Nuestros lectores

Autor:

Anarquista señala irregularidades en su detención
 
Hola, queridos compas. Como ya sabrán (dentro y fuera de México) me encuentro hospitalizado por lesiones en la espinilla, pierna y brazo derecho. Por el momento estoy “bien” en lo que cabe, me preocupa mi salud y también me preocupan un par de cosas, las cuales expondré en algunos puntos.
 
Primero, el hecho de escribir ahora y no después. Esto es fácil porque físicamente tengo la facultad de hacerlo y porque en el futuro cuando me den los cargos o sentencia el control será mayor y más difícil la comunicación.
 
Sobre la salud
 
Tengo tres quemaduras medio graves: la principal, en la pierna derecha; la segunda es un hoyo que sale de lado a lado del brazo, y la última, en la espinilla derecha. Malo por si algún día vuelvo a practicar Muay Thai. Del hospital, las enfermeras y los doctores se portan a toda madre y hasta me apodan el Bombiux, y tengo esperanza de salvar mi pierna.
 
Sobre lo legal
 
Aquí está el problema, ya que está implicada otra persona porque cometimos el error de llevar en la mochila que quedó en el lugar su documento de identidad, y por lo tanto la identificaron y relacionaron con un video del área. Ayer (28 de junio) me dijeron que estaba detenida, o mejor con sus palabras: “Ya tenemos a tu vieja”. Dijeron que declaró en contra mía y, bueno, la misma historia. Primero querían (y quieren) que me adjudique el ataque a un banco en Tlalpan, pero no lo acepté; luego que dijera que fue mi compa (ya que está identificada) quien lo hizo, y tampoco lo acepté, y al final querían que pusiera a más gente, y obvio, no lo acepté. Sobre mi compa vinieron a corroborar su información física y todo esto frente a un abogado del Estado.
 
Sobre mí
 
Yo declaré que había hecho todo de principio a fin y que me responsabilizaba individualmente sobre este acto (o intento); claro, esta declaración fue bajo presión: que si el Ejército, que si la Marina, que si el Campo Militar Número Uno… Y además que yo me encontraba en un estado físico y sicológico de debilidad a causa de analgésicos y la intervención quirúrgica en la pierna. Aun así sostuve esa declaración con la finalidad de que no se involucraran directamente a más compas en mi bronca.
 
Yo, como anarquista, acato (en la medida de lo posible) las consecuencias y responsabilidades derivadas de mi acto individual. Entonces yo me declaré responsable de este acto de principio a fin, mi compa sólo estaba en el momento que estalló el artefacto y el error más grave fue tener su documento de identidad con nosotros.
 
Sobre los compas solidarios
 
Ayer casi lloro (y hoy al escribir esta carta) cuando me dijo la abogada que estaban todos afuera. Me puso los pelos de punta ya que independientemente de las diferencias sobre cómo vemos las cosas, los caminos a seguir, las formas, etcétera, me doy cuenta que las relaciones están construidas también por el conocimiento mutuo. Unos tomamos un camino o unas decisiones, otros toman direcciones distintas, pero al fin del camino está la libertad absoluta.
 
Sobre el cómo me he reivindicado
 
Desde que me estalló la bomba me reivindique como anarquista muy a pesar de las “consecuencias” que mi forma de vida, lucha e ideas puedan acarrear.
 
Llegaron los federales a intentar corromperme y claro que no acepté. Tres años menos de cárcel por ser un hablador no lo valen, ni aunque fueran 30.
 
Sobre los motivos que me llevaron a perpetuar dicha acción, son más que mis banales y contradictorias declaraciones a los fiscales que no dejaron de meterme presión. En breve, como anarquista, no considero que este tipo de coyunturas o momentos políticos deban de ser punto de partida para proyectar nuestra lucha, ya que la construcción-destrucción es cotidiana en nuestras personas y con nuestros afines. Sólo que considero necesario también marcar una línea clara sobre los partidos políticos, esto sin caer en contradicción con lo antes dicho. Aun más en estos tiempos donde los discursos populistas (izquierda o derecha “democráticas”) pueden ser confundidos con nuestras propuestas e ideas de libertad.
 
