Autor:

“Josefina, diferente”, es el lema de campaña de Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN a la Presidencia de México para el periodo 2013-2017. Francisco Reveles, doctor en ciencia política, disecciona la plataforma y el discurso electoral de la candidata y no tiene duda: representa la oferta menos diferente en los comicios federales. Especialistas cuestionan las propuestas de la contendiente por el cargo de elección popular: carece de una agenda de género y, peor aún, atenta contra los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Además, la factibilidad de su oferta económica es de apenas 27.5 por ciento

 
Vestida con suéter de color azul o mamey, el cuello de la camisa blanca perfectamente almidonado, así aparece Josefina Vázquez Mota en la propaganda electoral. Una tenue sonrisa en el rostro; un lema de campaña: “Josefina, diferente. Presidenta 2012”.
 
Para Francisco Reveles Vázquez, doctor en ciencia política por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), esta imagen, esta mujer, no es diferente; representa la continuidad de las administraciones del Partido Acción Nacional (PAN).
 
Con base en el análisis de su plataforma y discurso electorales, el coordinador del libro Partido Acción Nacional: los signos de la institucionalización asegura que “las mismas políticas que el presidente [Felipe] Calderón aplicó son las que aplicaría Josefina si llegara a ganar la elección”.
 
En materia de seguridad, por ejemplo, “no hay una propuesta de fondo que signifique un cambio”. La abanderada del partido fundado en 1939 prevé continuar con la política de “guerra” al narcotráfico emprendida durante este sexenio. Lo que no aclara es si el Ejército permanecerá en las calles, a pesar de las innumerables quejas por violaciones de derechos humanos que existen en contra de las fuerzas castrenses.
 
En el ámbito laboral, retoma el contenido de la reforma propuesta por el Ejecutivo federal, que por falta de consenso quedó varada en la LXI Legislatura del Congreso de la Unión y que diversas organizaciones sindicales y de trabajadores consideran lesiva.
 
En cuanto al desempleo, que afecta a 8 millones de mexicanos como mínimo (Contralínea 282), éste “no forma parte de los pilares” de la plataforma de la exsecretaria de Desarrollo Social, y no “hay tampoco políticas claras y distintivas de lo que se ha desarrollado a lo largo del sexenio. Entonces, queda en la incertidumbre el destino de los millones de desempleados”.
 
El también catedrático en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM detecta, asimismo, que a pesar de que “el sistema de impartición de justicia no funciona”, el proyecto de la candidata panista carece de iniciativas novedosas y de fondo. “Yo lo único que veo es un: ‘ahora sí vamos a hacer llegar la justicia a todos los mexicanos; ahora sí vamos a aplicar la ley para garantizar la impartición de justicia…’ Se queda en un discurso muy general, muy ambiguo, que no se compromete en realidad”.
 
Organizaciones no gubernamentales, agrupadas en la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos y Todas, señalan que ninguno de los cuatro presidenciables para el periodo 2013-2017 responde a las demandas que hay en materia de derechos humanos.
No explican, por ejemplo, cómo enfrentarán problemas como la desaparición forzada de personas, ataques contra migrantes, agresiones contra defensores de derechos humanos y comunicadores… En concreto, Vázquez Mota no se pronuncia respecto de la eliminación del fuero militar, cuando ésta ha sido una demanda fundamental de las organizaciones de la sociedad civil.
 
 
 
—¿Cómo se puede definir la plataforma de la candidata presidencial del partido de derecha?
 
—Es una propuesta marcada por la continuidad y ambigua. El PAN con eso demuestra un pragmatismo muy acentuado, muy fuerte que quizá es más claro en sus discursos, que en su plataforma –responde Francisco Reveles, especialista en sistema político mexicano.
 
Y agrega: “para el PAN no es un problema el elevado número de pobres ni el desempleo, sino más bien mantener las políticas macroeconómicas, asegurar que no haya inflación, controlar la paridad del peso, mantener tranquilos a los inversionistas para que no se vayan o generen especulación… Ésas son sus prioridades; las otras son más bien preocupaciones de campaña, problemas que se les aparecen de pronto porque están ahí o los sacan a colación sus adversarios”.
 
Para el profesor universitario, la única diferencia entre Josefina y Vicente Fox (presidente de México de 2000 a 2006) o Felipe Calderón es que ella “no es genuinamente panista”. Así se justifica la inexistencia en su plataforma de un compromiso claro de defensa de los valores de la “democracia cristiana”, salvo en temas como el de la familia o el aborto. Por ejemplo, el concepto de economía humana, esencial de esta ideología, “desaparece” de sus planteamientos. Quizá, acota Reveles Vázquez, “esto está reflejando un problema del PAN: su ideología difusa, dispersa, inconsistente”.
 

Contra los derechos de otras mujeres

 
A sus 51 años de edad, Josefina Vázquez Mota contiende por la Presidencia de la República. No obstante que es la única candidata mujer en esa elección, su plataforma electoral no contempla una agenda de género e incluso atenta contra los derechos de las mujeres.
 
