Autor:

Con las posiciones de criminalización de las mujeres que abortan y de discriminación ante parejas del mismo sexo, el panismo capitalino pugna por colocar a María Isabel Miranda de Wallace al frente del Gobierno del Distrito Federal. Sin representatividad, tercera fuerza política en la ciudad y en medio de una crisis en la que se le señala como el partido que llevó al país a un Estado de terror, Acción Nacional buscó salvar su registro en el DF con una candidatura “ciudadana”

 
 
En medio de una crisis política –en la que se señala a Felipe Calderón como responsable de la muerte de más de 60 mil personas y una estrategia de lucha contra el crimen organizado fallida–, el Partido Acción Nacional (PAN) abanderó a la ciudadana Isabel Miranda de Wallace como su candidata para la jefatura de gobierno capitalina.
 
A pesar de que se presenta ante la opinión pública como activista, en entrevista con Contralínea, Miranda de Wallace deslinda al partido que representa de la violencia en el país.
 
Aunque no es militante de Acción Nacional, tercera fuerza política en la ciudad, Wallace aceptó contender por el partido que busca criminalizar a las mujeres que abortan y se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo.
 

Los pendientes de Ebrard

 
En su diagnóstico de la Ciudad de México, la pedagoga sostiene que las administraciones perredistas en la ciudad –desde la gestión de Cuauhtémoc Cárdenas hasta la de Marcelo Ebrard Casaubón– “son un refrito burdo del Partido Revolucionario Institucional”.
 
La candidata afirma que en el Distrito Federal los gobiernos perredistas “solamente se han servido del poder” y han traído “pobreza, deuda, corrupción, inequidad y falta de transparencia”.
 
Miranda de Wallace, también empresaria, habría aparecido en la escena pública después del secuestro y asesinato de su hijo Hugo Alberto Wallace Miranda, ocurrido en julio de 2005. El caso, difundido internacionalmente, fue la historia de una madre que ante la ineficiencia de las autoridades tuvo que buscar ella misma a su hijo. Hoy, cinco de los seis asesinos de Hugo Alberto están presos.
 
Su trabajo, de acuerdo con la página de Alto al Secuestro, la organización civil que dirige,  la llevó a obtener el Premio Nacional de Derechos Humanos en 2010 y haber sido finalista para ser nombrada Personaje del Año por la revista Time.
 
No obstante “la buena imagen” de la aspirante, la revista Proceso reveló que en 1998 pasó unos días encarcelada, acusada de los delitos de homicidio en grado de tentativa, daño en propiedad ajena y resistencia de particulares, de los que luego fue absuelta.
 
La activista ha sido constantemente cuestionada no sólo por negar los hechos, pese a que hay fotografías que la evidencian, sino porque durante mucho tiempo aseguró no buscar cargos públicos ante los medios de comunicación. Afirmación que ya no sostuvo cuando el PAN le propuso participar en las elecciones de 2012, por la jefatura del gobierno capitalino.
 
Además, su designación se dio en un ambiente de tensión al interior de Acción Nacional. El partido eligió a Miranda de Wallace de manera directa, sin tomar en cuenta las aspiraciones a ese mismo cargo de militantes, como Gabriela Cuevas Barrón, diputada federal; Mariana Gómez del Campo, coordinadora de la bancada del PAN en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y pariente de la esposa de Felipe Calderón, Margarita Zavala; y Demetrio Sodi, jefe delegacional de Miguel Hidalgo.
 

Los pendientes de Ebrard

 
Para la candidata, los pendientes de la administración de Marcelo Ebrard son “muchos”, empezando por la pobreza: “hay una ciudad dividida. Se ha desarrollado la parte Poniente: Cuajimalpa, Reforma, Miguel Hidalgo, y se ha descuidado completamente Iztapalapa, Tláhuac, la Gustavo A Madero”.
 
Otro tema que resalta es la falta de transparencia en los programas sociales: “se manejan tantos miles de millones de pesos destinados a los programas sociales y no sabemos cómo, a quiénes, ni por qué se destinan; se habla de una gran opacidad en el manejo de un gran recurso”.
 
Miranda de Wallace asegura que el Gobierno del Distrito Federal “le negó la oportunidad a muchos capitalinos de acceder a programas federales por un capricho político de no saludar al presidente y por negarse a tener relación con él”. Agrega que el gobierno federal invirtió en la Ciudad de México de manera directa 12 mil 840 millones de pesos en programas sociales: “no se sabe porque Marcelo Ebrard todo lo quiere canalizar por conducto del PRD [Partido de la Revolución Democrática] para hacerle creer a la gente que es al PRD a quien le debe la vida, cuando los programas sociales deben ser vistos como un derecho”.
 
—¿Los programas sociales han cumplido su objetivo?
 
—No. Definitivamente pienso que no. Dejaron mucho que desear; los hubieran fortalecido, los hubieran institucionalizado para evitar la corrupción. Estoy convencida de que hubo malos manejos.
 
De acuerdo con la candidata, la corrupción le costó a los capitalinos de 6 mil a 15 mil millones de pesos: “De ese tamaño es la corrupción en el Distrito Federal. Somos la entidad con mayor corrupción a nivel nacional. El Distrito Federal apesta a corrupción”.
 

