Autor:

De los candidatos, es el único que ha prometido romper con la política económica e internacional desarrollada por México en los últimos sexenios. Sin embargo, en el análisis del historiador, economista y sociólogo Carlos Antonio Aguirre Rojas, se trata de apenas cambios cosméticos que no responden a las exigencias de los movimientos sociales de izquierda. De acuerdo con el científico social, el programa de Andrés Manuel López Obrador buscaría restituirle a la burguesía nacional lo que los gobiernos neoliberales priístas y panistas entregaron a la burguesía trasnacional. La izquierda anticapitalista, sin candidato en la contienda electoral

 
Andrés Manuel López Obrador no representa la izquierda vinculada a los movimientos sociales. Sí, a una fracción de la izquierda institucional que emana de los partidos políticos, señala Carlos Antonio Aguirre Rojas, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México: “López Obrador representa los intereses de la burguesía nacional mexicana; no los intereses del pueblo. Más allá de su discurso de darle prioridad a los pobres, en los hechos lo que él está planteando en toda la parte económica de su plataforma es recuperar de la burguesía transnacional los recursos para dárselos a la burguesía nacional”.
 
Luego de haber sido elegido candidato a la Presidencia de la República en noviembre pasado, López Obrador comenzó un ascenso en las preferencias electorales. Para el candidato, la “alternancia” en el Poder Ejecutivo no se tradujo en el desmantelamiento del régimen anterior, clientelar y corporativo; por el contrario, el alto costo en vidas humanas por la “guerra” contra el narcotráfico, la creciente injerencia de intereses extranjeros y la pérdida de la soberanía nacional reafirman la hipótesis de que en el país se vive un Estado fallido.
 
Pero el plan del Partido de la Revolución Democrática (PRD)  “es como querer curar un cáncer con una aspirina”, esto es, contrarrestar la crisis económica con “pequeños parches”, señala Aguirre Rojas. Lo que quieren es “reformar el capitalismo actual”, apunta el investigador.
 
López Obrador es licenciado en ciencias políticas y administración pública por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En 1976 comenzó su carrera política dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), como colaborador en la campaña de Carlos Pellicer Cámara. En 1988 se unió a la Corriente Democrática del partido tricolor que encabezaban Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Ifigenia Martha Martínez y Hernández, Porfirio Muñoz Ledo, César Buenrostro Hernández y Rodolfo González Guevara.
 
Fue presidente nacional del PRD, del 2 de agosto de 1996 al 10 de abril de 1999; posteriormente, jefe de gobierno del Distrito Federal, del 5 de diciembre de 2000 al 29 de julio de 2005. Actualmente, es postulado, por segunda ocasión, a ocupar la silla presidencial por la coalición Movimiento Progresista (PRD, Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, este último fundado el 31 de julio de 2011 por militantes del entonces Partido Convergencia).
 

Aguirre Rojas lo compara con algunos presidentes de América Latina y califica de “tibia” su postura respecto a las presiones estadunidenses. “Dice que no hay que confrontar a Estados Unidos, pero tampoco subordinarse a él. Me parece una piadosa y fallida intención, porque si no se enfrenta a Estados Unidos ese país va a seguir no sólo robándose nuestra riqueza, sino también discriminando y degradando a nuestros connacionales”.
 
Para el doctor John Mill Ackerman Rose, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, los comicios de este año son la oportunidad para ejercer un verdadero voto útil, a diferencia de lo sucedido en 2000 con la llegada del Partido Acción Nacional (PAN).
 
“Ésa es la razón por la que es conveniente votar por López Obrador. Porque propone cambiar la forma en la que el Ejecutivo lleva las cosas. Nadie puede garantizar que una vez que llegue ahí vaya a cumplir todas sus promesas, pero me parece que si alguien lo puede hacer es él […]. No es una persona perfecta, es un político que sobrevive en estos mares tan turbios, pero me parece que es el único que tiene propuestas sensatas de cómo enfrentar la problemática de nuestra nación.”
 
En el mismo sentido, la doctora Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, del Instituto de Investigaciones Sociales, indica: “es la única plataforma que ofrece una salida a la crisis económica, política, social y de gobernabilidad que estamos viviendo. Es un proyecto factible que invita, desde un diagnóstico de urgencia y de gravedad, a reconstruir el país. El punto nodal y la principal diferencia con relación a lo que ofrece el PRI y el PAN es que López Obrador en este proyecto de regeneración nacional centra todo en el combate a la corrupción.”
 
No obstante, Aguirre Rojas reflexiona que “la única manera de resolver la situación dramática que vive México es con una revolución profunda que sea llevada a cabo por los movimientos sociales, por la izquierda social, y que efectivamente anule el capitalismo y rehaga, desde la base, todo: la economía, la sociedad, la política, la cultura, de una manera radicalmente distinta”.
 
