Autor:

Tras 12 años de "alternancia", el PRI "araña" el regreso a la Presidencia de la República. Con alrededor del 37 por ciento de los votos en el incipiente conteo rápido del IFE, Enrique Peña Nieto declaró que la coalición Compromiso por México encabezará el próximo gobierno de la República. El discurso y el escenario, preparado para las televisoras, buscó presentarlo como el "irreversible" nuevo presidente de México

 
De confirmarse la "tendencia" en los resultados de las votaciones de este 1 de julio, Enrique Peña Nieto regresaría al Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia de la República, luego de 12 años de gobiernos del Partido Acción Nacional.

Acompañado de sus hijas y su pareja, la actriz Angélica Rivera, el priísta dijo  “asumir con emoción, compromiso y respeto el mandato de los mexicanos”.

En un auditorio abarrotado y en medio de vítores, que a pesar del discurso del "nuevo PRI" hicieron recordar los tiempos del "partidazo", el candidato aseguró honrar la confianza de quienes votaron a su favor y prometió “cumplirle a todo México”.

Con un discurso preparado, sin darle pie a la improvisación, el mexiquense leyó un engargolado frente a más de 200 personas, la mayoría de ellos militantes priístas y trabajadores de los medios de comunicación.

Sonriente, el exgobernador del Estado de México aseguró, desde la sede nacional del Revolucionario Institucional, que construirá un gobierno de unidad, que escuche y tome en cuenta a todos: “Gobernaré con todos y para todos”.

Pese al repudio social hacia el panismo derivado del clima de violencia, Peña Nieto aseguró que la lucha contra el crimen va a continuar con una nueva estrategia. Frente al crimen organizado, dijo “no habrá pacto, ni tregua”.

No fue el único guiño al actual presidente de la República, el panista Felipe Calderón: le reconoció su "vocación democrática" y le prometió solicitarle una reunión para que la transición se realice en "orden" y "con transparencia".

Para el político, el regreso del PRI  a la titularidad de Poder Ejecutivo Federal es una segunda oportunidad, a la que responderá con “Una presidencia moderna, una nueva forma de gobernar, de acuerdo con las exigencias del siglo XXI”.

En su discurso de alrededor de 17 minutos, Peña Nieto reiteró su compromiso por llevar a cabo las reformas para "modernizar" al país, “con el interés de la nación por encima de cualquier otro, pues Mi único y mayor compromiso es con todos los mexicanos”.

De manera estratégica, y para las cámaras de televisión, se colocaron jóvenes que, de vez en vez, mostraban cartulinas con la leyenda: "jóvenes con Peña Nieto" y "cibernautas pri" (sic).

Luego de su discurso, el candidato salió a saludar a quienes asistieron al estacionamiento de la sede de su partido. El escenario había sido amenizado horas antes por el sinaloense cantante de música grupera Julio Preciado.

 “Yo voté por Peña Nieto porque lo amo, porque es un niño, porque tienen un alma muy transparente”, dijo Virginia Padilla, una mujer de 70 años que busca, además de una fotografía con el priísta, ayuda para su casa que está a punto de derrumbarse y un mejor lugar para colocar su puesto ambulante de dulces.