Autor:

Promotor de la calumnia como arma política, el publicista de nacionalidad española Antonio Solá fue artífice de la guerra sucia en las elecciones presidenciales de 2006 en México, estrategia que el Partido Acción Nacional (PAN) está retomando en las campañas de 2012.

 
Vinculado al exmandatario hispano José María Aznar lo mismo que a Calderón, Solá Reche prosigue en sus labores de sembrar el odio entre mexicanos para obtener él mismo beneficios económicos y hacer prevalecer el ideario derechista con el que comulga.
 
De manera hipócrita, Vázquez Mota ha tratado de negar la participación de Solá en su campaña, pero él mismo, en su cuenta de Twitter, se ha jactado de lo contrario y es evidente que la propaganda panista contra Peña Nieto sigue el estilo del inescrupuloso publicista.
 
La Jefa”, como ella misma se hace llamar, ha dicho que la labor difamatoria de Solá “equivale a construir la libertad y la esperanza”.
 

Solá, Calderón y Vázquez Mota

 
Solá fue impulsor de la campaña contra Andrés Manuel López Obrador (durante el proceso electoral de 2006), basada en el lema de que éste era “un peligro para México”. En forma mentirosa, Calderón y los suyos negaron en ese tiempo que el español tuviera injerencia en esa publicidad derechista; sin embargo, en ese entonces se pudieron probar los vínculos: en mayo de 2006 se dio a conocer que el dueño de Docsa,  empresa consultora en la que laboraba Solá, era Jorge Manzanera, también coordinador de las redes proselitistas del entonces candidato del PAN (La Jornada, 24 de mayo de 2006).
 
Con el tiempo se hizo más evidente la relación de Antonio Solá con el PAN y con el propio Calderón.
 
Luego de 2006, Solá estuvo promoviendo la guerra sucia en otras entidades con resultados desastrosos para el Partido Acción Nacional. Tal como sucedió en las elecciones de 2007 en Yucatán, donde el español logró convencer al excandidato panista Xavier Abreu Sierra para que cambiara su campaña de propuestas para los comicios del 20 de mayo por una estrategia “negativa” o “de contraste”, lo que evidentemente le restó popularidad y simpatía al abanderado del PAN.
 
A un año de su controvertida participación en la campaña presidencial de Calderón, Solá pasó de la invención de calificativos contra López Obrador al papel de apologista incondicional de Calderón, al grado de sugerir incluso la reelección a conveniencia del espurio (“Los 60 primeros días de Felipe Calderón. Balance del nuevo gobierno de México”, firmado por Solá y difundido en  internet por la organización Safe Democracy –fundada por el empresario argentino-español Martín Varsavsky–, www.spanish.safedemocracy.org/).
 
En mayo de 2008, Solá reapareció como “el operador en la sombra del presidente de México en España. En un acto inédito en la diplomacia mexicana, Solá, bajo el amparo de la embajada de México en Madrid y el patrocinio del fideicomiso federal Promexico, organizó un encuentro con empresarios españoles para tratar dos objetivos: difundir el Programa Nacional de Infraestructura 2007-2012, el llamado “plan estrella” del gobierno, y atraer inversionistas españoles…” (La Jornada, 30 de mayo de 2012).
 
Al igual que Solá, Vázquez Mota colaboró en la campaña de Calderón. Ahora, en 2012, Solá apoya la campaña de Josefina, mientras que ésta trata de negar esa colaboración.
 
El 26 de marzo de 2012, en una entrevista con Sergio Aguayo en el programa de Carmen Aristegui en MVS, Vázquez Mota negó que Solá trabajara en su campaña y sostuvo que entre ellos sólo había una amistad y ocasionalmente se reunían.
 
Sin embargo, el 12 de abril, Solá inició la guerra sucia contra el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto, cuando en su cuenta de Twitter anunció que en esa misma fecha se darían a conocer 20 compromisos incumplidos por el exgobernador del Estado de México.
 
Unos días después el PAN presentó ante el Instituto Federal Electoral sus nuevos anuncios que, siguiendo la tónica anunciada por Solá, calificaban a Peña Nieto como “mentiroso” por no cumplir sus compromisos.
 