El Instituto Federal Electoral y el Partido de la Revolución Democrática son un par de instituciones más, como lo son un banco o las comisarías, quienes conforman la maquinaria del sistema.
 
Ésta es mi declaración a los compas y no a las enredantes y manipulantes preguntas de la policía, las cuales, sin ningún tipo de asesoramiento me hicieron caer en posiciones no benéficas para mi proceso… Pero ustedes son lo más importante.
 
Me reivindico como anarquista enemigo de cualquier tipo de Estado y del capital; los métodos o medios cada cual los elije a su criterio, pero la lucha es cotidiana dentro y fuera de las prisiones.
 
A los compas solidarios y a la Cruz Negra Anarquista, un fuerte abrazo combativo y gracias por estar con mi madre. Ella agarra la onda.
 
¡Un saludo a Luciano Pitronello!
¡Solidaridad con todos los presos en guerra y políticos en lucha!
¡Solidaridad con los compas presos en Italia!
¡Por la destrucción de las cárceles!
¡Guerra social en todos los frentes!
¡Viva la anarquía!
¡Comience la reivindicación!
 
Mario López, Tripa
Junio 2012
 
————————————–
 
Organizaciones anarquistas condenan abuso e irregularidades
 
La palabra como medio para unificar las tendencias. La acción como medio para restablecer los principios en la vida práctica.
 
La madrugada del 27 de junio hubo una explosión en las calles de Vicente Guerrero y Londres, en la colonia Del Carmen, en Coyoacán. En ese lugar fue hallado el compañero Mario Antonio López Hernández  con quemaduras en varias partes del cuerpo. Fue trasladado en una ambulancia custodiada por la policía al hospital Rubén Leñero, en donde fue operado en la pierna y brazo.
 
En ningún momento les fue permitido a sus familiares poder verlo, mucho menos ser asesorado por un abogado de su confianza para declarar por las acusaciones que le hacen. Por el contrario, elementos de la policía judicial del Distrito Federal lo acosaron con preguntas, presionándolo para que respondiera (aun cuando el compañero  no se encontraba en condiciones físicas para declarar pues aún se encontraba anestesiado), y aceptara su participación en otras acciones, en particular con una explosión ocurrida horas antes en un cajero automático de la Comisión Federal de Electricidad.
 
Fue hasta un día después y debido a la presión que varios compañeros hicieron, que por fin pudo tener contacto con su abogada y su familia. La casa de la familia del compañero fue cateada, no encontrando nada que lo relacione con las acusaciones. Desde la mañana del día que Mario  fue hallado herido los medios de comunicación masiva han publicado notas en las que presentan al compañero como un peligroso terrorista.
 
Tenemos información acerca de que la policía está intentando relacionar a más personas con los hechos, en concreto a Felicity Ryder, cuyo nombre se ha manejado en varios medios masivos de comunicación como la supuesta cómplice de Mario, llegando incluso a afirmar que ha sido detenida; sin embargo esto no ha sido confirmado por la Procuraduría General de la República (PGR).
 
Denunciamos estas irregularidades, no por que creamos en las leyes y la legalidad, la cual solo sirve para sostener este sistema depredador, sino porque pensamos que es importante no callarnos ante el intento del gobierno del Distrito Federal y la Policía Judicial de montar un caso mediático en contra de Mario, en particular, y el movimiento anarquista, en general.
 
Nos queda claro que el gobierno del Distrito Federal intenta fabricar un chivo expiatorio con Mario, montándole un caso al intentar relacionarlo con otras acciones y cambiando las acusaciones, siendo la última “atentado a la paz pública”, además de que están iniciando una cacería de anarquistas. La PGR se ha mostrado incapaz de frenar la ofensiva de grupos de acción anarquistas e intenta aprovechar el accidente del compañero para dar un castigo ejemplar con él y así transmitir un mensaje de miedo a los grupos anarquistas;  además sabemos que la policía tiene una lista de nombres de compañeros y organizaciones a los cuales están investigando.
 
