Intentar ordenar el caos

Autor:

La falta de programas de desarrollo, recursos económicos y capacidad técnica para realizar con eficiencia la obra pública en Matamoros, mantiene a la ciudad sumida en un serio problema de crecimiento desordenado, que ha generado que las vialidades y espacios urbanos existentes sean insuficientes para atender las necesidades de la ciudad.

 
 
Nadia Irene González Guzmán
Matamoros, Tamaulipas
 
Un reto de la administración municipal de Matamoros es poner orden al crecimiento acelerado de la ciudad, pues se carece de un plan de desarrollo actualizado que permita hacer más eficiente el uso de su infraestructura urbana.
Recientemente el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) presentó el “Plan Director de Desarrollo”, un informe que se rindió ante alumnos, colegiados de las carreras de Arquitectura e Ingeniería Civil además de otros profesionistas, quienes se manifestaron desalentados por la pobre expectativa del desarrollo urbano que considera el instituto para este municipio.
Incluso hay quienes aseguran el IMPLAN es obsoleto y no justifica su sostenimiento.
Para quien preside la Comisión de Desarrollo Urbano en el Cabildo de Matamoros, María Aurora Castillo Garza, el Plan de Director de Desarrollo con el que se cuenta es insuficiente para ir cubriendo las necesidades del crecimiento poblacional y urbano.
“Data del 2005, lo que lo hace inaplicable con el grado esencial de eficiencia que requiere la ciudad en la actualidad”, dijo la arquitecta de profesión.
Indicó que si bien la obra pública se encuentra prácticamente detenida debido al pasado proceso electoral, también reconoció que en el Gobierno de Alfonso Sánchez Garza se ha ejecutado menos que en anteriores administraciones, ya que no se quiere caer en la realización de proyectos “de relumbrón”.
Además dijo se tiene que lidiar con dificultades como un presupuesto cada vez más adelgazado  y que éste año sufrió un recorte de 50 millones de pesos.
“El recorte de 50 millones al presupuesto global de participación federal habría tenido un mayor impacto en el desarrollo urbano, si el Municipio no hubiera destinado 20 millones de pesos para no detener los proyectos, pero difícilmente se pude hacer mucho con menos”, dijo.
Afirmó que otras condiciones que dificultan la inversión son la carencia de un sistema integral de vialidades y que desde hace años el gobierno del Estado no ha creado un diagnóstico congruente de política regional, pues tan sólo Reynosa más recursos gracias a la presencia de Petróleos Mexicanos.
Por su parte el Secretario de Desarrollo Urbano del Municipio, Juan Guillermo Laguna Ortíz, aseguró que en infraestructura se requiere un esfuerzo mayúsculo, y que es esencial tener un Plan Víal Maestro que sea adecuado a las necesidades urbanas actuales, aunque admitió desconocer si éste había sido reordenado recientemente.
“Debemos marcar la reorientación del uso de suelo y establecer corredores urbanos como la avenida Pedro Cárdenas y Lauro Villar, que no sean las pocas alternativas, se debe marcar las tendencias de crecimiento y contar un plan que no pierda actualidad, ni temporalidad”, afirmó.
La obra pública se reduce a 250 acciones del Fondo de Infraestructura Social Municipal (Fismun) y el programa Habitat como pavimentación y mantenimientos de caminos ejidales mismos que están suspendidas por las elecciones,.
Cada obra pasa por el proceso de licitación que incluye la evaluación, la realización de un estudio de respaldo técnico, su ejecución y la supervisión de parte de un área del Departamento de Obras Públicas, aún cuando se trate de reencarpetamiento.
 