Si Vázquez Mota y Solá se contradicen con respecto de la participación de éste en la publicidad de la panista, se concluye que uno de los dos miente y, es evidente que se trata de la candidata.
 
De hecho, a principios de 2012, luego del triunfo de Vázquez Mota en la contienda interna del PAN, Ostos & Solá, el despacho que dirige Antonio Solá, alardeó de que brindaba asesoría a la “única candidata mujer que competirá el 1 de julio por la Presidencia de México…” (sic).
 
En abril de 2012, Ostos & Solá hacía alarde de su relación con Vázquez Mota en un video donde la candidata panista afirmaba: “Simple y sencillamente no se puede entender la campaña de Felipe Calderón sin Ostos & Solá. Solá y la empresa se convirtieron en personajes centrales y decisivos. Lo recuerdo absolutamente comprometido, dando entusiasmo sobre todo en los momentos más difíciles generando equipo construyendo todos los días audaces, atrevidos, implacables si era necesario” (sic).
 
 Por si fuera poco, la panista decía de la labor difamatoria de Solá: “equivale a construir la libertad y la esperanza” (www.vanguardia.com.mx/elecciones2012-vazquezmotadefiendeapublicistasola(video)-1268130.html).
 
Ostos y Solá
 
Solá, quien desde su juventud milita en el derechista Partido Popular de España, ha brindado consultorías políticas en diferentes países, entre los cuales están México, Argentina, Perú y Guatemala, donde asesoró al gobierno de Jorge Serrano Elías (de 1991 a 1993).  Desde esa misma década, mantiene relaciones con la derecha mexicana.
 
Es socio director de la empresa Ostos & Solá (www.ostossola.com/), con sede en Madrid y oficinas en varios países, incluido México. Ésta ofrece asesorías en comunicación, imagen, cabildeo, estrategias políticas y entrenamiento de directivos.
 
Ostos & Solá ha asesorado a organizaciones de la derecha católica en España, como la Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Familia y Padres de Alumnos.
 
A fines de noviembre de 2004, tanto Antonio Solá como Gloria Ostos apoyaron las actividades del VI Congreso Católicos y Vida Pública, dedicado a la defensa del conservadurismo católico, donde participaron jerarcas de la Iglesia y activistas vinculados a ella, y que se llevó a cabo en la Universidad San Pablo-Centro de Estudios Universitarios, de Madrid, España.
 
En 2005, Gloria Ostos colaboró en la organización de la manifestación derechista del 18 de junio en Madrid en protesta contra el matrimonio homosexual y donde participaron grupos de la extrema derecha, con la consabida ideología conservadora que se opone al aborto, a los anticonceptivos, a la diversidad de familias y a los derechos de los homosexuales.
 
Actualmente, aparte de México, otro de los países donde Solá ha tenido gran actividad es Haití. Con bombos y platillos, la página electrónica de Ostos & Solá anuncia que Antonio Solá Reche ha sido nombrado “embajador itinerante de Haití, responsable de la inversión internacional. El presidente haitiano, Michel Martelly, y el primer ministro del país, Garry Conille, han concedido el título a Antonio Solá, en el marco de la política de diplomacia de negocios, emprendida por el gobierno haitiano, y que tiene como misión la apertura de Haití en el ámbito económico”.
 
En las elecciones de 2011, Solá apoyó la campaña de Martelly. Y en abril de 2012 reapareció al lado de la comitiva de Calderón en la visita de éste a Haití.
En algunos medios se comentó que Solá se mostró muy cercano a funcionarios de Calderón, como Alejandra Sota, coordinadora de Comunicación Social de la Presidencia, y como la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa Cantellano, e “incluso intercambiando documentos con la secretaria particular del presidente Calderón, Aitza Aguilar” (El Financiero, 13 de abril de 2012).
 
*Maestro en filosofía; especialista en estudios acerca de la derecha política en México
 
  

 

Revista Contralínea 285 / 20 de mayo de 2012
Portada Contralínea