Autor:

San Lázaro, explícale a Cordero: su enemigo a vencer es la ignorancia. Es cuanto
 
Terminaron las oportunidades de los panistas para aprovechar los tiempos de precampaña en los medios, y poco aprovecharon. Ninguno de los tres aspirantes del Partido Acción Nacional (PAN) se acercó en las encuestas al abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto.
 
El último debate entre Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero y Santiago Creel Miranda apuntaló a la cabeza de las preferencias a la ex diputada. Por quién votaran los panistas: ¿por la primera con un récord de ausencia como diputada? ¿Por el segundo, que vive en Foxilandia? ¿O por el tercero, que aún vive de las glorias de la Secretaría de Gobernación, porque como senador, nada que decir?
 
El encuentro también se reiteró que el preferido del presidente Felipe Calderón, el ex secretario de Hacienda, poco sabe del país, de la situación real de los mexicanos y de cómo ser político.
 
Para el exsecretario de Hacienda Ernesto Cordero el enfrentamiento y la diatriba fueron sus armas, como lo fueron frente a los legisladores en cada presupuesto que propuso, quizá porque son las únicas a su alcance ante la carencia de personalidad.
 
A Santiago Creel sólo le faltó aceptar que ya era panista desde que era consejero ciudadano del Instituto Federal Electoral (IFE), porque como en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) Martí Batres, el senador con licencia ha estado en todas las batallas y logros del PAN. Es panista desde siempre, dice.
 
En tanto, Josefina Vázquez Mota cómo presumió de logos, metas y becas para maestros y estudiantes, avances alcanzados en el Congreso y a los que ella se opuso al grado de enfrentarse con Elba Esther Gordillo y el sindicato de maestros para no dar las becas y cursos de calidad de los que ahora presume.
 
Frente a las acusaciones de Ernesto Cordero, que señaló a Josefina Vázquez como la más faltista en la Cámara de los Diputados, la defensa de la exlegisladora fue poco menos que patética.
 
Baste recordar que durante el año que Josefina Vázquez ocupó la presidencia de la Junta de Coordinación Política fue incapaz de llegar a un acuerdo para elegir una terna para consejeros del IFE, no pudo concretar una agenda para discutir la reforma política y, menos aún, llegar a acuerdos para avanzar en la reforma laboral.
 
Ante la falta de trabajo, la exlegisladora hizo alusión a aquel discurso del presidente Felipe Calderón para darle las gracias por su labor como coordinadora de la bancada panista. Lo que en realidad agradecieron los del blanquiazul en aquella plenaria de Morelia fue que finalmente se iba, para buscar y, como todo indica, alcanzar la candidatura presidencial del PAN.
 
Ahí quedó el legado de la legisladora en la Cámara de Diputados: un año perdido en los enfrentamientos y promesas incumplidas; remontarlo es tarea del diputado y ahora coordinador de los panistas en San Lázaro, Francisco Javier Ramírez Acuña.
 
El último empujón, el último periodo ordinario de sesiones para los diputados inicia este miércoles con la esperanza de que la falta de oficio legislativo del presidente de mesa directiva, el perredista Guadalupe Acosta Naranjo, se quede en la Comisión Permanente, que será clausurada hoy mismo.
 
Con un nuevo ánimo y prácticamente los mismos compromisos también llegan los del PRI, que realizaron su última reunión plenaria en Guadalajara, Jalisco, donde se tomaron la última foto los diputados encabezados por Francisco Rojas, foto en la que el diputado Carlos Ramírez Marín fue sustituido del lado del coordinador de los diputados del PRI por quien le ganó la candidatura al gobierno de Yucatán, el diputado ahora con licencia Rolando Rodrigo Zapata Bello, quien también fue invitado por primera vez en tres años a la mesa del presídium.
 
En esta ocasión no se presentó ningún gobernador, fueron representados por los aspirantes a los gobierno de Yucatán, el diputado Rodrigo Zapata y el anfitrión, exalcalde de Guadalajara y abanderado del PRI para el gobierno de Jalisco, Aristóteles Sandoval.
 
Abatir la pobreza, vencer la impunidad, elevar la educación y calidad en la salud, y la incapacidad panista para gobernar fueron los temas recurrentes en esta última plenaria, donde el presidente de la Comisión del Trabajo, el diputado de Coahuila Tereso Medina, aún busca el apoyo necesario para sacar adelante en esta Legislatura la reforma laboral, lo que se antoja ya imposible.
 
Nuevas iniciativas con temas viejos se anunciaron. Así el diputado José Luis León Perea prepara una propuesta para controlar e incluso detener el aumento al precio de gasolinas y diesel; el diputado Óscar Aguilar no se desanima a pesar no de ser propuesto para el Senado y adelantó su intención de lograr un nuevo Pacto para le estabilidad Económica.
 
Los diputados de la Comisión de Justicia Humberto Benítez, Arturo Zamora y Josué Valdés preparan una nueva andanada de iniciativas y puntos de acuerdo contra la impunidad, incluso aquella que permitió la instalación de aparatos de espionaje en la Cámara de Diputados.
 
San Lázaro, paciencia: la última y nos vamos
 
*Periodista