VIALIDADES ESTRANGULADAS
 
Actualmente en Matamoros se ejecuta la construcción de algunos pasos a desnivel, como el localizado en el Periférico Manuel Cavazos Lerma y Avenida del Maestro, agudizando el congestionamiento víal a la altura de Acción Cívica, debida al paso de vehículos pesados que se dirigen al cruce fronterizo en el Puente “General Ignacio Zaragoza”.
Aunque la ampliación de este paso a desnivel se planeó hace 10 años, las expectativas de utilidad no caducan, aunque inicialmente los ciudadanos tendrán que acostumbrarse a los cambios que representa en la vialidad, aseguró Laguna Ortíz
“Si habrá un poco de resistencia inicial, pero después verán que la finalidad es que se agilice el paso de las unidades de carga pesada que hacen uso de dicho puente y que trastornan el transito de este sector por no tener un flujo rápido”, expresó.
Mencionó que el municipio requiere un Plan de Desarrollo proyectivo y prospectivo, y que en la actualidad se hace todo un esfuerzo por dar mayor dinamismo a las acciones que permitan un mayor desarrollo y una mejor calidad de vida a sus habitantes.
“Hay gran interés en el Plan Director, en su uso y reorientación, pero en cuanto al IMPLAN debemos asumir que es apoyo y complemento de la administración, no un suplemente y que Matamoros tiene proyectadas mejoras en las que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología ya trabaja”, explicó.
Precisó que el Ayuntamiento ha ofrecido a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) de Banobras, la realización de la Avenida Las Américas y la construcción de un carril Sentri en el Puente Viejo Internacional o B&M a cambio de que se otorgue la concesión para operar el cruce.
“Esto forma parte de un plan sectorial a través del que se busca detonar el desarrollo de la ciudad, pero además proyectamos otros planteamientos como la realización en breve del Paseo de los Esteros, para lo que ya se llevan a cabo estudios de impacto y viabilidad, porque la Ciudad en su proceso de desarrollo requiere más de lo asignado”, dijo Laguna Ortíz.
Por lo pronto el paso a desnivel de la Avenida del Maestro se realizará en un plazo no menor a un año y mientras se lleva a cabo los usuarios automovilistas habrán de sufrir que varios carriles de la importante arteria víal sean cerrados a la circulación.
“Quizá los primeros efectos de la obra que se realiza ya son visibles, pero no serán permanentes y una vez que se concluyan los trabajos se verá agilizado el tráfico vehicular en las arterias que sufren estrangulamiento en las horas pico”, precisó.
PROYECTOS PROSPECTIVOS
 
Para la Secretaría de Desarrollo Urbano los planes más ambiciosos se verán materializados si Matamoros recibe a la industria petrolera para la perforación petrolera en aguas ultra profundas y la concesión del Puente Viejo.
Esto detonará en una mayor inversión en obras pública, sin embargo mientras esto sucede se tiene que trabajar con los recursos limitados que existen.
Por ello una de las metas en materia de ordenamiento urbano, es contar con la planeación de circuitos que permitan la interconexión de las avenidas más importantes, que no ha podido ejecutarse debido a la falta de recursos económicos.
El periférico Manuel Cavazos Lerma prácticamente fue absorbido por la mancha urbana, mientras que otras vialidades como la avenida Marte R. Gómez ya están casi en iguales circunstancias, lo que acelera la necesidad de nuevos circuitos que agilicen el tránsito que permitan desahogar las arterias más céntricas.
El director de Obras Públicas, Cruz Ruíz Negrete, admitió que Matamoros tiene puntos críticos en los que se requieren acciones a la brevedad, entre los que destacan el desfogue de intersecciones como los de las avenidas Plan de Ayutla y Manuel Cavazos Lerma, Tercera y Manuel Cavazos Lerma y Leyes de Reforma, Virgilio Garza Ruíz y Periférico.
Aclaró que las condiciones del suelo en Matamoros no permiten la realización de pasos inferiores debido a las inundaciones que sufre la ciudad en época de lluvia por su estado.
Laguna Ortíz indicó por su parte que Matamoros no puede crecer si no se pone orden al uso de suelo, pues de hacer una adecuada sectorización con los usos mutuos de suelo se puede tener una mayor ventaja en materia de crecimiento ordenado.
“Un ejemplo es que ya tenemos un corredor universitario en la Carretera a Reynosa, del mismo modo podemos tener verdaderos polos de actividades económicas estratégicamente bien distribuidas en la ciudad”, dijo.
 