Nosotras y nosotros, miembros de diferentes organizaciones y colectivos del movimiento anarquista declaramos:
 
1. Nuestra total solidaridad con el compañero Mario en estos momentos difíciles. Lo abrazamos y deseamos su pronta y total recuperación.
 
2. Que la solidaridad entre anarquistas no es sólo palabra escrita, por lo que realizaremos actividades para difundir la situación del compañero, así como para exigir su libertad inmediata.
3. Exigimos la presentación de Felicity Ryder. En una nota del 29 de junio publicada por el diario Excelsior, se menciona que ha sido detenida, pero sin que esto haya sido desmentido o corroborado por la PGR.
 
4. Rechazamos y denunciamos el burdo intento del gobierno del Distrito Federal de convertir al compañero en chivo expiatorio de su incapacidad.
 
5. Llamamos a todas las organizaciones independientes, autónomas y anticapitalistas a estar atentas ante los intentos del gobierno del Distrito Federal de desatar una cacería de anarquistas. Estamos seguros que éste renovado gobierno de “izquierda” continuará la política de persecución y judicialización de toda expresión política que no se ciña a sus designios.
 
6. Que la desigualdad social en la que se sustenta este sistema de dominación y explotación es mucho más violenta que cualquier protesta, y atenta contra el derecho natural a una vida digna, impidiendo la libertad de los individuos, depredando la naturaleza, sometiendo a los pueblos despojándolos y arrojándolos a las cada vez más numerosos prisiones de esta sociedad carcelaria, por lo que continuaremos organizándonos y construyendo un mundo nuevo, cimentado en la libertad, el apoyo mutuo, la solidaridad y el libre acuerdo.
 
¡Por la libertad de Mario!
¡Por la anarquía!
 
Cruz Negra Anarquista de México
Federación Anarquista de México-Distrito Federal-Estado de México
Grupo Anarco Comunista
Colectivo Acción Libertaria
Biblioteca Social Reconstruir
Federación Ecatepec Anarquista
Centro de Información Anarquista
Ediciones Hormiga Libertaria
Espacio anarcofeminista Ni Ama Ni Esclava
Libertas Anticorp
Sin Medios Producciones
Regeneración Radio
Proyecto Rhabdovirus
2HAK Hip Hop Libertario
Escarlata Revoltoza
Centro Social Okupado Casa Naranja
Colectivo Autónomo Magonista (CAMA)
 
Vivir para ser libres o morir para dejar de ser esclavos
Práxedis G Guerrero
 
————————————–
 
Robo, golpes y humillación por parte de la Policía Federal en la Ciudad de México
 
La madrugada del sábado 23 de junio de este año, aproximadamente a las 2 de la mañana, cinco personas salimos del bar El Centro de Salud (República del Salvador 146, Centro, delegación Cuauhtémoc) y nos dirigimos a abordar la camioneta Van de uno de nosotros estacionada en la calle Mesones. Para llegar a ésta necesitábamos cruzar la calle Correo Mayor, pero era imposible pasar ya que un convoy de carros y camionetas que transitaban lentamente por esta calle nos lo impedía. Pedimos el paso un par de veces y éste se nos negó, así que apenas vimos un espacio para cruzar la calle y lo hicimos, lo cual fue nuestro “gran error”.
 
El convoy que cruzaba la calle Correo Mayor era de la Policía Federal, supuestamente en un operativo. De esto nos dimos cuenta cuando se detuvieron algunos coches y salieron alrededor de 20 elementos uniformados y con parches de la Policía Federal. Se nos acercaron desenfundando sus armas y gritando: “¡Ustedes se sienten bien verga, ahorita van a ver!” A empujones y golpes nos obligaron a ponernos contra la pared, contra la que se nos continuó golpeando e insultando. Sin permiso alguno, revisaron nuestro cuerpo, nuestras carteras y mochilas. Cabe mencionar que a uno de nosotros le robaron dinero, ropa y un cepillo de dientes que traía en la mochila. Todo el tiempo se nos insultó y discriminó por nuestra forma de vestir: “Pinches drogadictos mugrosos”, nos gritaban. Nos revisaron una y otra vez buscando droga que nunca encontraron.
 
