Autor:

Desde hace un par de meses los ojos del país completo voltearon a ver a la Sierra Tarahumara, donde se vive una verdadera crisis de sequía y hambre entre su población. Sin embargo, de acuerdo a cifras oficiales, en Tamaulipas existe una región en donde existen los mismos problemas: El Altiplano, donde está concentrada la población más miserable de la entidad, a quienes no les han organizado colectas de alimentos o les han llevado un camión de ayuda humanitaria

 
Liliana Torres
Ciudad Victoria, Tamaulipas
 
En Tamaulipas existen más de 185 mil habitantes que viven en pobreza extrema y se encuentran concentradas en la región del Altiplano, que concentra los municipios de Bustamante, Jaumave, Miquihuana, Palmillas y Tula.
Tomando en cuenta la sequía histórica que se vivió durante el año 2011, es posible que se pueda repetir la crisis de hambruna que se vive en Chihuahua, principalmente en las comunidades tarahumaras.
Expertos en el tema aseguraron que si no llueve en la entidad lo suficiente para el mes de mayo, los tamaulipecos que siembran para consumo propio no tendrían alimentos para sobrevivir.
Fuentes de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), en la entidad, aseguraron que para abatir los índices de pobreza en Tamaulipas, la federación está trabajando conforme a la información que arrojó Coneval en 2010.
Precisaron que a nivel nacional hay 12 mil localidades con pobreza extrema de las cuales unas 2 mil son de Tamaulipas, en donde se concentran 185 mil tamaulipecos en pobreza extrema y quienes representan un 5.5 por ciento de la población de los municipios de San Carlos, San Nicolás, Casas, Palmillas, Miquihuana  y Tula.
Explicaron que entre Comisión Nacional del Agua (CNA), Sedesol, el Gobierno del Estado y municipios, se trabaja para llevar agua potable a más de 30 localidades pobres que no tienen el suministro.
Sin embargo, advirtieron, si en Tamaulipas no llueve lo suficiente para el mes de mayo, existe el riesgo de una crisis alimentaria entre la población más vulnerable que vive en pobreza extrema, principalmente los que están en el Altiplano, ya que ellos siembran para comer.
“Si esa situación se llega a confirmar, tendríamos la problemática del alimento pues quiere decir que quien siembra no va a poder sembrar y no va a tener alimentos, que es lo que está pasando en Chihuahua, aquí está seco y el presidente Felipe Calderón esta previendo todo eso, esté o no fuerte el problema”, externaron.
 
CRECE POBREZA URBANA
 
En busca de mejores condiciones de vida, los pobres del campo se trasladaron a las 12 ciudades más grandes de Tamaulipas llevando con ellos sus necesidades.
Por eso los municipios de Reynosa, Nuevo Laredo, Ciudad Victoria, Altamira, Río Bravo, Tampico, San Fernando, Ciudad Madero, Valle Hermoso, el Mante y Miguel Alemán, cuentan hasta 600 mil habitantes que sufren de pobreza urbana al no gozar ni de los servicios básicos.
El coordinador del programa Hábitat (de la Sedesol), Arturo Sarrelangue Martínez, precisó que en estos 12 municipios se han detectado 100 polígonos de pobreza urbana en donde residen entre 500 y 600 mil habitantes.
Explicó que estas personas viven en casas que no cuentan con el 100 por ciento de los servicios básicos como el agua, luz y drenaje.
“No es por el número de población que tenga la ciudad por ser más importante, es de acuerdo a la necesidad que muestra cada ciudad, es la atención y el presupuesto que  se les da, indudablemente, ciudades con mayor población quiere decir que tienen síntomas de mayor grado de marginación en áreas de población”, indicó.
 
RECORTAN RECURSOS
 
Pese a que los índices de pobreza han crecido en Tamaulipas, el presupuesto de algunos programas como Hábitat ha sido recortado.
Sarrelangue Martínez refirió que para este 2012 el programa sufrió un recorte de  más 2 millones de pesos, por lo que el presupuesto para este año es de 135 millones 391 mil 856 pesos, mismos que se aplicarán en los 100 polígonos que requieren mayor atención en cuestión de marginación o de pobreza urbana.
“El presupuesto es para cubrir las demandas básicas como el agua, el drenaje y la luz, que es la primer necesidad, cuando están cubiertas vemos la prioridad que sigue, como banquetas y pavimentación, que sería la última que se tomaría en cuenta, nunca se abandona un polígono hasta que el 100 por ciento de sus necesidades estén cubiertas”, sentenció.
Precisó que la distribución del presupuesto fue autorizado de la siguiente manera:
 
Reynosa, 22 millones 30 mil pesos.
Matamoros, 21 millones 793 mil 423 pesos.
Nuevo Laredo, 15 millones 212 mil 408 pesos.
Ciudad Victoria, 14 millones 343 mil 192 pesos.
Altamira, 12 millones 833 mil 627 pesos.
Río Bravo, 12 millones 42 mil 92 pesos.
Tampico, 10 millones de pesos.
San Fernando, 8 millones 58 mil 114 pesos.
Ciudad Madero, 8 millones de pesos.
Valle Hermoso, 5 millones 405 mil pesos.
El Mante, 3 millones 940 mil pesos.
Miguel Alemán, 1 millón 465 mil pesos.
 
