Autor:

Ante las primeras cifras que dan como ganador de esta contienda electoral 2012 a Enrique Peña Nieto, el aspirante Andrés Manuel López Obrador ha decidido esperar el conteo de las 143 mil casillas colocadas en todo el país. Los miembros de su partido y quienes están propuestos por él para ser parte de su gabinete, cierran filas

 

“¡Todavía no está dicha la última palabra!”, declara Andrés Manuel López Obrador, candidato de las izquierdas a la Presidencia de la República, luego de que el Instituto Federal Electoral (IFE) diera a conocer los resultados del conteo rápido.

La diferencia entre Enrique Peña Nieto, de la coalición “Compromiso por México”, y López Obrador, de “Movimiento Progresista”, es de 6.69 a 7.03 puntos, según el mensaje del Consejero Presidente Leonardo Valdés. Sin embargo, los datos del Programa de Resultados Electorales Preliminares, por momentos eran de una diferencia de 3 puntos porcentuales entre los dos candidatos.

“Hay un procedimiento legal que consiste en llevar a cabo un escrutinio por distrito. El miércoles próximo se tienen que revisar todas las actas y se tienen que conocer los resultados. Vamos a esperar. Ese es un plazo para fijar en definitiva una postura."

Otras voces

“¡Es muy sano esperar el resultado del ciento por ciento!”, dice Miguel Torruco Márquez, quien sería secretario de Turismo, en caso de que Andrés Manuel resultara electo.

Alejandro Encinas Rodríguez, coordinador del Partido de la Revolución Democrática en la Cámara de Diputados, respalda la decisión de “esperar”. “¡Esto no se acaba hasta que se acaba! Van a llevarse una sorpresa las encuestadoras y el propio instituto electoral”.

“Los datos que nosotros tenemos de cómo quedó Andrés Manuel en cada estado son muy distintos de los que están informando. Me parece que es una estrategia telecrática o mediática para dar una apariencia y forzar a la opinión pública a creer en algo que no se sustenta. ¡Está la moneda en el aire”!, comenta Dolores Padierna Luna, secretaria general del Partido.

“Llegamos a tener un IFE que valía la pena en la época de José Woldemberg, pero no es el mismo de esta época”, critica Yeidckol Polevnsky Gurwitz, senadora por el Estado de México.

El IFE ha tenido deficiencias y omisiones a lo largo del procesos electoral; reduce al aspecto administrativo la elección, dejando en la impunidad una gran cantidad de delitos que se cometen, agrega Encinas Rodríguez.

“Me quedo con un poco de irritación por lo que hubo atrás del proceso electoral, antes de la emisión del voto: compra de votos con dinero mal habido por parte del PRI [Partido Revolucionario Institucional], cuentas oscuras y actos de corrupción”, denuncia René Drucker Colín, quien sería secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación del gabinete lopezobradorista.

“Hay un pueblo indignado que no está dispuesto a aceptar que les sigan poniendo el pie encima y les sigan robando su derecho a un México mejor. [La ciudadanía] no se va a quedar con los brazos cruzados. Los mexicanos merecemos respeto y merecemos que respeten nuestras decisiones y con ello nuestro voto”, advierte Polevnsky Gurwitz.