¿Cuáles agravios?

Autor:

De pronto, Francisco Javier Garza de Coss, exdirigente estatal del PAN en Tamaulipas, dejó de sentirse “avergonzado” por las acciones de Francisco García Cabeza de Vaca; acordaron unirse y apoyarse mutuamente para llegar a ser  diputado federal y senador, respectivamente

Bastó la posibilidad de obtener una diputación federal por la vía plurinominal para que todos los agravios quedaran en el olvido. Francisco Javier Garza de Coss, exdirigente estatal del PAN, decidió aliarse al equipo que impulsa las aspiraciones del exalcalde de Reynosa, Francisco García Cabeza de Vaca.
La noticia sorprendió a muchos dentro del panismo tamaulipeco, pues Garza de Coss nunca ocultó su enemistad con García Cabeza de Vaca, a quien acusó públicamente de ser el responsable de una larga cadena de agresiones en contra del partido en Tamaulipas.
La más grave se dio el pasado 9 de agosto, cuando un grupo de choque tomó con violencia las instalaciones del partido en Ciudad Victoria, mismas que mantuvieron retenidas por varios días.
En ese entonces Garza de Coss, quien todavía se ostentaba como dirigente estatal del PAN, se mostró indignado por los hechos y calificó como “vándalos” al grupo que lo realizó.
“Son actos de vandalismo, rompieron puertas, ventanas y dañaron al personal de oficina, es reprobable lo que hicieron”, expresó.
Al mismo tiempo acusó a García Cabeza de Vaca de ser el responsable del operativo de movilización de estas personas, entre las que se encontraban algunos enmascarados.
“Fue un ordenamiento desde México del coordinador nacional de Corett, Francisco García Cabeza de Vaca. Por medio de la dependencia comenzaron a pedirles a sus coordinadores en los municipios que acudieran a las instalaciones (del partido)”, acusó.
Sin embargo, a menos de seis meses de estos hechos y ahora que aspira a convertirse en diputado federal por la vía plurinominal, el expresidente panista se ha olvidado de todos los agravios y ha abrazado la causa del cabecismo.
El anuncio de la alianza entre los antiguos enemigos correspondió al equipo de prensa del exalcalde de Reynosa. Por medio de un boletín, distribuido el pasado 25 de enero, se confirmó de manera oficial la alianza Garza de Coss-García Cabeza de Vaca.
“El comité de precampaña (para senador) confirma que el exdirigente del PAN y Francisco García Cabeza de Vaca acordaron este medio día ir juntos, por lo que con ello se vislumbra la unidad del PAN para llegar fortalecido a las elecciones constitucionales”, se escribió en el comunicado.
 

EL OLVIDO

 
La historia entre Garza de Coss y García Cabeza de Vaca nunca ha sido sencilla. Antes que Francisco se convirtiera en presidente municipal de Reynosa, estuvo trabajando muy cercanamente con Javier para intentar llevar al PAN a la alcaldía.
El interés del empresario transportista no era gratuito. Tenía la promesa de García Cabeza de Vaca de que lo iba a hacer candidato a una diputación local, algo que nunca sucedió, por lo que se dio el rompimiento.
Años después, cuando se tuvo que dar la renovación del comité estatal panista por el deceso de Alejandro Sáenz, Garza de Coss se convirtió en el candidato de un bloque conformado por Maki Ortiz, ángel Sierra y José Julián Sacramento, quienes buscaban impedir que García Cabeza de Vaca se quedara con el control del partido.
La unión tuvo éxito y Garza de Coss se convirtió en el presidente del PAN en Tamaulipas, período durante el cual tuvo que aguantar toda clase de ataques ordenados, según él, por García Cabeza de Vaca.
“Ya no estamos dispuestos a tolerar que este sujeto siga haciendo lo que quiera con los panistas. ¿Quieren nombre y apellido? Ahí está… es Francisco (García) Cabeza de Vaca el responsable de todo esto”, indicó.
Tras la irrupción a las instalaciones del partido en Ciudad Victoria, Garza de Coss identificó a personajes muy cercanos a García Cabeza de Vaca como Héctor Pérez Ibarra (extitular de Sedesol en Reynosa), Jesús María Moreno (excandidato a la alcaldía reynosense), Silvano Flores, Ricardo Villarreal Mendoza (regidor en Madero), y Ruth Vázquez Ruiz (regidora en el Cabildo de Ciudad Victoria), como algunos de los encargos de organizar y movilizar a la turba.
“Héctor Pérez Ibarra era el encargado de decirle a las personas en qué autobús les tocaba viajar; él es coordinador regional de Corett, entonces ¿qué estaba haciendo en esta manifestación en lo que se supone son horarios de oficina?”, se preguntó el dirigente estatal panista.
Tras los hechos, el secretario general del PAN acudió ante la Agencia del Ministerio Público en Ciudad Victoria para interponer una denuncia penal contra de los responsables de los destrozos en las instalaciones albiazules y las agresiones en contra del personal.
Al mismo tiempo la dirigencia nacional del instituto político fue notificada, tanto de los hechos como de la responsabilidad de García Cabeza de Vaca y sus colaboradores.
 

¿AVERGONZADO?

