IFE anticipa victoria al PRI

Autor:

El panismo, el IFE y los consorcios mediáticos urgen a López Obrador a "aceptar" la "derrota". Antes de que la autoridad electoral ofreciera datos oficiales, se desató una andanada de "encuestas" que señalaban a Enrique Peña Nieto como el "irreversible" ganador de la contienda. Felipe Calderón, dispuesto a devolver el poder al Partido Revolucionario Institucional, desbancado en las elecciones de 2000

 

A las 23:15 horas del 1 de julio se escuchó el último mensaje en cadena nacional del consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), Leonardo Valdés Zurita. Los mexicanos se fueron a dormir con la idea de que el candidato de la alianza entre los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México, Enrique Peña Nieto, había obtenido la victoria en esta jornada electoral.
No obstante, el candidato de las "izquierdas", conformadas por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y del Movimiento Ciudadano, Andrés Manuel López Obrador, subía en el conteo del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP).

Según las cifras mencionadas por Valdés Zurita, el candidato tricolor tendría en los registros del PREP un conteo de entre 37.93 y 38.55 por ciento; mientras López Obrador entre 30.90 y 31.86 por ciento.

La candidata panista, Josefina Vázquez Mota, quien aceptó su derrota tres horas antes de que concluyera la jornada, contaba con preferencias que oscilaban entre el 25.10 y el 26.03 por ciento de la participación ciudadana.  Gabriel Quadri mantenía el registro del partido Nueva Alianza con el 2.5 por ciento del electorado a su favor.

Alejado de los medios, desde la sala de sesiones del organismo autónomo, los consejeros del IFE dejaron vacías las sillas que se habían instalado para ser ocupadas por ellos ante la prensa. El mensaje fue transmitido en vivo. Valdés Zurita aseguró que había sido una “jornada electoral ejemplar: participativa, pacífica y realmente excepcional. Hoy vivimos la democracia con absoluta normalidad y tranquilidad”.

Inconformes apostados a las afueras de la institución protestaban por no haber podido ejercer su derecho a votar; sus consignas se escuchaban hasta el interior de la macrosala donde participaban medios de comunicación nacionales y extranjeros.

Corte de madrugada

No obstante las cifras oficiales, al cierre de esta edición (2:40 horas del 2 de julio) el PREP anunciaba que Enrique Peña Nieto contaba con 36.79 por ciento de la votación –9 millones 310 mil 430 votos– y Andrés Manuel López Obrador con el 33. 2 por ciento –8 millones 568 mil 365 sufragios–. La diferencia llegaba a los 3.59 puntos y una participación ciudadana del 62.4 por ciento.

Media hora después de iniciado el conteo del PREP, la diferencia entre el candidato de llegó a ser abismal, se alcanzaron hasta los 19 puntos de diferencia. El mapa electoral se pintaba de verde en el centro y norte del país. El sureste mexicano apenas arrojaba los primeros números. Oaxaca, el estado con más municipios en toda la república no figuraba siquiera en el conteo. Chiapas tampoco.

La brecha se hacía más corta con el transcurrir del tiempo. Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador disminuían su diferencia electoral. Minutos antes de que el consejero presidente del IFE saliera por tercera ocasión en cadena nacional, el candidato de las izquierdas se acercaba por 4 puntos porcentuales a su oponente priísta.

Dados los primeros resultados, el hombre postulado por del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, decía a sus simpatizantes y ante los medios de comunicación: "No está dicha la última palabra".

Calderón valida al PRI

Al concluir el mensaje del árbitro electoral, el presidente de la República, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, felicitó a Enrique Peña Nieto por su virtual victoria. Las televisoras se enlazaron, también en cadena nacional, y transmitieron el beneplácito del mandatario, al concluir la jornada.

Calderón regresó el poder al partido que desbancó el expresidente Vicente Fox Quesada en 2000, con la promesa de la alternancia en el poder. En su discurso aseguró: “el licenciado Peña Nieto será nombrado presidente electo y a partir del 1 de diciembre será el próximo presidente de la República.

“Quiero felicitarle (a Peña Nieto) sinceramente. Expresarle, también, que mi gobierno tiene la absoluta disposición de colaborar con su equipo, a fin de garantizar que el cambio de administración se dará de manera ordenada, transparente y eficaz”, dijo en un mensaje a la nación.

Los poderes fácticos y el costo de la “democracia”

En tanto, una vez iniciado el conteo rápido de los comicios –en punto de las 20 horas–, las televisoras apuntalaban a Enrique Peña Nieto como presidente de la República. Las encuestadoras y algunos medios de circulación nacional hicieron lo propio, al dar ventaja al candidato priísta hasta con 20 puntos porcentuales.

Este proceso electoral costó al erario un total de 3 mil 361 millones 120 mil 841 pesos. A cada uno de los siente partidos registrados ante el árbitro electoral le fueron asignados en porcentaje “igualitario” 144 millones 48 mil 36 pesos, de acuerdo con el listado Financiamiento público para las actividades ordinarias permanentes.

El mismo listado muestra que en el financiamiento proporcional el PRI fue el partido que más recursos obtuvo  con un total de 1 mil 74 millones 539 mil 708 pesos;le sigue el PAN, con 849 millones 568 mil 327; el PRD,  451 millones 490 mil 727; el Partido Verde Ecologista de México,  313 millones 14 mil 202; el PT 236 millones 196 mil 279; Nueva Alianza 230 millones 191 mil 338 y el Movimiento Ciudadano con 206 millones 120 mil 257.
 

El proceso

En el proceso electoral federal 2011–2012 se eligieron: presidente de la República, 128 senadores, 500 diputados y gobernadores en Chiapas, Distrito Federal, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Tabasco y Yucatán.
El Estadístico Definitivo del Padrón Electoral y la Lista Nominal de Electores indica que el Padrón Electoral está conformado por 84 millones 464 mil 713 personas, de las cuales 79 millones 454 mil 802 participan en la Lista Nominal, con un 94. 07 por ciento de cobertura en todo el país.

Los cinco estados con mayor número de votantes son: Estado de México, 10 millones 396 mil 537; Distrito Federal, 7 millones 217 mil 943; Veracruz, 5 millones 330 mil 347; Jalisco, 5 millones 260 mil 991 y Puebla, 3 millones 915 mil 969.