Busca promover una reforma constitucional para proteger la vida humana “desde la concepción” hasta la muerte natural. Precisa, sin embargo, que no criminalizará a las mujeres que deciden sobre su cuerpo e interrumpen su embarazo.
 
Adriana Jiménez Patlán, coordinadora nacional de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser), identifica en el planteamiento de la militante del blanquiazul un doble discurso: “proteger la vida desde la concepción significa, en muchos casos [como en el de Guanajuato, gobernado desde 1991 por el PAN] seguir criminalizando a las mujeres”.
 
Agrega: “si ella verdaderamente apoyara una agenda de derechos sexuales y reproductivos o una agenda en pro de las mujeres, como lo ha asegurado, tendría que despenalizar el aborto; hacer un cambio estructural que incorpore, por ejemplo, la educación sexual integral desde la primaria”.
 
Como consta en los portales electrónicos Arena Electoral (www.arenaelectoral.com) y Lupa Ciudadana (www.lupaciudadana.com.mx), especialistas reprueban a la extitular de la Secretaría de Educación Pública en la materia. Su promedio alcanza apenas el 3.5.
 
Su oferta electoral contraviene principios fundamentales de los derechos sexuales y reproductivos y es un franco retroceso legal, apunta Daniela Cerva Cerna, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana y especialista en feminismo y género.
 
Respecto de la propuesta de Vázquez Mota de establecer en la Ley de Reproducción Asistida la “prohibición expresa” de la congelación o manipulación de embriones con fines de investigación, Patricia Piñones Vázquez, secretaria Académica del Programa Universitario de Estudios de Género, de la UNAM, manifiesta: “promueve leyes restrictivas que van en contra del avance en la investigación científica con un subtexto de autoritarismo y conservadurismo evidente”.
 
—¿La plataforma de Josefina incorpora una agenda de género? –se le pregunta a Jiménez Patlán.
 
—No es así. La verdad es que se está escudando en un discurso que no es de género –responde, contundente.
 
 Adriana Jiménez explica que a pesar de que es simbólico que una mujer esté participando en la contienda electoral, pues abona a la democracia, “eso no significa necesariamente que esa mujer tenga una claridad de lo que es una agenda de género”. Para ello, no sólo se necesita enarbolar la condición de mujer.
 
Para la coordinadora nacional de Ddeser, el de Vázquez Mota no es un discurso progresista, sino “mujerista disfrazado de derechos”. Alude también a Beatriz Paredes Rangel y a Isabel Miranda de Wallace, candidatas a la jefatura de gobierno del Distrito Federal.
 
—Si quieren avanzar en la agenda de derechos de las mujeres tendrían que ser más progresistas, reales y tomar en cuenta la diversidad de mujeres, lejos de un discurso de maternidad. Deben quitarse el binomio mujer-maternidad y dejar de mirarnos como un grupo vulnerable. Nos deben ver como personas sujetas de derechos.
 

Oferta económica, “inviable”

 
Josefina Vázquez Mota es licenciada en economía por la Universidad Iberoamericana; a principios de la década de 1990, antes de incorporarse a las filas del PAN, incursionó como editorialista de temas económicos. En el contexto de su candidatura a la Presidencia, investigadores de la UNAM cuestionan su oferta en la materia.
 
La posibilidad de realización de su plataforma, en lo que se refiere a inversión, mercado interno, competitividad y productividad, es apenas del 27.5 por ciento, apunta David Lozano Tovar, integrante del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía.
 
Sus planteamientos para fortalecer el mercado interno “prácticamente son los mismos de Vicente Fox y una mezcla zedillista, los cuales no funcionaron”. Se trata, entre otros, de desregular el mercado para agilizar la inversión pública y de fomentar el apoyo a las pequeñas y medianas empresas.
 
Con el objetivo de aumentar la productividad, la abanderada del PAN prevé fomentar la competencia económica en el sector de servicios, establecer créditos populares y mayor acceso a instrumentos de ahorro. Lozano Tovar, doctor en economía, señala lo inviable de esta propuesta: la estructura actual no permite el crédito popular y de ahorro, y los servicios no son de tipo estructural por lo que su competencia sólo es posible de manera individual.
Señala, asimismo, la inconsistencia de sus ideas para incrementar la inversión. “Tienen poco fundamento y no contienen sustancialmente ninguna alternativa al control de las inversiones”.
 
Finalmente, el también en catedrático de la UNAM, menciona que Vázquez Mota no toma en cuenta la crisis mundial y no plantea, “como otros candidatos”, la renegociación del Tratado de Libre Comercio, cuando habla de incrementar la competitividad y productividad con los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Por eso, considera que la factibilidad de su propuesta en este rubro es de apenas 10 por ciento.
 
Para este trabajo se solicitó entrevista con la candidata Vázquez Mota. Hasta el cierre de edición no hubo respuesta.
 
TEXTOS RELACIONADOS:
 
 
Fuente: Contralínea 290