Autor:

El presidente de México, Felipe Calderón, contaminó la sequía con las elecciones del 2012
Por Héctor Hernández
El campo de Durango vive una crisis sin precedentes, enfrenta los estragos de la peor sequía de los últimos 89 años, contingencia que pone en serio predicamento a los sectores agrícola, pecuario y forestal, los cuales están en “terapia intensiva”, pero sin la atención suficiente.
 El 95 por ciento de los cultivos se perdieron, así como la muerte de 50 mil cabezas de ganado bovino.  Hay desolación en los 39 municipios del estado, la esperanza de los campesinos de que el presidente Felipe Calderón Hinojosa diera el anuncio -durante sus dos recientes visitas a Durango- sobre la creación del fondo para atender los impactos de la sequía, se esfumaron.
Por responsabilidad y no sensibilidad en la pobreza extrema de las familias del medio rural, Calderón Hinojosa  reiteró y justificó su veto a dicho fondo de diez mil millones de pesos autorizado por los legisladores del Palacio de San Lázaro.
A pesar de los efectos devastadores de la peor sequía, el Gobierno Federal únicamente instrumenta medidas paliativas, no aplica recursos suficientes, oportunos e inteligentes para atenuar los daños causados en las comunidades más afectadas.
 
Recuento de daños
 
En los 19 estados afectados por la sequía, en Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Coahuila y Chihuahua existen mil 500 comunidades sin agua potable.
En Durango, donde la tercera parte de la población vive en el campo, se encuentran afectadas por la falta de agua más de 59 mil personas de 193 comunidades en nueve municipios, sobre todo en la Región Lagunera.
Todos los cultivos del ciclo primavera-verano fueron siniestrados en un 95 por ciento.
Las presas se encuentran en niveles mínimos de agua: Al 30 por ciento de su capacidad las que riegan los cultivos de los Valles y al 55 por ciento las de la Comarca Lagunera.
Asimismo, la indiscriminada alza en los precios de suplementos alimenticios o forrajes; de acuerdo a los productores, la tonelada de alfalfa subió de dos mil 500 pesos a tres mil 800; la pollinaza, que en sus niveles más altos tenía un costo de 300 pesos, ahora fluctúa entre los mil y mil 200 pesos; el precio de los granos  aumentó de mil 800 pesos a cinco mil  la tonelada, lo cual limita a los productores a mantener en condiciones óptimas sus hatos.
Por otro lado, en materia forestal los incendios se adelantarán por la falta de humedad y lluvias.
 
Pronósticos adversos
 
De acuerdo a los propios estudios de la Conagua sobre los ciclos meteorológicos, las sequías se extienden por lo menos dos años seguidos, por lo que el panorama no es nada alentador, ya que según las previsiones de los expertos con el frío invierno a la vuelta de la esquina y el suelo más árido por la falta de riego, las heladas podrían azotar a la región con mayor fuerza.
 
Acciones emergentes
 
De acuerdo a la magnitud de los daños, en los estados más afectados como Durango se requieren por lo menos mil 500 millones de pesos para hacer frente a las necesidades más emergentes, además de otros dos mil millones para rehabilitar modernizar y ampliar la infraestructura hidráulica.
A la fecha el Gobierno Federal ha otorgado a cuenta gotas alrededor de 100 millones de pesos en cuatro vertientes, a saber:
La primera: Creación de infraestructura ganadera, básicamente para la captación y conservación de agua con 35 millones de pesos; también otros 40 millones de pesos para el Proyecto de Ajuste de la Carga Animal de los Agostaderos que consiste en la entrega del apoyo para la adquisición de suplemento alimenticio, programa soportado en la expulsión de vientres en los agostaderos que van a las engordas o al sacrificio y para beneficio de los bovinos que se quedan en el agostadero.
A través del Sistema Producto Frijol, se aplicaron cinco millones de pesos para la siembra de la leguminosa en la costa del Pacífico mediante convenio con productores de esa región, a fin de producir semilla que se pondrá a disposición de los productores duranguenses a bajo costo durante la apertura de siembra en el próximo ciclo agrícola primavera-verano 2012.
Asimismo, sembraron alrededor de 23 mil hectáreas de forrajes en este ciclo agrícola otoño-invierno en áreas de riego para producir alimento para el ganado durante la primavera, el cual se pondrá a disposición a precios accesibles a los productores pecuarios de explotaciones extensivas y así puedan mantener su plataforma productiva. Empero, todo esto resulta limitado ante la gravedad del problema.
Además, es necesario que el Gobierno Federal instrumente a la mayor brevedad un programa inteligente para mitigar los graves estragos de la sequía: Obras hidráulicas para eficientar el uso del agua, cambios de cultivos en las siembras del próximo ciclo agrícola, traslado de ganado a zonas con pastizales, importación oportuna de alimentos a precios accesibles y sobre todo un programa amplio para proveer agua, empleo, créditos y alimentos a la población de las zonas más afectadas.
 