 
 

La plataforma

 
La plataforma electoral del Movimiento Progresista?consta de 469 puntos, distribuidos en ocho apartados, entre éstos la reforma del Estado, gobernabilidad democrática y nueva constitucionalidad.
 
“La soberanía reside en el pueblo y a partir de eso él quiere construir un nuevo Estado democrático de derecho. Las instituciones no están sirviendo para representar al pueblo, ninguno de los poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial”, asevera Sandoval Ballesteros.
 
Entre las particularidades propuestas por el aspirante está la posibilidad de revocar su mandato, la eliminación de canonjías y la reducción de salarios de la alta burocracia?, un cambio de sistema ?de gabinete, semipresidencialismo o parlamentarismo? y la revisión de la Carta Magna.
 
Asimismo, considera que bajo ninguna circunstancia debe haber monopolios. “Abrir la competencia en la telefonía, internet, la televisión, el cemento, los bancos, la tortilla, el pan, los refrescos y otros artículos permitiría ahorros a los consumidores hasta por 15 por ciento de sus ingresos”, se lee en el documento.
 
En materia electoral, plantea que se norme el registro de candidaturas comunes e independientes, alianzas y coaliciones; que la distribución de las prerrogativas a los partidos sea de manera equitativa y se restablezca su derecho de voto en el Consejo General del Instituto Federal Electoral, se elimine el secreto bancario y se les reduzca el tope de financiamiento legal con recursos privados.
 
En este sentido, Irma Eréndira, coordinadora de Atención a Organizaciones Civiles y el Movimiento Social del equipo de campaña, recuerda que Andrés Manuel fue víctima del sistema electoral “defraudador y corrupto” en 2006, y de un avasallamiento del poder económico en los medios de comunicación. “La democracia se concreta en una nueva forma de hacer política que se refleje en el discurso de los medios de comunicación, éste es uno de los objetivos de López Obrador”.
 
Jesús Zambrano Grijalva, presidente nacional del PRD, señala: “Estamos convencidos de que debemos construir todos los escenarios para que logremos coaliciones legislativas, acuerdos que acompañen la necesidad de esta transformación sustantiva del país impulsados desde la Presidencia. Estamos a favor de que haya una reducción del número de legisladores, pero lo importante no es si son 500, 400 o 300, sino qué hacen, a quién le sirven, para hacer qué cosa.
 
 
 

Justicia y seguridad

 
López Obrador considera fallida la estrategia emprendida por el gobierno calderonista en contra del narcotráfico. De llegar a ganar en los próximos comicios, retirará “gradualmente” el Ejército y la Marina de esa labor. Promete una evaluación sobre la política antidrogas que seguiría, incluyendo la valorización de la despenalización de la marihuana.
 
“Sostenemos que nosotros sí vamos a resolver la crisis de inseguridad y de violencia […] Impulsaremos la creación de una Comisión de la Verdad para la investigación de los crímenes del pasado y de los cometidos en el marco de la guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico mantenida a lo largo de la actual administración”, ha dicho durante su campaña.
 
También, que la corrupción, el cohecho y la utilización discrecional de la justicia en instancias federales, estatales y municipales “siguen siendo un pesado lastre”. A esto se abona “la falta de transparencia y la ausencia de un modelo de administración pública que castigue el conflicto de intereses y el tráfico de influencias, que erradique el clientelismo y el corporativismo, que efectivamente implante la medición del desempeño y exija la rendición de cuentas”.
 
En entrevista, Zambrano Grijalva opina que el actual escenario mexicano es preocupante. “Regiones enteras del país están bajo la amenaza de que el crimen organizado incida en los resultados electorales. Tengo la confianza en que habrá un proceso electoral en donde la gente salga a votar libremente. La jornada electoral del 1 de julio debe ser la gran oportunidad que tenemos para recuperar los espacios públicos”.
 
Equidad y derechos humanos
 
En esta materia se garantiza la protección “absoluta” de mujeres y niños ante el incremento de la violencia intrafamiliar, la delincuencia, el abuso sexual y la explotación laboral. A los jóvenes ofrece campañas de información para prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, así como estímulos fiscales para quienes estudien y trabajen.
 
También previene que las personas con algún tipo de discapacidad puedan gozar plenamente de todos los derechos que la ley les otorga, bajo un marco de respeto e igualdad de oportunidades acordes a su situación.
Exhorta a honrar los Acuerdos de San Andrés; mantener la exigencia de construir una nación pluriétnica y pluricultural basada en el respeto, defensa y promoción de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas.
 

