Autor:

Por José Manuel Meza / Mérida, Yucatán/Enviado
 
Surgida a partir de una iniciativa del Consejo Nacional de la Publicidad, hoy Consejo de la Comunicación (CC) -cuando su entonces presidente, Carlos Fernández González, de Grupo Modelo, se dio cuenta que dentro de sus asociados tenía a los pioneros de la carrera de comunicación en el país y a los principales líderes y figuras importantes de la información-, la Academia Mexicana de la Comunicación (AMDC), nació hace 10 años para ser un vínculo entre los agentes de opinión pública y estudiantes. A partir de entonces ha desempeñado un gran papel en la asesoría a instituciones de educación superior y preparación de nuevos periodistas. 
La integran personajes de la talla de Joaquín Vargas Gómez, la primera persona que puso una estación de frecuencia modulada en México; Francisco Ibarra, dueño y fundador de Grupo ACIR; José Ruiz De la Herrán, el primero en colocar el cableado de la XEW; Jacobo Zabludovsky, uno de los más prestigiados periodistas de habla hispana; Enrique Bustamante Martínez, director general de la Fundación Ealy Ortiz A.C. y Carlos Fernández Collado, director de la Academia Iberoamericana de la Comunicación, por citar algunos ejemplos. 
"En realidad son 33 personalidades en el Distrito Federal que conforman la Academia y tres en los Estados. La idea del ingeniero Fernández al fundarla el 20 de febrero de 2002, hace una década, fue generar sinergia con los jóvenes universitarios para que los chicos que estudian comunicación en vez de estar leyendo en sus libros quienes fueron los Azcárraga, los Ibarra, los Serna y las grandes familias que formaron la comunicación masiva en México, es más importante para los jóvenes preguntarles en persona, de viva voz, las experiencias que no están escritas en ningún libro y de esta forma enriquecer su preparación profesional", cuenta Carlos Alberto Cruz González, presidente de la AMDC.
Entrevistado en la ciudad de Mérida, durante el "IV Taller Jack F. Ealy de Periodismo Científico", este licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), define que el organismo que preside al mismo tiempo sigue siendo parte del Consejo de la Comunicación como co-asociado. 
"Nosotros asesoramos sus campañas de publicidad, sus proyectos de comunicación, sus estrategias de mercadotecnia y al mismo tiempo tenemos actividades propias: contamos con un seminario itinerante anual en torno a la comunicación digital, que varía dependiendo el tema y el contexto histórico, como el ciberactivismo político, la mercadotecnia actual y cómo tener negocios en la red, entre otros", detalla Cruz González, quien agrega que el siguiente taller probablemente se enfocará a los resultados de las campañas políticas de 2012.
 
Cabe decir que otras de las tareas desempeñadas por la AMDC es participar en semanas de la comunicación de las universidades, así como en ciclos de conferencias, mesas redondas, páneles y eventos de debate de la comunicación. De manera que en una década esta asociación se ha posicionado en el centro del país y sigue expandiéndose.
"Llego yo, primero porque estaba en el Consejo Nacional de la Publicidad como coordinador de relaciones públicas y de ahí la experiencia me llevó prácticamente a fundar desde cero la Academia, de ser un papel, hasta ahorita que ya la hemos fortalecido con 33 académicos de número, como le llamamos a los fundadores, más algunos académicos corresponsales en los estados de Baja California, con el licenciado Gerardo Castro; en Tamaulipas, con la maestra Lucía Calderón Santos; en Veracruz, con el licenciado Pedro Octavio Reyes Enriquez y en Puebla, con la maestra Patricia Durán", relata.  
 

CON VOZ Y VOTO

 
Uno de los principales objetivos de la Academia Mexicana de la Comunicación es lograr vínculos y convenios con asociaciones afines a esta ciencia, como el periódico El Universal, la Fundación Ealy A.C., la Asociación Nacional de la Publicidad (ANP) y el mismo Consejo de la Comunicación, para así impulsar beneficios a la sociedad.
"Se busca tener participación en todo lo que tenga que ver con la comunicación y que nosotros tengamos un lugar y una decisión en los grandes momentos en la historia de la misma y del país, como la Ley a la Reforma de Radio y Televisión o como la modificación al Artículo 73 Constitucional en el Senado, donde hemos presionado para que se generen cambios", indica. 
 
El también psicólogo por la UNAM, con diplomado en relaciones internacionales, menciona que la tendencia es romper con el centralismo que tienen muchas asociaciones (de que todo se genera desde el Distrito Federal) y poseer representantes estatales, aumentando el número donde hagan falta, para poder generar una imagen nacional como Academia Mexicana de la Comunicación. 
 
Actualmente la AMDC es invitada a participar en importantes eventos como el "Taller de Periodismo Científico Jack F. Ealy"; el "Concurso Nacional de Oratoria" y como jurado en el "Premio Principios a los mejores contenidos de radio y televisión" y el "Premio Nacional Universitario de la Publicidad", que organiza la ANP.
Pero sin duda uno de los momentos que más disfrutan los universitarios son las charlas que la Academia organiza con los iconos de la prensa, radio y televisión en México, donde comparten experiencias y enriquecedoras anécdotas. 
 
