Autor:

El exdirigente estatal del PAN y excoordinador del Fondo Nacional de Empresas en Solidaridad (Fonaes), ángel Sierra Ramírez, advirtió que están dadas las condiciones para que el PAN repita la victoria que obtuvo en la pasada elección federal del año 2006, donde logró quitarle las senadurías al PRI; sin embargo para poder lograrlo, primero se requiere que la militancia comprenda que sólo lo podrá hacer en unidad

  
Para el excoordinador del Fondo Nacional de Empresas en Solidaridad (Fonaes), Ángel Sierra Ramírez, su partido, el Acción Nacional, tiene la gran oportunidad de llevarse las elecciones federales del 1 de julio siempre y cuando vuelvan a aprender a vivir en unidad.
En entrevista, el exdirigente del PAN en Tamaulipas reconoció que el crecimiento que ha tenido el partido ha sido, por igual, lo mejor y lo peor que le ha pasado al panismo, pues ahora los procesos internos de selección de dirigentes y candidatos se han complicado mucho.
“Debo ser honesto, lo que antes era nuestra fortaleza ahora se nos convierte en lo contrario. Tenemos muchos liderazgos y buenos, pero a veces no nos ponemos de acuerdo”, lamentó.
Sierra Ramírez, quien perdió la contienda interna para ganar una precandidatura a la diputación federal por la vía plurinominal, aseguró que su derrota es un ejemplo de los nuevos tiempos que vive el partido.
“Yo a la contienda interna no venía con alianzas ni grupo político, venía de forma personal, con liderazgo, poco, mucho o nada, creyendo en el panista clásico, tradicional, de buena voluntad, para que me ayudara con su voto.
“Es lamentable lo que sucedió, pero para que haya democracia tiene que haber demócratas. En la democracia a veces se gana y a veces se pierde, así son las cosas en política y es importante saber también que los triunfos tampoco son para siempre, ni las derrotas. Yo he sido muy respetuoso de los procesos internos del partido y ésta no será la excepción. No pretendo impugnar ni dar pataletas. Soy respetuoso de la voluntad popular”, aseguró.
Para Sierra Ramírez la diputación federal es un medio y no un fin pues se considera un hombre que quiere a su país y a su Estado y se puede trabajar por un mejor México y un mejor Tamaulipas desde distintas trincheras.
“Seguiré apostando por el trabajo a favor de nuestra tierra y, desde donde estemos, exigiré a los ganadores que den los resultados que los panistas y los tamaulipecos se merecen.
Pese a lo que se pueda pensar, creo que de este proceso salgo fortalecido, con más experiencia. Y sigo aprendiendo, sigo conociendo a las personas y me siento tranquilo”, indicó.
El político tamaulipeco reconoció que hubo personas que le recomendaron no renunciar a su puesto en el gobierno federal, sin embargo no les hizo caso, pues siempre se ha considerado un hombre de retos.
“No me gustan las zonas de confort, por eso tomamos la decisión de venir a trabajar, lo hicimos, y bueno, lo seguiremos haciendo desde otros espacios, desde el servicio público o desde la sociedad civil, desde la iniciativa privada –como ha sido toda mi vida–, las posibilidades no se limitan sólo a una posición, no nos vamos con las manos vacías, vamos a recuperar todo el trabajo de campo para que sean escuchadas las cientos de voces que hemos recogido en estos años de estar en contacto con la militancia.
“Habría sido fácil quedarme en el confort de Fonaes, pero no me hubiera perdonado el no haberlo intentado. Ahora lo que sigue es darle vuelta a la página”, apuntó.
 

SIN RENCORES

 
A diferencia de otros políticos (incluyendo varios panistas), quienes amenazan con abandonar su partido cuando no obtienen la candidatura que están buscando, ángel Sierra aseguró que permanecerá siendo panista, pues está convencido que es la mejor opción para solucionar los problemas del país.
“Seguiremos apoyando al PAN en todas las iniciativas que surjan para mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos. Estoy convencido de que los gobiernos panistas han dado un aporte importante al país en materia económica y de seguridad. Muchos países de Europa darían lo que fuera por tener la economía que nosotros tenemos hoy en día”, indicó.
Y aunque no está molesto con el resultado adverso, lamentó que hubo compañeros que no supieron respetar las reglas internas para la pasada elección.
“Me hubiese gustado que se realizara el domingo que estaba programado inicialmente, pero se pospuso y hubo gente que aprovechó para hacer proselitismo, mientras yo me aboqué a hacer trabajo político para Ernesto Cordero. A veces traer muchas responsabilidades a la vez, nos hace quedar mal en alguna”, indicó.
 

EL RETO: LA UNIDAD

 
Sierra Ramírez advirtió que el crecimiento que ha tenido el panismo en Tamaulipas ha resultado un riesgo para la unidad del partido, lo que ha quedado demostrado en los más recientes procesos internos.
Recordó que en años anteriores, cuando los panistas se despojaron de intereses y ambiciones personales, fue cuando el PAN obtuvo sus más importantes victorias en la entidad.
“Tenemos que ser insistentes en que nuestros procesos internos son contiendas en buena lid y tenemos que salir unidos y ya lo demostramos en 2006, en donde yo aspiraba a ser candidato a senador y la entonces coordinadora de campaña, Josefina Vázquez Mota, dijo que se complicaría nombrar otro coordinador de la campaña en Tamaulipas, entonces, había un interés superior que era la contienda por la presidencia, decliné, coordine la campaña y le metí todo mi esfuerzo como si fuera candidato, y logramos la unidad”, expresó.
Incluso, en esos años la voluntad por permanecer unidos era tan importante para los panistas, que personajes que llegaron a tener diferencias lograron ponerse de acuerdo en pos de la victoria.
“Alejandro Galván, que en paz descanse, y José Julián Sacramento ni se hablaban, pero logramos que se sentaran y trabajaran juntos, nos permitieron ayudarles. Gracias a eso, a la unidad, fue el triunfo más importante que haya tenido el PAN en Tamaulipas, donde se llevó por primera vez las dos senadurías y cinco diputaciones federales de ocho y no sólo eso, superamos la meta que nos habían trazado de 300 mil votos, sacamos 505 mil votos”, sentenció.
Por ello, si el PAN de Tamaulipas logra ponerse de acuerdo, va a volver a ocupar un papel protagonista como lo hizo en el pasado proceso electoral del año 2006, cuando Felipe Calderón ganó la Presidencia de la República.
“Por eso yo le decía a Juan Camilo que en paz descanse, que de los casi 244 mil votos con los que ganó Felipe, 205 mil son de Tamaulipas. Ahí está la prueba de que en el pasado, trabajando unidos se lograron resultados positivos y hoy en día se requiere un esfuerzo similar, pensando en el bien del país y no en los intereses personales. Es un tema de madurez, es un tema de sensibilidad.
“Estamos en un partido de fútbol donde no tenemos ni portero y no pasamos de la media cancha porque nos quitamos el balón entre nosotros”, sentenció.
Incluso, aseguró, en estos momentos existen las condiciones idóneas para repetir estas victorias, por lo que el PAN no puede desaprovechar la oportunidad que se le está poniendo enfrente.
“Yo diría que ya ni enemigo tenemos, el Estado de Tamaulipas está muy venido a menos, veo débil el gobierno por muchas razones, una es la inseguridad, otra es la falta de recursos”, finalizó.