Política social

 
“Es urgente revertir el proceso de destrucción y saqueo de nuestras instituciones de seguridad social que los últimos gobiernos del PRI y del PAN han llevado a cabo y que han minado las bases de la salud y la seguridad social mexicana. Se deben frenar y revertir las acciones de privatización de los sistemas de salud pública y de seguridad social.
 
“En las actuales circunstancias de desigualdad la política social debe hacer frente de manera particular al problema de la pobreza. En nuestro país existen alrededor de 53 millones de personas que viven con el equivalente a dos dólares diarios y cerca de 20 millones que se sitúan en el umbral de un dólar y que, por lo tanto, viven en condiciones de pobreza extrema”.
 
Se planea una política de servicios médicos y medicamentos gratuitos para atender a la población no asegurada, también el fomento de la medicina alternativa y tradicional; seguridad alimentaria; acceso, “de manera paulatina”, a créditos del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y del Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado; reformas a los regímenes de pensiones y jubilaciones; y el escrutinio de la legislación de protección civil.
 

Educación y cultura

 
Según la plataforma, “se llevará a cabo una auténtica revolución educativa orientada a mejorar la calidad de la enseñanza y a procurar que nadie se quede sin la oportunidad de estudiar por falta de espacios, de maestros o de recursos económicos. Esto último lo enfrentaremos con un amplio programa de becas y desayunos, así como con la entrega gratuita de útiles y uniformes escolares”.
 
Desde la educación básica se apoyará a músicos, pintores, artesanos, escultores, cineastas y a quienes se dediquen a la promoción artística y cultural. El nivel medio superior se hará obligatorio y quienes estén bajo esta modalidad tendrán una beca mensual equivalente a medio salario mínimo. Los jóvenes que cumplan con los requisitos y lo deseen podrán ingresar a escuelas preparatorias y a universidades públicas: “La política neoliberal en lo educativo ha significado dejar sin la posibilidad de estudiar a 300 mil jóvenes cada año. La educación no debe convertirse en un privilegio.
 
“Los recursos públicos destinados a la ciencia y tecnología son de cerca de 35 mil millones de pesos en este año, que apenas representan el 0.24 por ciento del PIB [producto interno bruto]”. Deberán promoverse carreras como informática, robótica, biotecnología, biogenética, geriatría socioeconómica, derechos industriales alimenticios, biorobótica,  matemáticas aplicadas a las supercarreteras informáticas, ingeniería de procesos virtuales, ecoambientalismo, sicobiología, bioderecho, geosociología, entre otras.
 

Política económica

 
A decir del candidato perredista, desde el sexenio de Miguel de la Madrid inició una larga etapa de “estancamiento” con una precaria generación de empleo, un significativo deterioro del salario real y un incremento de la pobreza y la desigualdad social.
 
“Vamos a rescatar al campo del abandono al que ha sido condenado por la política neoliberal. Se apoyará a los productores nacionales con subsidios y créditos para alcanzar la soberanía alimentaria  y dejar de comprar en el extranjero lo que consumimos”.
 
En cuanto al sector agropecuario y pesquero, deberá “revisarse” el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
 
“Desarrollar las potencialidades de crecimiento de la economía nacional, en especial en la región del Istmo donde caben proyectos energéticos y de comunicación por vía férrea y carreteras, agroindustrias, explotación forestal y pesca que ofrecen un potencial que hay que aprovechar con leyes e instituciones adecuadas y la participación directa de sus pueblos y comunidades.
 
“Habrá una nueva política energética. Bajo este principio se revisarán las concesiones o contratos que han sido otorgados ilegalmente para privatizar minas de oro, plata, cobre, petróleo y electricidad”.
 
Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad serían autónomos administrativa y operativamente. Cerca de 100 mil millones de pesos del erario, según la plataforma, serán invertidos anualmente en la venta de petróleo crudo y la compra de energía eléctrica. Ante este hecho, se fortalecerá la investigación en el Instituto Mexicano del Petróleo, el Instituto de Investigaciones Eléctricas y el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares; se construirán nuevas refinerías y se modernizarán las plantas petroquímicas.
 
“Reiteramos nuestro compromiso de bajar el precio de las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica en beneficio de consumidores, transportistas y de pequeños y medianos empresarios”.
 
??Pemex, la columna vertebral del relanzamiento de la economía. Cuando hablamos de mantener la rectoría del Estado sobre los energéticos y Pemex de ninguna manera significa excluir la participación privada, comenta Jesús Zambrano.
 
La recaudación de impuestos se regirá de acuerdo con el siguiente principio: que pague más, quien tiene más. “En la medida que aumente la recaudación y se corrijan la evasión y elusión, se eliminará eventualmente el impuesto sobre el activo que grava a los grandes contribuyentes, quienes deben estar sujetos a una permanente consulta y vigilancia del fisco”.
 