Deslinda al PAN de la violencia en el país

 
Miranda de Wallace hace hincapié en la seguridad: “El que no haya violencia en el Distrito Federal no es una prerrogativa, ni es algo que tengamos que agradecerle a su gobierno”.
 
A decir de la aspirante, aunque los delitos del fuero común eran obligación de las autoridades locales, la Ciudad de México ocupa el primer lugar en robo a transeúnte y uno de los primeros en el robo a negocios y casa habitación. El secuestro se incrementó de marzo del año pasado a este año en un 64 por ciento. La gente, dice, se niega a denunciar “porque ya sabe que no va a pasar nada. Los rateros y los secuestradores le apuestan a la impunidad”.
 
Cuestionada acerca del clima de violencia a nivel nacional, responde que se relaciona con la falta de compromiso de los gobernadores, con la corrupción de muchos de ellos y con la falta de estrategia en los gobiernos locales “porque si bien es cierto que el tema de la delincuencia organizada le corresponde a la federación, no le quita responsabilidad a los gobiernos locales”.
 
—¿No cree que es responsabilidad directa del Partido Acción Nacional?
 
—Yo no veo que nadie de los panistas haya matado a nadie. Sí veo que los priístas se han corrompido con el narcotráfico, eso sí lo vemos, eso ha sido reiterado y no es de ahorita. Ha sido muy recurrente la complicidad de gobiernos priístas con el narcotráfico.
 

Desempleo, movilidad y megaproyectos

 
La falta de empleo y la movilidad quedarán como temas a resolver: “En el Distrito Federal no tenemos más empleo, al contrario, ha disminuido. Ahora hay más desempleados”.
 
Al parecer de la aspirante en cuanto al tema de movilidad, el gobierno capitalino ha aplicado políticas equivocadas: “La ciudad es un caos. Se han empleado miles de millones de pesos en la construcciones de segundos pisos que en otras ciudades se están tirando y en el Distrito Federal no nos han solucionado absolutamente nada”. Lo más grave, señala, es que el sistema de concesiones con el que opera el transporte público emplea recursos públicos, concesiona vías y se cobra a los usuarios: “Agarran de tus impuestos y además te cobran. Dime dónde estuvo el beneficio para el ciudadano”.
 
—De ganar la jefatura de gobierno ¿va a continuar incentivando el uso del automóvil con construcciones como la Supervía Poniente ¿Va a concretar la Supervía?
 
—Por supuesto que no. Yo estoy en contra de la Supervía, me parece una gran barbaridad que no debieron haber hecho. Hay mucha gente que dejaron sin casa.
 
Sobre la vialidad de peaje que unirá Santa Fe con Periférico, Miranda de Wallace prevé también un problema ecológico: “talaron una gran cantidad de árboles que nunca repusieron. Igual que en todas las obras que han hecho y en las que indudablemente han talado árboles”.
 
En cuanto a los planes del gobierno del Distrito Federal de concesionar el manejo de agua a la iniciativa privada, refiere que se trata de un problema grave que habrá que resolver para generar desarrollo en la ciudad: “al gobierno federal le cuesta 3 mil millones de pesos al año traer agua del Cutzamala y toda esa agua se pierde al llegar al Distrito Federal por las fugas”. Y agrega que las administraciones perredistas se han dedicado a hacer obras poco funcionales, muy costosas y no las más importantes.
 
—¿Inversión privada o pública?
 
—No, yo creo que tiene que ser pública. No estoy a favor de que se privatice el tema del agua. El agua es un recurso de todos los mexicanos y debemos procurar que se reforeste la ciudad para poder tener mejor calidad de agua, pero también para evitar que se siga obstaculizando su ciclo. Tenemos que crear pozos de absorción; tendremos que terminar el acuaférico para llevar agua a las delegaciones Iztapalapa y Gustavo A Madero; trabajar mucho en el tema de fugas, además de hacer conciencia entre los capitalinos para ahorrar agua; tendremos que poner más plantas purificadoras e incentivar el uso en condominios de plantas de tratamiento de agua.
 

Transporte y mal gobierno

 
—¿Cuál es su propuestas para resolver el tema de los taxis piratas? También las rutas de microbuses son inseguras, insuficientes e ineficientes.
 
—Tienen que desaparecer los taxis piratas. Pirata no puede existir nada. No puede haber piratería, ni taxis piratas ni nada que sea ilegal. El tema de la legalidad es un tema central para poder funcionar adecuadamente en el Distrito Federal. Tenemos que ver cuál es la necesidad real en el Distrito Federal. Darle las placas y no venderlas a quien reúna los requisitos y tenga el vehículo en buenas condiciones. Hay que regularizar el parque vehicular que se requiera para el funcionamiento de la ciudad.
 
El desorden en la metrópoli, según Isabel Miranda de Wallace, se ve reflejado en el transporte público, pero también en el desarrollo urbano y la irregularidad en los permisos de uso de suelo. “En el Distrito Federal la ley se negocia. Ellos han sido un mal gobierno, le han quitado el poder a la ciudadanía y han tenido una gran virtud, saberle mentir a la gente y aparentar que todo está bien”, concluye la candidata del PAN.
 
TEXTOS RELACIONADOS:
 
 
 
 
Contralínea 290