Uno de los peores momentos fue cuando uno de los policías vio una estampa zapatista en la parte trasera la camioneta de nuestro compañero y gritó: “¡Estos putos son zapatistas!” Enseguida otro preguntó: “¿Quién maneja la camioneta?” Y cuando nuestro compañero, dueño de la camioneta, respondió “yo” fue inmediatamente golpeado en la cara mientras se le cuestionaba: “¿Eres zapatista, pendejo?”. El policía lo golpeo varias veces hasta hacerlo sangrar de la nariz.
 
Después los policías nos jalaron el cabello, uno de ellos pedía una navaja y gritaba: “¡Vamos a cortarle las greñas a estos pendejos!” Pasados entre 15 y 20 minutos los policías nos dejaron marchar no sin antes burlarse de nosotros, lo que mostraba una gran satisfacción de su parte. Humillados, golpeados y uno de notros robado, nos retiramos del lugar lo antes posible.
 
Es por esto que al encontrarnos indignados quisimos hacer una denuncia. Parece una pesadilla que cualquier noche, a la vuelta de la esquina puedes encontrarte con un grupo de policías (además, federales) y al igual que cualquier delincuente, te roban, te golpean, te humillan y se ríen de ti. Esto nos resulta alarmante, ¡son servidores públicos que se supone están para proteger a la población!
 
También al denunciar este ataque en contra de nuestras personas queremos luchar por que este acto no quede impune, claramente no deseamos que este tipo de situaciones se sigan repitiendo.
 
El mismo día sábado por la tarde un par de nosotros nos dirigimos a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal ubicada en la Avenida Universidad 1449, colonia Florida, delegación Álvaro Obregón. Ahí escucharon nuestra queja pero nos dijeron que al tratarse de una falta hecha por policías federales ellos no podían hacer nada y nos enviaron a las oficinas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) con dirección Periférico Sur 3469, colonia San Jerónimo Lídice, delegación La Magdalena Contreras. En este lugar presentamos nuestra queja y se elaboró un acta de la denuncia que a nuestra forma de ver minimizaba lo sucedido; el encargado en atendernos nos decía: “Les fue bien. A otros se los llevan toda la noche o los tienen ahí arrodillados…” La primera versión que nos entregaron del acta solamente mencionaba que nuestra queja ante la CNDH era por la humillación por parte de la Policía Federal y omitía los golpes, robos, discriminación por nuestra vestimenta y simpatía con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Insistimos en incluir todos estos datos en la acta y al final sí quedaron asentados; aún así queremos hacer hincapié en que el encargado en atendernos minimizó los hechos pues cuando le preguntamos que si estaría bien denunciar este abuso de autoridad ante el Ministerio Público, él nos contestó: “No, ¿para qué? Ya con esta denuncia está bien.”
 