??No plantea ningún aumento verdadero del impuesto al valor agregado, que es uno de los impuestos más regresivos que tenemos. Propone eliminar el impuesto panista del impuesto empresarial a tasa única. Eliminaría el secreto fiscal, bancario y fiduciario, los secretos que tienen el objeto de eludir el acceso a la información,?explica Irma Sandoval.
 
Relacionado al manejo de la moneda, la deuda externa y el déficit público, se hace hincapié en el respeto de la autonomía del Banco de México, “pero se buscará que no sólo procure el control de la inflación, sino que también se ocupe de fomentar el crecimiento económico”.
 
“Restablecer y fortalecer la función de la banca de desarrollo para garantizar créditos suficientes y accesibles a los productores de la industria, del campo y los servicios, con particular atención a las pequeñas y medianas empresas que son las que generan más del 70 por ciento del empleo en nuestro país. Se pondrá todo el énfasis en el apoyo a las pequeñas y medianas empresas. Tendrán energéticos y créditos baratos; se les protegerá ante precios exagerados de insumos, de impuestos altos y del burocratismo. En el entendido que las pequeñas y las medianas empresas, industriales, agropecuarias, de servicios y comercio, generan 90 por ciento de los empleos existentes”.
 
El sector laboral también es trastocado en este proyecto. “El salario mínimo se fijará con apego a la Constitución […] Habrá plena libertad sindical. El gobierno no intervendrá en la vida interna de los sindicatos y tampoco se respaldará desde el gobierno a dirigentes vitalicios, antidemocráticos y corruptos. Para que se entienda bien, no habrá cacicazgos.
 
“Habrá justicia para trabajadores mineros, electricistas, sobrecargos, pilotos y empleados de Mexicana de Aviación que han sido injustamente despedidos por la política privatizadora y por el contubernio entre funcionarios y empresarios corruptos”.
 
Finalmente, en este apartado se señala que no habrá influyentismo, amiguismo, nepotismo ni ninguna de esas prácticas nocivas de la política; se limpiará al gobierno de la corrupción, “de arriba hacia abajo como se limpian las escaleras”.
 

Medio ambiente sano

 
México es uno de los países con mayor biodiversidad. Sin embargo, hay especies de flora y fauna en peligro de extinción; acuíferos y cuencas hidráulicas sobreexplotados; zonas erosionadas, desertificadas y deforestadas. Ante este hecho, se propone una política de desarrollo sustentable.
 
“Promover modificaciones a la Constitución para establecer instancias de gobierno metropolitano que permitan la acción coordinada en las áreas urbanas de mayor complejidad del país; revisar el artículo 27 constitucional para garantizar el acceso legal de la población al suelo urbano; revisar la legislación sobre asentamientos humanos y equilibrio ecológico para lograr una visión territorial integrada que evite la duplicación y superposición de acciones y la falsa separación entre medio natural y medio urbano”.
 
Se crearía el consejo nacional de la sociedad civil para el desarrollo sustentable y tribunales ambientales; y la Procuraduría Federal del Medio Ambiente sería “un órgano autónomo, ciudadanizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, que desempeñe la procuración de justicia ambiental pronta y expedita”.
 

Globalidad

 
“México debe replantear sus relaciones económicas internacionales, que permitan la diversificación de la producción e intercambio con otros socios comerciales, a fin de evitar la dependencia en un sólo mercado y promover, no solamente la apertura, sino nuestros intereses legítimos en el exterior.
 
“Con Estados Unidos tendría que promoverse una agenda bilateral, “más que la cooperación de carácter militar, deben estar los temas del crecimiento económico y la generación de empleos en México para enfrentar las causas que originan el fenómeno migratorio, el medio ambiente, el desarrollo regional, la cohesión social, la protección de los derechos humanos y laborales de nuestros compatriotas.
 
“Tanto el PRI como el PAN nos han demostrado su absoluto entreguismo a los Estados Unidos en materia de seguridad y economía […] Enrique Peña Nieto es el radical en esta competencia electoral. Es el candidato de la continuidad, de la entrega del Estado a intereses facticos internacionales y a empresas nacionales; esto es muy radical porque genera muerte, expulsión, pobreza ?expone John Ackerman.
 
De igual manera, debe consolidarse la relación con el Caribe y la Unión Europea. En el caso de Cuba, “manteniendo una enérgica y firme condena al bloqueo económico que sufre”.
 
Se deben asumir “con plena responsabilidad” los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de la Organización de las Naciones Unidas, para replantear los plazos y cumplirlos; todavía revisar y negociar los 12 tratados de libre comercio vigentes.
 
Para la elaboración de este trabajo se solicitó entrevista con López Obrador. No hubo respuesta. 
 
 
 
 
 
 
Fuente: Contralínea 290