Politizan el problema de la sequía
 
Es muy lamentable que el presidente Felipe Calderón haya contaminado el tema de la sequía con el proceso electoral del 2012, ya que por el temor de que los gobiernos estatales operen recursos en obras y apoyos hacia la gente más necesitada, se niega a otorgar el fondo de los diez mil millones a las entidades del norte del país, a pesar de que más de mil 500 comunidades rurales carecen de agua para beber, así como de alimentos y empleo temporal.
Ante el veto emitido por el Presidente de la República y considerando que finalmente el asunto de los diez mil millones se tendría que resolver en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Ejecutivo Federal autoriza que el tema de la sequía entre a los conceptos de desastres naturales del Fonden; sin embargo, todos conocen la lentitud que existe para acceder a los recursos de este fondo.
 
Los campesinos no están solos
 
El gobernador Jorge Herrera Caldera trabaja para que lleguen recursos extraordinarios para enfrentar unidos el grave problema de la sequía.
Están articulando esfuerzos todas las dependencias estatales para atender con eficiencia –en medida de las posibilidades financieras-, este serio problema que está afectando gravemente al campo duranguense.
La estrategia Crecemos del Gobierno del Estado se enfocó prioritariamente  en los municipios y zonas más afectadas por la sequía, principalmente con:
• El seguro catastrófico y otros programas de apoyo a productores.
• Paquetes alimentarios del DIF Estatal.
• Tanques de almacenamiento por la SEDESOE.
• Pipas para abastecer vital líquido de la Comisión del Agua del Estado de Durango.
• Brigadas de Caravanas de la Salud de la Secretaría de Salud.
Aunque es grave el problema, la unidad, el esfuerzo y trabajo de los duranguenses es mucho más fuerte para vencer esta adversidad.
De las gestiones encabezadas por Herrera Caldera, existe la promesa de Sagarpa de que durante enero del presente año detonarán indemnizaciones adicionales por 340.80 millones de pesos, mismas que están en proceso de ser radicadas en los próximos días a los 19 estados afectados.
 
El esquema de seguros catastróficos permitirá tener una cobertura superior a los 18 mil millones de pesos para productores agrícolas y ganaderos de bajos ingresos y sin acceso al seguro comercial en 9.4 millones de hectáreas y 5.6 millones de unidades animal.
Adicionalmente, por primera vez la Sagarpa, a través de Agrosemex, ofrecerá una cobertura catastrófica para productores con acceso al seguro comercial, lo que-millones de hectáreas para enfrentar riesgos asociados al clima en las actividades agropecuarias del país.
De esta manera, se tendrá un aseguramiento para 11.5 millones de hectáreas y 5.6 millones de unidades animal; con esto, se brindará protección por daños catastróficos por hasta 24.3 mil millones de pesos, 18 mil para productores que no tienen acceso a seguro comercial y 6.3 mil millones con acceso a seguro comercial.
Es la respuesta ante la presencia de una sequía extrema en Chihuahua, Coahuila, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas, y una sequía severa en otros 14 estados: Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, México, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán. No obstante, para analistas y legisladores los recursos de la Federación son limitados para atender esta contingencia.
Cabe señalar que el presidente Calderón vetó la Ley General de la Economía Social y Solidaria, por el cual legisladores federales determinaron que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público integrara un fondo especial de diez mil millones de pesos para atender los daños causados por la sequía y que motivó que se llamara a funcionarios federales a comparecer ante el Congreso.
En fin, los campesinos cada vez empiezan a sentir más los estragos de la contingencia; la mayoría no pudo resembrar sus tierras, solamente los que gozan de riego.
Falta circulante en el medio rural, en otras ocasiones se sostenían en gran medida de las remesas de dólares que enviaban los paisanos, hoy ante la crisis en Estados Unidos, el desempleo afecta a miles de connacionales quienes están impedidos de apoyar a sus gentes en los lugares de origen para el próximo ciclo agrícola, el cual no es nada prometedor.
 