 
Tras la toma del PAN, el entonces presidente estatal del partido aseguró sentirse “avergonzado” por las acciones realizadas por el grupo del exalcalde de Reynosa, García Cabeza de Vaca, mismas que, dijo, mantienen al partido sumido en una profunda crisis y divisionismo.
Garza de Coss indicó que es una vergüenza para el panismo que existan personas que anteponiendo sus intereses personales decidan agredir a la institución a la que pertenecen y a sus militantes.
“Es una pena, es muy vergonzoso lo que ha estado ocurriendo, de hecho no es grato platicar de este tema, pero desde hace un mes y medio se ha estado golpeteando mucho a mi persona y la forma en la que se ha estado manejando al partido. De hecho todavía estamos aclarando algunas cuestiones”, expresó.
En ese entonces lamentó que este grupo de ‘cabecistas’ hayan utilizando mujeres y niños para sus fines.
“La semana pasada acudí a las instalaciones para intentar conseguir una conciliación y me da mucha pena encontrar señoras y niños de cuatro cinco años cuidando el lugar. Es muy reprobable por las altas temperaturas que se registran”, sentenció.
Garza de Coss reconoció que su gestión al frente del PAN fue complicada pues fue víctima de una serie de ataques y difamaciones.
Recordó que estos rumores fueron orquestados por el grupo encabezado por García Cabeza de Vaca, quienes desean a toda costa recuperar el control del partido para volverlo a poner al servicio de sus intereses personales, aunque con ello lo manden a la ruina económica.
“Estamos muy tranquilos, pues si ha habido una buena administración de los recursos del partido ha sido precisamente dentro de mi período. Este comité me lo entregaron quebrado. Precisamente esas personas que tienen tomado el partido y que son del grupo de Cabeza de Vaca me lo dejaron endeudado con dos millones de pesos y ahorita gozamos de finanzas sanas”, recordó.
Respecto a los ataques que recibió, donde incluso lo han acusado de robar los dineros del PAN, Garza de Coss dijo que todo había sido aclarado en tiempo y forma, y le interesaba recuperar el edificio del comité estatal.
“Estamos en política y es muy fácil difamar y construir historias para atacar a las personas, además de que hay gente que se presta en México para eso. Pero estamos aclarando todo esto. Además golpe que no mata, te fortalece, ahorita estamos terminando con todas esas difamaciones y vamos a solucionarlo de la toma violenta del partido”, sentenció.
A la vez, se mostró dolido por las lesiones que recibieron algunos de sus compañeros en el comité estatal.
“Nos golpearon gente, quebraron puertas y ventanas y hubo una serie de desmanes por parte de estas personas que tomaron el partido, estamos en un proceso de darle seguimiento a las denuncias penales pues nadie puede estar por encima de la ley”, indicó.
Al explicar el motivo por el que tardó tanto tiempo para responsabilizar de manera directa a García Cabeza de Vaca de todas estas agresiones, aunque ello era un secreto a voces, el entonces presidente del PAN en Tamaulipas señaló que su investidura le obliga a evitar hasta el último momento la confrontación interna.
“Es muy difícil, soy el presidente estatal del partido y no puede estarme golpeteando con militantes panistas. El problema es que lo que hicieron, ya rebasó todo y no estamos dispuestos a ceder más; el hecho de que haya utilizado personal de Corett, la mayoría de Reynosa y algunos de Díaz Ordaz, además de personal de Sedesol, es muy grave”, apuntó.
Incluso, Garza de Coss aseguró que más allá de la división y los ataques provocados por las personas enviadas por el exalcalde de Reynosa, el grueso de la militancia del PAN quiere que estos problemas se terminen y puedan trabajar en unidad de cara al proceso electoral del año 2012.
“He recibido muchas llamadas de panistas que están indignados y quieren que todo regrese a la normalidad. Afortunadamente, somos más los que queremos que las cosas se manejen de una manera adecuada y, pasando estos atropellos, vamos a trabajar para el proceso electoral del año 2012 con quien sea que esté al frente del comité estatal, como buenos panistas que anteponen sus intereses personales”, finalizó.
 

QUE FUE UN ‘COMPROMISO’

 
El miércoles 25 de enero pasado, en entrevista grabada, Garza de Coss intentó justificar su alianza con García Cabeza de Vaca asegurando que fue una orden de la dirigencia nacional de su partido.
“Hay un compromiso con la dirigencia nacional en que no podemos estarnos peleando y causándoles problemas a la próxima selección del candidato”, indicó.
El político reconoció haber abandonado las filas del grupo del precandidato presencial Ernesto Cordero para irse con Josefina Vázquez Mota.
“Tengo una invitación de Josefina para entrar en el equipo con ella. Acá con Cordero no nos han tomado en cuenta; ellos hacen su trabajo aparte”, expresó.
En la conversación, el aspirante a la diputación federal plurinominal rechazó que se haya aliado con García Cabeza de Vaca, sino que más bien han coincidido en el equipo de Vázquez Mota.
“No es su proyecto de él (García Cabeza de Vaca), es en el proyecto de Josefina. él sumará sus números y yo los míos, o sea que cada quien está trabajando por su proyecto y los equipos de cada quien van a hacer su parte pero nada más. O sea, yo no voy a estar sometido a él ni él a mi.
“No hay un cambiazo de él ni un cambiazo mío, nada más llevamos la fiesta en paz. Es el acuerdo que hay, de no dañar la imagen del Estado”, apuntó.
Incluso, se mostró sorprendido por el boletín del equipo de campaña de García Cabeza de Vaca donde se anunció la alianza.
“Voy a tener que aclarar eso, no es correcto, una cosa es que coincidamos en la cuestión del proyecto de Josefina pero nada más; que él haya mandado un boletín no es correcto, se tiene que aclarar”, señaló.
Sin embargo, un día después de esta entrevista, Garza de Coss no sólo se sentó junto con quien hace apenas unas semanas era un enemigo político que lo “avergonzaba”, sino que incluso lo ayudó a levantarle la mano a Josefina Vázquez Mota.
Y todo por una diputación…