Autor:

Con un discurso de “candidato ciudadano”, Gabriel Quadri de la Torre plantea privatizar todo. Sin embargo, la carta de cambio de la maestra Elba Esther Gordillo nunca creció y sus posibilidades de negociación con las otras fuerzas electorales son inciertas

 

Gabriel Quadri, candidato del Partido Nueva Alianza (Panal), ha buscado presentarse como distinto de los “políticos de siempre” y ha señalado que su agenda está orientada a la “calidad y equidad de la educación”. Sin embargo, a decir de Valeriano Ramírez, maestro en ciencia política e investigador del Centro de Estudios Políticos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el candidato del Panal tiene una agenda “totalmente neoliberal […], poco a poco lo que plantea es la privatización”.
Nueva Alianza, que obtuviera su registro oficial en 2005, actualmente se presenta como un partido “joven, moderno y empático” con las nuevas generaciones. Su creación en el seno del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), ha colocado a su abanderado, Gabriel Quadri, en una situación polémica: pareciera generalizado el rechazo a la lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo.
 
Sin embargo, desde el análisis del investigador Valeriano Ramírez, el abanderado del Panal estaría esforzándose por contrarrestar los efectos de representar a un partido apadrinado por Elba Esther Gordillo: “Ha destacado su papel protagónico como actor, y ha podido mantener una distancia bastante inteligente con respecto del sindicato de maestros, lo cual le ha permitido una movilidad política amplia y desmarcarse no solamente del sindicato, sino de la imagen negativa que tiene Elba Esther Gordillo”.
 
El primer eje de Nueva Alianza es la educación. La propuesta de este partido es “orientar la educación hacia la globalización y la competencia”. Valeriano Ramírez comenta que el proyecto educativo de Gabriel Quadri no es claro y tampoco encuadra en los objetivos e intereses del SNTE: “Y eso es lo que le ha permitido una sana distancia entre el sindicato y Elba Esther Gordillo”, pues no ha sabido representar los intereses del sindicato, al contrario, su posición sería opuesta a éste, explica el maestro en ciencia política.
 
Su segundo eje es el empleo. La propuesta es promover la “equidad” en las condiciones laborales. Sin embargo, la estrategia para conseguirlo no es clara. Lo único que quedaría en evidencia, a decir del investigador universitario, es “una privatización importante y creciente en donde la reforma laboral incluye, entre otras cosas, la flexibilización de los contratos colectivos y la participación de las empresas privadas en las empresas sociales”.
 
Una tercera línea de trabajo es la familia. Para el candidato del Panal, es necesario estimular la convivencia entre las personas para favorecer la cohesión social. Planes de convivencia, recreación, deporte, promoción de valores y apoyos a madres solteras serían la estrategia para favorecer la integración familiar.
 
 
 
 
 

El candidato emergente

 
La orientación de la plataforma electoral de Gabriel Quadri se ha permeado de la trayectoria laboral que desde hace más de 15 años ha forjado. El candidato del Partido Nueva Alianza, egresado de ingeniería civil por la Universidad Iberoamericana, se ha desempeñado en puestos directivos en el sector privado y público. Hasta 2010 fue director en Sistemas Integrales de Gestión Ambiental Carbón; hasta 2003, fue director general del Centro de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable, del Consejo Coordinador Empresarial; y hasta 1997 fue presidente del Instituto Nacional de Ecología.
 
 
A decir del maestro en ciencia política, la postulación de “candidato ciudadano” no tiene sustento: “el hombre es político por naturaleza, por lo tanto no hay ciudadanos que no sean políticos. Cuando Quadri se presenta como un ciudadano y no como un político pretende tener una imagen de una persona que no ha tenido una militancia, lo cual es falso, y que no ha tenido una participación en un organismo de función pública, lo cual también es falso”. La lucha real de Gabriel Quadri es porque Nueva Alianza no pierda el registro electoral.
 
“La propuesta de Quadri se quedó desde hace 12 años en la idea de la privatización, del crecimiento neoliberal y de la inserción de los capitales privados en los asuntos trascendentes del país. Esto implica una reducción del Estado y una ampliación del mercado”, asegura Valeriano Ramírez.
 
De acuerdo con el análisis del investigador en el Centro de Estudios Políticos de la UNAM, “Quadri está haciendo bien su trabajo. La intención de Quadri no es ganar la Presidencia, sino garantizar que el Partido Nueva Alianza mantenga el registro y de alguna manera ha hecho un buen papel”.
 
El candidato Gabriel Quadri no respondió a la solicitud de entrevista realizada por Contralínea.
 
 
 
Fuente: Contralínea 290

 

Comments

comments