Fuentes informativas:
 
Ing. Roberto Delgado Gallegos, analista y consultor de mercados.
Sagarpa.
SAGDR.
Investigación de Contralínea.
 
Cronología de gestión contra la sequía
 
En atención a la grave sequía que enfrenta el estado, el 7 de octubre a través del Consejo Estatal de Desarrollo Rural Sustentable se conformó un Frente Común contra la Sequía, impulsado por el gobernador Jorge Herrera Caldera, para gestionar recursos extraordinarios ante el Gobierno Federal y la Cámara de Diputados.
En ese sentido, el martes 11 de octubre, alcaldes, legisladores federales y locales, productores y representantes de todos los partidos acudieron a la Cámara de Diputados en la Ciudad de México y sostuvieron una reunión con las Comisiones Unidas del Campo para exponer la difícil situación por la sequía y para exigir recursos extraordinarios.
El miércoles 12, el Frente Común contra la Sequía encabezado por el Gobernador, sostuvo una audiencia con el titular de la Sagarpa, Francisco Mayorga, y lograron la reorientación de hasta 662 millones de pesos para ser ejercidos de manera extraordinaria en apoyo al campo.
Aunque se valoró el apoyo, se dejó claro que el recurso era insuficiente.
El miércoles 19 octubre estuvo en Durango el titular de la Sagarpa, Francisco Mayorga, para dialogar con productores y presenciar la entrega de apoyos.
En las últimas dos semanas de octubre, el Gobernador intensificó el cabildeo ante las Comisiones Unidades del Campo, de la Cámara de Diputados, para que se autorizara un recurso extraordinario por diez mil millones de pesos para apoyar a los estados afectados por la sequía, entre los que se encontraban Chihuahua, Zacatecas, Sinaloa, San Luis Potosí, Tamaulipas, Coahuila, Sonora, Baja California, Baja California Sur, Aguascalientes y parte de Guanajuato.
El proceso de gestión y aprobación del Presupuesto Federal 2012 implicó bajar el perfil del cabildeo de recursos extraordinarios de 2011 para la sequía.
Y hasta el 28 de noviembre, la Cámara de Diputados aprobó un punto de acuerdo donde exhortó con carácter de urgente al Gobierno Federal para que destine diez mil millones de pesos extraordinarios de este 2011 para atender los problemas de sequía, heladas e inundaciones que enfrentan 19 estados del país, entre ellos Durango.
El exhorto del 28 de noviembre no fue atendido por el presidente Felipe Calderón.
El 1 de diciembre, en el marco de la gira por Villa Ocampo, Durango, el presidente Calderón sólo se comprometió con dos mil millones de pesos provenientes de reasignaciones de distintos programas, no de recursos extraordinarios.
El 5 de diciembre, en el marco de la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores en el Distrito Federal, nuevamente el gobernador Jorge Herrera Caldera volvió a insistir en la asignación de recursos extraordinarios, de tal manera que la Conado acordó formular un exhorto respetuoso y firme al Gobierno de la República, para asignar urgentemente 12 mil millones de pesos para la creación de un fondo especial de atención a la sequía.
Y ahora, el 15 de diciembre la Cámara de Diputados aprobó un decreto que determina destinar una bolsa de diez mil millones de pesos de ahorros y subejercicios de este 2011, para atender el problema de la sequía en el país.
Esta gestión –y la definición del monto-, fue impulsada por el Gobernador.
Lo que seguía era esperar el respaldo del Ejecutivo Federal; sin embargo, el presidente Felipe Calderón emitió, el 23 de diciembre de 2011, un veto contra el decreto de creación del Fondo contra la Sequía.

Frente a esa circunstancia, el gobernador Herrera Caldera ha mantenido una actitud institucional, de respeto y propositiva con el Presidente, con el propósito de buscar una alternativa que ayude a mitigar los graves efectos de la sequía.