Autor:

Miguel Márquez y Juan Ignacio Torres Landa, de Acción Nacional y del Revolucionario Institucional, respectivamente, se disputan el gobierno de Guanajuato. Luego de 20 años de administraciones panistas, el “voto de castigo” podría regresar al priísmo. Juan Manuel Oliva, extitular del Poder Ejecutivo local y miembro del equipo de campaña de Josefina Vázquez Mota, es acusado de supuesta malversación de fondos públicos. La “izquierda” electoral, dividida y sin oportunidad en la contienda

 
 
Más de 4 millones de guanajuatenses elegirán a su gobernador en los comicios del 1 de julio. Cada uno de los cinco aspirantes dicen ser la mejor opción para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía. Miguel Márquez Márquez, del Partido Acción Nacional (PAN) y Nueva Alianza, encabeza las encuestas. Su administración tendría que investigar al exgobernador blanquiazul Juan Manuel Oliva Ramírez http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2011/02/20/juan-manuel-oliva-gobernador-yunquista/ por probables actos de corrupción, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y opacidad en el manejo de la información.
 
Márquez Márquez fue secretario de Desarrollo Social y Humano en la gestión de Oliva Ramírez. Este último, quien pidió licencia al cargo en marzo pasado, es cuestionado por la compra de una casa en Punta del Este –fraccionamiento residencial ubicado en León– valuada en 10 millones de pesos; la adquisición de casi 1 mil hectáreas para una refinería que por el momento no se construirá; la obtención de derechos de vía para el Tren Interurbano; el gasto en la Expo Bicentenario; y los contratos millonarios en el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia local (DIF) a favor de parientes y amigos.
El proceso electoral 2012 servirá para elegir, también, a 46 regidores y 36 diputados locales. Participarán 4 millones 126 mil 249 votantes registrados en el padrón del Instituto Federal Electoral.
 
Cuando Héctor López Santillana termine su cargo de gobernador sustituto, luego de que Juan Manuel Oliva se adhiriera a la campaña de la presidenciable Josefina Vázquez Mota, el PAN habrá gobernado Guanajuato 21 años.
 
 
 
El pasado 5 de febrero fue la votación interna de Acción Nacional. Miguel Márquez obtuvo el 53 por ciento; José Ángel Córdova Villalobos, quien había renunciado como secretario de Salud para la contienda, hoy secretario de Educación Pública, 29 por ciento; y Ricardo Torres Origel, senador, 16 por ciento.
 
La plataforma política de Miguel Márquez está basada en el impulso al sector agropecuario, rural, empresarial y gubernamental, generadores de empleo y servicios básicos como alimentación, vestido, educación, salud y vivienda.
 
Juan Ignacio Torres Landa García fue postulado el 28 de febrero de 2012, por los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México, y ocupa el segundo lugar en las encuestas. En 2000 ya había sido elegido por el tricolor, pero perdió frente a Juan Carlos Romero Hicks, quien obtuvo 56.5 por ciento de la votación en comparación con el 34 por ciento de Landa García; en 2006, al no concretarse una alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), decidió no participar en la elección interna de su partido.
Juani, como le llaman, hace más de un mes rindió su declaración patrimonial. Tiene una cuenta en activo con 7.2 millones de pesos; cinco casas, dos consultorios y varios inmuebles rústicos en San Luis Potosí, Oaxaca y Tamaulipas; además de acciones no bursátiles en 22 empresas de Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí.
 
Para él, Guanajuato necesita una alternancia: “Estamos cerca no sólo de un empate técnico, sino de la victoria; sobre todo por el descrédito del gobernador con licencia Oliva Ramírez, quien ahora maneja al candidato del PAN como su títere […] El PAN está mostrando una gran desesperación porque la Presidencia de la República se les fue; están en tercer lugar en Morelos y Jalisco; y en Guanajuato, donde pensaban que iba a ser un día de campo, ahora resulta que tenemos empatadas las elecciones”.
 
