Autor:

¿Sociólogo?, ¿historiador?, ¿novelista? Sin duda, un caricaturista… monero que hizo periodismo, recreó con su fantasía los intríngulis, sinsabores, tristezas, picardía y alegrías de una familia y su entorno social-económico. Gabriel Vargas (1918-2010) puso a La familia Burrón como ejemplo de la clase media baja con ínfulas de estar por encima de su estatus. Se publicó por medio siglo y sus lectores reían con las puntadas de sus personajes. Hoy han aparecido 14 tomos con la colección de las historietas de este periodista que supo traducir en comicidad las vivencias del mexicano, a través de una familia en la que prevalecía el matriarcado de la mandona doña Borolas Tacuche de Burrón y el sumiso don Regino Burrón. Sus diálogos exageraron la vida cotidiana y ofrecieron el retrato de una sociedad que nace en la pobreza y sus aspiraciones sin llegar a realizarlas.
 
Fue Vargas un cronista del país, por donde circulaban sus historietas: La vida de Cristo, Sherlock Holmes, Los chiflados, Los del doce, Don Jilemón Metralla y Bomba, El caballero rojo, Poncho López, Los super locos y, finalmente, La familia Burrón, con la que corona su trabajo. Semanalmente se vendía en puestos de periódicos. Durante 50 años los Burrón alimentaron la avidez por la historieta y hasta cooperó al aprendizaje para leer, cuando los mexicanos transitaban del analfabetismo a la alfabetización. Vargas recogió la jerga de entonces con sus dobles sentidos, maldades y, sobre todo, condensó la picardía. La familia Burrón divirtió a sus lectores, y volcarse en las páginas de esta reedición arrancará una sonrisa a quienes recuerdan la historieta y a  nuevos lectores.
 
Empastados todos los números de la serie en esta nueva edición, gran parte de la obra de humor blanco de Vargas con su lema: “Ediciones optimistas para la gente que sabe reír”. Sobre todo el manejo de sus monos con el que el dibujante caricaturiza y ridiculiza a sus protagonistas. La familia Burrón que vive en condominios horizontales, llamadas “vecindades”, donde transcurren exageradas minihistorias de mexicanos que todo lo toman con una seriedad de risa, con bromas, enojos, chismes y anécdotas de quienes viven al modo de tiempos que parecían caricaturescos.
 
Son las historietas una modalidad del periodismo gráfico. Hay en el trabajo de Vargas, con sus chistes y caricaturas, “sucesos en términos de situaciones familiares” (la cita es de Ernst H Gombrich, en uno de sus magistrales ensayos de su libro Meditaciones sobre un caballo de juguete, Seix Barral). Y es que en La familia Burrón prevalecen situaciones familiares desde el punto de vista del humor más ingenuo, pero no exactamente inocente. Y se encuentra en cualquiera de sus 14 tomos, además de la evolución del dibujante y ocurrente sociólogo-sicólogo que supo captar la realidad para recrearla con la fantasía de una imaginación, como la que tuvo Gabriel Vargas, mezclada con la provocación para reír.
 
Ficha bibliográfica:
 
Autor: Gabriel Vargas
Título: La familia Burrón
Editorial: Porrúa, 2011
 
*Periodista