Al día siguiente (domingo 24) por la mañana investigábamos cómo hacer una denuncia por la vía electrónica ante el Ministerio Público, pues en la primera oficina de la CNDH nos recomendaron esto. Pero al visitar la página http://www.df.gob.mx/index.php/ministerio-publico-virtual no encontramos cuál de las tres opciones de denuncia era la adecuada para nosotros.
Llamamos al teléfono 01800-00PGJDF (74533) para pedir informes y fue ahí donde nos recomendaron que no hiciéramos la denuncia por la vía electrónica, pues esto tardaría muchos días y mientras toda la situación se habría “enfriado”, además de que esto se trata un delito grave pues la discriminación, los golpes y el robo venían por parte de un servidor público. Así que nos recomendó acudir al Ministerio Público ubicado en Victoria número 76, colonia Centro, delegación Cuauhtémoc. Al estar ahí, una vez más se nos dijo que no podían atendernos pues al haber sido Policías Federales los agresores, era competencia de autoridades federales y no locales, por lo que nos enviaron a la Procuraduría General de la República (PGR) ubicada en la afueras de la glorieta de Insurgentes a hacer nuestra denuncia. Al llegar a dichas oficinas nos dijeron que tenían 20 días de haber cambiado su dirección a Azcapotzalco. Antes de dirigirnos a esa delegación buscamos en Internet la dirección y no conseguimos encontrarla; llamamos una vez más al 01800-00PGJDF (74533), pero no obtuvimos ninguna información y lo más que se nos pudo decir fue: “No sé maestro”, así que pensamos en ir a cualquier oficina del Ministerio Público en Azcapotzalco y ahí preguntar. Ya allá nos dijeron que debíamos acudir a la PGR ubicada en Camarones y Poniente 44. Al llegar a este lugar los policías en la entrada nos dijeron que “ése no era lugar para poner denuncias, ahí solo trataban con detenidos”, insistimos y nos permitieron al menos entrar a pedir informes. Nos atendió una joven que nos dijo que en efecto ellos estaban antes en la Glorieta de Insurgentes pero que los mandaron a Azcapotzalco, le mostramos nuestra indignación al decirle que ya nos habían mandado de un lugar a otro sin poder presentar nuestra denuncia, ella dijo que al último lugar al que tenemos que acudir es al edificio de la PGR ubicado en Doctor Carmona y Valle, Doctor Lucio y Doctor Velasco, en la colonia Doctores, delegación Cuauhtémoc. A este lugar no hemos acudido por falta de tiempo pues trabajamos y estudiamos, además tememos que ahí nos digan una vez más que no pueden atendernos.
 
Nos encontramos completamente indignados pues además de la humillación, la discriminación, los golpes y el robo perpetrados contra nosotros por estos policías federales, nos sentimos impotentes al no poder presentar nuestra denuncia por la burocracia que sigue reinando en este país. ¿Qué esperanzas tenemos de que se castigue a estos elementos de la Policía Federal por sus delitos?
 
Desde luego nuestros atacantes cuidaron mucho que no miráramos sus rostros, los vehículos en los que se transportaban no tenían placas ni ninguna identificación, por lo que nuestra esperanza para reconocer a estos individuos es ver los vídeos que deben existir de las cámaras que vigilan la esquina de las calles Correo mayor y Mesones entre la 1:30 y las 3:00 de la mañana del sábado.
 
Es por esto que exigimos a Felipe Calderón Hinojosa atienda nuestra denuncia que no hemos podido resolver ante el Ministerio Público por la burocracia que pareciera que proteger a sus elementos policiales.
 
A Marcelo Ebrard Casaubón por esta situación que se dio en la ciudad que él gobierna y donde al parecer los policías federales se pueden pasear haciendo lo que les pega en gana.
 
Nos referimos a los medios de comunicación como único mecanismo de apoyo de la gente ante el abuso y la falta de atención por parte de las autoridades.
 
Atentamente,
 
Alberto Alejandro Mondragón Ruiz
Ernesto Campos Murillo
Marco Antonio Tinajero García
Jonathan Ascary Virgilio Vega
Jonathan Téllez Hernández
 
 ————————————–
 
Comenta el artículo “Nietzsche y Papini: dos alegatos del cristianismo”
 
Excelente reseña. Desafortunadamente los noveles juristas (particularmente de las instituciones patito) no revisan  por lo general a tan distinguidos clásicos, y en las cátedras de derecho romano e historia universal se pueden encontrar partes de Wikipedia y Enciclomedia.
 
Carlos Núñez
 
————————————–
 
Dos buenas noticias para Contralínea en bien del periodismo
 
El semanario Contralínea cosecha dignidad periodística en medio de más de 10 años de acoso gubernamental, veto publicitario, allanamientos en sus instalaciones y demandas de empresarios enemigos del periodismo crítico.
 