En cuanto al PRD, el 27 de febrero el consejo estatal postuló a Víctor Arnulfo Montes de la Vega. Fito sabe que las estadísticas no lo favorecen, pero considera que los debates, la “pasarela” ante los medios de comunicación y la sociedad, como él los denomina, sí lo hicieron. Centra su plataforma en la reorientación del gasto público hacia los programas sociales, en armonía con lo planteado a nivel federal por Andrés Manuel López Obrador.
 
“Tenemos que acabar con la corrupción en Guanajuato. Venimos de un gobierno que, aparte de derrochador y despilfarrador, fue bastante corrupto. Todas sus secretarías se rodearon de una estela de malos manejos. Se utilizaron los recursos para beneficio propio y de un pequeño grupo. El dinero no se usó en lo prioritario. Así, se realizó el gasto para crear el Parque Bicentenario, que salió carísimo, un elefante blanco; o se compró un terreno para una supuesta refinería que jamás se hizo”, comenta el perredista.
 
Ernesto Prieto Ortega, coordinador estatal del Movimiento de Regeneración Nacional, fue registrado como precandidato único el 8 de febrero pasado por el Partido del Trabajo. Para el seguidor lopezobradorista, los candidatos del PRI y del PAN representan un mismo proyecto político cuyo objetivo es repartirse el presupuesto gubernamental como si fuera un botín: “si gana alguno de ellos no va haber ninguna mejoría en Guanajuato; al contrario, se van a acrecentar los problemas”.
 
A decir de Prieto Ortega, la pobreza es la principal problemática que enfrenta Guanajuato, razón por la cual promete generar oportunidades de empleo y educación. Retoma datos institucionales para basar su dicho: 445 mil guanajuatenses viven en pobreza extrema, de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval); 180 mil menores de edad que trabajan, referencia de la Organización de las Naciones Unidas; y más de 300 mil personas no saben leer ni escribir, un 7 por ciento de la población total, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
 
El Coneval, en su última medición de pobreza y rezago social, precisa: de 2008 a 2010 hubo una reducción de las carencias sociales de la población, sin embargo, se registró un aumento de quienes tienen un ingreso inferior a la línea de bienestar; en el mismo periodo, la pobreza aumentó de 44.2 por ciento a 48.5 por ciento; y la pobreza extrema, de 7.9 a 8.1 por ciento; en 2010, los municipios más pobres fueron Atarjea, Xichú, Ocampo, Santa Catarina y Victoria; de 2005 a 2010, 10 municipios disminuyeron su grado de rezago social y 36 permanecieron sin cambio.
 
 
Una más de las propuestas de Ernesto Prieto es la autonomía del procurador de Justicia y del secretario de la Función Pública. Asegura que la cercanía que tienen estas dependencias con el gobernador ha impedido la aplicación de la ley; por ejemplo, la denuncia presentada por 66 personas en contra de Martha Martínez Castro, extitular del DIF y esposa de Juan Manuel Oliva, la cual fue archivada: “Nosotros no buscamos venganza, queremos justicia. Los que están atrás del gobierno, los que reparten y comparten el presupuesto del gobierno de la entidad, es un grupo denominado El Yunque, un grupo en el cual participan distinguidos integrantes del Partido Acción Nacional. Oliva Ramírez decidió pedir licencia y servir a su partido en lugar de a los guanajuatenses, ése es un grave error que va a costarles votos, va a haber voto de castigo en contra del mal gobierno a nivel federal y local”.
 
Por último, Enrique Eguiarte Alvarado, del Movimiento Ciudadano, basa su política en la transparencia: “Hay que abrir los cajones del gobernador y de los secretarios, si somos honestos, qué tenemos que esconder. Si Juan Manuel Oliva no hubiera caído en excesos, hubiera pasado a ser uno de los mejores gobernadores que ha tenido el estado porque sí generó mucha infraestructura. Deja a Guanajuato con la percepción de un mal gobierno y le genera un problema muy serio a quien él pone como su delfín, Miguel Márquez Márquez”.
 
 
 
 Fuente: Contralínea 290
 

Comments

comments