En esa tesitura, Carlos Alberto Cruz González refiere que para lograr una empatía con todos esos grandes personajes el eje temático es la comunicación.
"Cuando surgen precisamente las ciencias de la comunicación éstas nacen de diferentes áreas. Por ponerte un ejemplo: don Jacobo Zabludovsky es abogado; don José Ruiz De la Herrán es ingeniero mecánico, don Paco Ibarra es contador y entonces lo que nos mantiene en común es la comunicación.
"De diferente manera a través de nuestras profesiones la hemos conformado y fortalecido en diferentes etapas. Uno de los primeros lemas de la AMDC era ‘Unidos por el pensamiento’, porque lo que finalmente nos va a unir es la comunicación", sostiene.
 

HABRÁ CERTIFICACIÓN

 
Cruz González ilustró que antes de existir esta Academia los interlocutores entre el gobierno y los comunicadores han sido los gremios. 
"A final de cuentas el Consejo de la Comunicación tiene existiendo más de 50 años y la Asociación Nacional de la Publicidad, que es la decana de todas las asociaciones tiene más de 80, entonces generalmente para campañas y todo lo que el gobierno manejaba a través de la comunicación acudía a éstas, pero la diferencia que tenemos nosotros con el CC es que nos enfocamos al ámbito universitario, a la investigación y a la formación, mientras que el Consejo se basa más en las empresas, de ahí su lema ‘Voz de las empresas".
Sabedora que con falta de entendimiento difícilmente se le pueden dar solución a los problemas existenciales del país, la Academia Mexicana de la Comunicación trabaja para estandarizar las opiniones de las diferentes esferas públicas y entablar un canal de comunicación.
 
"Fuimos al Senado recientemente y nos dimos cuenta que lo que puede unir la opinión de los diferentes partidos es la comunicación, que se pongan de acuerdo a partir de la comunicación y que generen opiniones que beneficien a la sociedad.
 
"El único error que han tenido muchos círculos de gobernantes es que no se ponen de acuerdo por la forma en que argumentan sus mensajes. Si uno como asociación se propone capacitar a ese tipo de gremios, ellos pueden generar un eje central de respuesta hacia la sociedad y esto es parte de lo que buscamos nosotros, acudir a las grandes esferas, como la Cámara de Diputados, la Cámara de Senadores, la Asamblea Legislativa en el Distrito Federal, para ofrecerles nuestra experiencia como Academia y diseñarles mejores estrategias internas de comunicación, para que primero se pongan de acuerdo entre ellos y después entre partidos.
"La AMDC siempre es neutral, apolítica, agnóstica y nuestro ámbito es la comunicación, la investigación y el estudio", define.
 
Menciona el entrevistado que las universidades que necesitan el servicio de la Academia acuden sin costo directamente a la Dirección General para solicitar su participación en semanas de la comunicación, organización de seminarios, conferencias magistrales y ponencias. 
 
Cabe mencionar que para no estancarse hasta los grandes comunicadores han tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías, por ello es que se busca que esta carrera sea más específica hacia las técnicas de la información y la comunicación en medios digitales para los nuevos alumnos. 
 
"Entendemos esta ciencia, la vivimos, sabemos de qué carecemos, en qué estamos fuertes y cómo poder generar hacia futuro una mejor profesionalización a través de diferentes valores. Lo que a la Academia le interesa es que la comunicación siempre sea justa, verídica, legal, objetiva, enfocada a proteger los derechos de las personas", rubrica. 
En ese tenor, a partir de la siguiente gestión se pretende generar el sello de calidad de la AMDC, a partir de una vinculación con el Consejo Nacional de Acreditación de la Comunicación (Conac), para que éste facilite los planes de estudio y ayudar a sugerir a las universidades sobre la ausencia de ciertas materias o la actualización de las que ya manejan, para que entonces vayan de acuerdo con la tendencia de los tiempos de la comunicación.
 
Para miles de estudiantes el problema se presenta cuando existen catedráticos que imparten las materias de periodismo que nunca han sido reporteros. Lo mismo sucede en la mercadotecnia y otras ramas relacionadas. A eso se le suma que hay en México mil cuatro escuelas de comunicación, la mayoría de las cuales no están 100 por ciento respaldadas por instituciones serias.
"Nunca la Academia se va a meter a criticar ni a cambiar planes de estudio, pero lo que se quiere con el sello de calidad es que nosotros podamos acudir a las instituciones de educación superior que nos lo pidan para leer sus planes de estudio y sugerir nada más. 
 
"Si éstas aceptan las sugerencias y efectúan modificaciones nosotros lo que vamos a hacer es certificarlas con un sello de calidad, en la cual van a poder decir que sus programas de estudio están avalados por la Academia Mexicana de la Comunicación", expresa. 
 
Por último, el presidente de la AMDC señaló que ésta se sostiene de  patrocinios, de donaciones de sus propios miembros y del remanente que sale de algunos seminarios y cursos. No se recibe dinero del gobierno porque es una asociación civil sin fines de lucro. 
 
"Actualmente se está buscando generar nuevas formas de financiamiento mediante la venta de espacios en la página web. Tenemos un programa de radio semanal que transmitimos a nivel semi-nacional en Grupo Acir en la frecuencia 88.9 de F. M. y aunque actualmente no lo vendemos, queremos buscar una fórmula de conseguir mediante las entrevistas pagadas recursos únicamente para el mantenimiento y la continuidad de los proyectos de la Academia, pues nuestro fin no es estar lucrando con la comunicación, sino ser un canal para mejorar nuestro país", concluye.