Prueba de ello es que la Suprema Corte de Justicia de la Nación negó el amparo a los empresarios dedicados al sector petrolero: Arrendadora Ocean Mexicana, Blue Marine Technology y Subtec, que exigían la reparación del daño moral, que según ellos, el semanario les causó al publicar una serie de
actos de corrupción y tráfico de influencias con funcionarios de la paraestatal Petróleos Mexicanos, quienes fungieron como intermediarios y facilitaron la celebración de cuantiosos contratos y licitaciones en su favor.
 
Desde 2009 y hasta la resolución del amparo (4 de julio del 2012), el juicio ordinario civil 492/2009 resultó un acoso largo para la revista y los periodistas que la conforman, mismos que también fueron incluidos en la demanda, tal es el caso del director de Contralínea Miguel Badillo, las reporteras Nancy Flores y Ana Lilia Pérez, así como el caricaturista David Manrique, quienes documentaron, a través de una minuciosa labor periodística las irregularidades en las contrataciones con Pemex, basados en las investigaciones realizadas por la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública y la Procuraduría General de la República.
 
Cabe destacar el criterio asumido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que favorece en gran medida a la libertad de expresión en nuestro país, ya que la Primera Sala sostuvo que: “las notas periodísticas cumplieron con el estándar de relevancia pública, pues en ellas se informó sobre temas de interés público, en relación con actividades desarrolladas por figuras públicas y mediante la divulgación de contenidos reforzados por una adecuada labor de
investigación periodística”.
 
De igual forma, respecto de los empresarios y funcionarios de Petróleos Mexicanos la sentencia señaló: “se trata de personas privadas con proyección pública, lo cual se debe a la incidencia que tienen en la sociedad por sus actividades profesionales”.
 
Después de ese largo y desgastante proceso para el equipo de periodistas que publican Contralínea, la sentencia emitida por la SCJN, ordena a los empresarios a pagar los gastos y costas judiciales a favor del semanario, derivados del juicio.
 
La otra buena noticia es que Ana Lilia Pérez, joven periodista, escritora y reportera del semanario Contralínea y autora de los polémicos libros Camisas azules, manos negras y El cártel negro, fue galardonada esta semana con el Premio Leipziger Medienpreis 2012, reconocimiento otorgado por “la valentía y coraje en especial para la libertad de prensa”.
 
El jurado del Lepziger, reconoció en Ana Lilia Pérez a una periodista de las más prestigiadas en México, valiente en momentos difíciles para ejercer la libertad de expresión en esta nación. Destacaron que sus libros son un ejercicio serio del periodismo de investigación donde se pone al descubierto el alto ambiente de corrupción de la delincuencia organizada en complicidad con la política.
 
Año con año, desde el 2001 la Fundación Leipzig Media Prize, otorga el reconocimiento a los escritores, periodistas, editores e instituciones comprometidas con la libertad y el futuro de los medios de comunicación. El galardón es en memoria a la Revolución Pacífica en Leipzig. Ana Lilia Pérez es la primera periodista mexicana que recibe esa distinción de carácter internacional.
 
La Casa de Los Derechos de los Periodistas considera que este par de noticias son positivas para el periodismo mexicano, ya que la revista Contralínea, dedicada al periodismo de investigación, es un caso adoptado por nuestra asociación, por considerar que este medio ha sido víctima de prácticamente todos los agravios que sufre el gremio periodístico, particularmente en los últimos dos sexenios de gobiernos panistas.
 
¡Enhorabuena para nuestros colegas, los periodistas y trabajadores del semanario Contralínea! Compartimos sus logros en bien de la libertad de expresión.
 
Fraternalmente,
 
Licenciada Judith Calderón Gómez, presidenta
Casa de los Derechos de los Periodistas
 
————————————–
 
Felicitaciones por sentencia favorable a Contralínea
 
Le mando un abrazo enorme a todo el equipo de Contralinea, y a Manrique y todos los ridículamente demandados. El amparo significa un triunfo de la libertad de prensa y de expresión. Felicidades.
 
Vika Santillanes
 
————————————–
 
Felicitan por fallo de la Corte
 
Los felicito. Me da mucho gusto que se reconozca la profesionalidad de su trabajo.
 
Teresa Peralta
 
 
 Contralínea 292