Agregó que si bien, en comparación con el presupuesto de 2011, esta es una reducción de más de 2 millones de pesos, se espera que al mes de agosto se reciban más recursos como sucedió en octubre del año pasado, que llegó un presupuesto extraordinario de 13 millones.
Detalló que el crecimiento de las zonas urbano-marginadas se debe a la migración de la pobreza rural, es decir que los habitantes de bajos recursos de los sectores rurales se mudaron a las ciudades buscando mejorar su calidad de vida.
“Esto ha generado un crecimiento desproporcional e irregular en el número de población de las ciudades, incrementando las necesidades, y hay ciudades que se enfrentan a la migración del medio rural que a todo mundo toma desprevenido”, dijo.
 
CRECE LA POBREZA EN LA TERCERA EDAD
 
El crecimiento de pobreza en el sector de la población más vulnerable obligó a las autoridades a incrementar a más del 50 por ciento el padrón de beneficiarios de programas como el de “70 y más” en donde los abuelitos de las zonas urbanas podrán acceder a este beneficio.
Autoridades de Sedesol refirieron que el crecimiento de la pobreza urbana obligó a ampliar estos programas federales en donde, a partir de este año, el padrón de 37 mil 954 personas creció a 57 mil 130, y se espera que se sumen otros 95 mil 84 más, quienes no tienen ni un solo ingreso ni servicios médicos.
“Es gente que no tiene ni un solo ingreso, es gente que no está pensionada ni en el seguro, el Issste ni en Pemex, la idea es incluir a todo aquel abuelito de ‘70 y más’ que no reciba un centavo de ningún lado”, dijeron.
Señalaron que, según el estudio de Coneval, fue en este sector donde creció la pobreza y el objetivo de la federación es atender la población o las comunidades más vulnerables, ya que a nivel nacional la pobreza incrementó un 3 por ciento al cierre de 2010.
Explicaron que la pobreza creció porque los indicadores de mediciones se ampliaron, es decir tomaron en cuenta otros factores como el hecho de qué parte de la población tenía un trabajo, una vivienda propia y si ésta cuenta con los servicios básicos.
“Al ser multifuncional la medición, vemos si tienes un ingreso, pero no tiene piso firme o si tienes, pero no tienes acceso a medicamentos, entonces ya se englobó
y se abre ese espectro en ese sentido”, indicaron.
 
NO SE ACABARÁ EL PROBLEMA
 
Por su parte el secretario de Desarrollo Social en Tamaulipas, Jesús Alejandro Ostos García, refirió que sería aventurado señalar que este año podrían abatirse los índices de pobreza en la entidad; sin embargo, dijo que las autoridades hacen las acciones necesarias para orientar la pobreza con la combinación de diversos factores y presupuestos que no son suficientes.
“Yo creo que es aventurado decir que se puede detener”, precisó.
Manifestó que es necesario elaborar estrategias y programas que contrarresten estos efectos, ya que el 5.5 por ciento de la población tamaulipeca vive en pobreza extrema porque tiene carencias en rubros como educación, salud, alimentación y bajos ingresos económicos.
Reconoció que ningún presupuesto sería suficiente para abatir los índices de pobreza en la entidad.
“Yo creo que ningún presupuesto es suficiente para paliar el rezago en esta materia. El Estado de Tamaulipas está buscando reorientar el recurso a favor del capital humano”, dijo.
Puntualizó que una de las acciones para disminuir la pobreza son los programas como Protege, que reactiva la economía de la familia a través de un empleo, acciones del DIF, como la asistencia social, programas convenidos con la federación como Hábitat, Espacios Públicos y Opciones Productivas, entre otros.
 
MUY POCOS LOS BENEFICIADOS
 
De acuerdo a las estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el año 2010, de 3 millones 170 mil habitantes de Tamaulipas, 1 millón 290 mil viven en situación de pobreza, 1 millón 109 mil habitantes en pobreza moderada, 181 mil en pobreza extrema, 914 mil son vulnerables por carencias sociales, 297 mil vulnerables por ingresos y 778 mil tamaulipecos no tienen pobreza multidimensional y no son vulnerables.3