PASOS A DESNIVEL DE BAJO PERFIL
 
Matamoros cuenta con pasos a desnivel que fueron realizadas con premura y con el aparente incumplimiento a los lineamientos de seguridad e infraestructura.
Sin embargo no hay leyes claras que establezcan la responsabilidad de quien realice una obra defectuosa y en letra escrita no hay un verdadero estándar de calidad en cuanto a la realización de las obras públicas, explica el Arquitecto Everardo Héctor Riestra García, quien pone de ejemplo que cuando se pide a un constructor que realice “un metro cuadrado de obra en concreto”, éste puede entregarla mal o burdamente realizada, según sus capacidades.
“Lo que vemos en Matamoros es el claro ejemplo de la deficiente aplicación de la arquitectura, pues los puentes que se realizaron en la última etapa de la administración municipal de Mario Zolezzi presentan desde compactaciones apresuradas, hasta un estrecho radio de giro, que es el espacio que usa un vehículo para girar sobre su propio eje”, dijo.
El rector del Centro de Estudios Superiores de Diseño, Arquitectura y Administración A.C. y ex presidente del Colegio de Arquitectos, aseguró que es una pena que Matamoros tenga prestigio en Arquitectura, pero una muy mala reputación en la realización de Obra Pública.
“Como ciudad se debería tener una ley de calidad de la construcción y esto es una desventaja pues el Alcalde en turno delega funciones, pero no responsabiliza a nadie por los resultados”, señaló.
Asegura que por ética quienes se dedican a la construcción deben hacer un trabajo impecable, cuidando su prestigio sobretodo si se trata de Obra Pública, pero lejos de ellos parece elegirse a quien va hacer un trabajo menos profesional.
“Soy arquitecto, trabajo en diseño, pero soy usuario y ciudadano y digo no puede ser que no se cuiden detalles elementales en una obra pública, todo se reduce a tapar hoyos en algunos casos”, dijo.
Aún con problemas como la pérdida de nivel, baches y vibraciones que pudieron reducirse los pasos a desnivel son usado diariamente por miles de automovilistas de la ciudad, que se han tenido que adaptarse a las deficiencias e incluso han librado los peligros que les representa el tener que circular por un puente que no tiene suficiente espacio para el radio de giro de un vehículo de carga pesada.
En la actualidad el puente de la avenida Manuel Cavazos Lerma y Reyes de Reforma muestra una separación de sus bloques, pero varias opiniones atribuyen esto al uso normal de un puente, que es en sí una estructura sobrepuesta que tiene ciertos atributos de flexibilidad por la carga que transita en ellos.
En un día de calor un edificio de 35 pisos puede desplazarse imperceptiblemente hasta cinco centímetros.
“Técnicamente se evalúa el estado del puente y si se considera algún riesgo se hace lo necesario para corregirlo, pero la mayoría de las acciones se reducen al mantenimiento y difícilmente el actual Gobierno Municipal puede asumir la responsabilidad de pasadas administraciones que autorizaron onerosos gastos sin garantía”, dijo Riestra García.
Además dijo las condiciones actuales para concursar en obra pública pulverizan al mediano y pequeño constructor porque piden una garantía sobre el total del bien social de la empresa y no al bien real y por lo tanto las que tienen más recursos son las que ganan.
Aseveró que hace algunas décadas los concursantes de una licitación acudían a la extinta Secretaría de Programación y Presupuesto y justificando ante ellos la experiencia y la especialización.
“Te proporcionaban una clave y sólo los que poseyeran dicha clave concursaban en base a las características profesionales que específicamente dominabas y esto evitaba que quien no tiene experiencia y sólo infla su oferta con el curriculum de un ingeniero o arquitecto que medianamente conoce el trabajo se adjudica finalmente la obra”, dijo.
Citó al Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien diseñó el Estadio Azteca y la Plaza de las tres Culturas en Tlatelolco, entre otras obras monumentales, que aseguró que el diseño urbano, sin voluntad política, es un hobby.
 
PROBELMA EN CONCRETO
 
Para el Directo de Obras Públicas del Municipio, uno de los problemas que existe en la administración pública es la falta de continuidad de proyectos y a ello se debe que al término de un periodo de gobierno, se abandonen los proyectos fracturando un Plan de Desarrollo a mediano y largo plazo.
“Si se toma en cuenta la experiencia en funcionarios de carrera se puede aprovechar le conocimiento, pero se mantiene una secuencia de la proyección en el desarrollo de la ciudad, que invariablemente no se puede llevar a cabo porque quien viene no tiene la misma visión que le antecede y se rompe con la continua”, refirió Ruíz Negrete.
La Arquitecto María Aurora Castillo Garza aseguró que antes de cualquier proyección se debe hacer un reordenamiento del transporte urbano en la ciudad, de modo que el Gobierno del Estado realice un diagnóstico congruente y ponga verdadero orden a la distribución de éste servicio.
 Actualmente la Secretaría de Transporte en el Estado efectúa un estudio, con el apoyo de empresas particulares, para medir las necesidades y dar orden a uno de los problemas más palpables en el uso de las calles de las ciudades tamaulipecas.
“Dicho estudio puede ser de gran utilidad para el municipio, que demás debe exigir al Gobierno de Tamaulipas que tenga congruencia en su política regional y que dé las mismas condiciones que detonan en la obra pública de otras ciudades y que la Red de Carreteras del Sistema Nacional interconecten la ciudad ”, aseguró.
Reiteró que de hacer bien las cosas, Matamoros contaría con un Plan Director de Desarrollo que proyectara el crecimiento regulado hasta el año 2035 o más.
“Se planeó la realización de dos grandes parques urbanos y uno de ellos el Paseo del Parque de los Esteros estará en breve materializado, pero a éste y otros proyectos se le debe dar una continuidad armónica”, destacó.
Por lo pronto Everardo Héctor Riestra García recalcó que un factor adverso a cualquier buena intensión de desarrollo tiene que ver con la falta de compromiso por quienes son realizadores de la obra pública.
“Deben asumir que son responsables, deben comprometerse a entregar resultados óptimos y duraderos y si no lo hacen deben existir leyes que los sancionen”, puntualizó.