganaran lo mismo, la fortuna de cada uno (al menos 72 mil 428 millones de pesos anuales) habría superado en 15 veces la utilidad neta que reportó el Grupo Carso –propiedad de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según la revista Forbes– en 2011, por 4 mil 773 millones de pesos.
 

Decomisos del 0.1 por ciento

 
La “guerra” contra las drogas no ha tocado esas boyantes finanzas. El informe Lavado de dinero: indicadores y acciones de gobierno binacionales revela que entre enero de 2007 y julio de 2011 se aseguraron sólo 2 mil 707 millones 534 mil pesos a los cárteles de la droga: 120 millones 767 mil pesos y 198 millones 982 mil dólares (2 mil 586 millones 767 mil pesos). Los datos que ofrece el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados en su análisis tienen como fuente la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de Moneda, de la Procuraduría General de la República (PGR).
 
Para ese mismo periodo, los narcotraficantes  lavaron con éxito 2 billones 788 mil 500 millones de pesos, según las estimaciones del Departamento de Estado de Estados Unidos. Esto es que los aseguramientos de dinero ilícito representaron sólo el 0.09 por ciento de ese capital blanqueado.
                                                                                             
Así, el dinero de los criminales no ha sido nunca una prioridad para la “guerra” contra el narcotráfico, que ha dejado unos 60 mil civiles asesinados y al menos 13 mil desaparecidos. Y es que el International narcotics control strategy report 2012 descubre que en el sexenio de Vicente Fox se aseguró más capital al crimen organizado que en el gobierno de Felipe Calderón. De 2002 a 2006, las autoridades reportaron incautaciones por 4 mil millones de pesos, unos 1 mil 500 millones más que ahora.
 
Los nulos resultados en materia de combate al lavado se dan a pesar de que es el dinero sucio el que provee al crimen organizado todo su andamiaje operativo: personal (sicarios, lavadores, administradores, jefes de “plaza”) e infraestructura (casas de seguridad, transportes, armas, empresas fachada), así como su capacidad de corrupción.
 

Sistema financiero, cómplice

 
Entre los métodos favoritos para el blanqueo de capitales de los cárteles de la droga están las transferencias bancarias entre los circuitos financieros mexicano y estadunidense, indica el International narcotics control strategy report 2012. El flujo de las remesas que envían los migrantes a sus familias, el comercio legal, el contrabando de embarques de dólares a granel (o tráfico en “maletas”) y la repatriación de los fondos a través de mensajeros (o burros) y vehículos blindados son los otros métodos frecuentemente usados.
 
El informe del Departamento de Estado señala que los ingresos procedentes del comercio de drogas ilícitas en Estados Unidos son la principal fuente de los fondos que se lavan en el sistema financiero mexicano.
 
Las autoridades de este país también han hecho públicas sus sospechas de las complicidades entre banqueros y narcotraficantes. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público mantiene su alerta sobre la presunta procedencia ilícita de 10 mil millones de dólares anuales que “legaliza” el sistema financiero.
 
Sin embargo, nada interrumpe la colaboración del sector con los criminales “más buscados” de México y de Estados Unidos: la Unidad de Inteligencia Financiera apenas denunció 197 casos de lavado ante la PGR, que presuntamente se cometieron en el circuito financiero entre 2007 y 2011, revela el informe Lavado de dinero: indicadores y acciones de gobierno binacionales.
 
El análisis indica que en 2007 se denunciaron 25 casos que podrían constituir el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita; en 2008, 38; en 2009, 43; en 2010, 52; y en 2011, 39.
 
De éstas, las transacciones de 2007 y 2008 implicaron recursos por 14 mil 101 millones 674 mil 607 pesos (respuesta a la solicitud de información 0000600021909 realizada por Contralínea). Mientras que el monto de las operaciones de 2009 a 2011 no se puede conocer, porque el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos lo consideró información reservada (recurso de revisión 3569/11, interpuesto por este semanario en contra de la Secretaría de Hacienda).
 
Los 10 mil millones de dólares que “legalizan” los bancos en México, de acuerdo con las autoridades hacendarias, representan el 25.6 por ciento de los 39 mil millones que se lavan anualmente según el Departamento de Estado. A pesar de ello, hasta ahora ningún alto ejecutivo del sector ha pisado la cárcel; ni siquiera en el caso de HSBC (exhibido en julio pasado por el Senado estadunidense) se impuso una sanción ejemplar.
 

Impunidad para el delito

 
La impunidad no sólo se reduce al caso de los bancos, los empresarios y los políticos que facilitan los negocios de los narcotraficantes, sino que estos últimos tampoco son enjuiciados por blanquear miles de millones de pesos.
 
De enero de 2007 a julio de 2011 –periodo en el que fueron asesinados al menos 45 mil mexicanos en el contexto de la “guerra” contra el narcotráfico– sólo se obtuvieron 83 sentencias condenatorias por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.
 
La Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de Moneda informó a la Cámara de Diputados que en ese mismo lapso se abrieron 1 mil 378 averiguaciones previas por ese delito.
 
Consultorías de seguridad calculan que en los cárteles de la droga participan unas 500 mil personas. Sin embargo, por lavado de dinero se iniciaron sólo 233 procesos penales, se libraron únicamente 214 órdenes de aprehensión, se ejercitó acción penal en contra de 816 personas y fueron detenidos apenas 674 individuos.
 
 
 
 
Caso HSBC, multas ínfimas
 
Una investigación del Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado estadunidense reveló que la filial en México del banco HSBC envió al menos 7 mil millones de dólares en efectivo de origen dudoso a Estados Unidos, entre 2007 y 2008.
 
Los resultados del análisis apuntaron que el banco de origen inglés colaboró en el lavado de dinero de los cárteles del narcotráfico. A pesar de los señalamientos, en México la Comisión Nacional Bancaria y de Valores sólo le impuso multas por 379 millones de pesos. El motivo, según el propio banco, fue el “incumplimiento de diversas disposiciones relativas a la detección y reporte de operaciones inusuales, así como de otras regulaciones prudenciales”.
 
A lo largo de la historia, HSBC ha pagado mínimas multas por las infracciones a la norma antilavado: en 2005, ni un peso; en 2006, 1 millón 752 mil 370 pesos; en 2007, 16 mil 105; en 2008, cero pesos; en 2009, 131   mil 794 pesos.
 
   
 
TEXTOS RELACIONADOS:
 
 
 
 
Fuente: Contralínea 295