México adeuda más de 360 mil millones

Autor:

Las administraciones de Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quesada contrataron deuda por más de 360 mil millones de pesos con cuatro organizaciones financieras internacionales, revelan documentos oficiales. Los proyectos enfocados a la reforestación, educación, cambio climático, vivienda, pequeñas y medianas empresas podrían sumar otros 51 mil 718 millones de pesos antes de concluir el actual sexenio, descubre la Secretaría de Hacienda y Crédito Público

Érika Ramírez/Mariela Paredes
 
México mantiene una deuda con organismos internacionales por 26 mil 478 millones 894 mil 456 dólares (aproximadamente 360 mil 377 millones 753 mil 546 pesos, al tipo de cambio actual). Sus principales acreedores son el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola y la Comisión Europea (órgano de gobierno de la Unión Europea), revelan documentos oficiales y datos de las propias instituciones.
 
Los pasivos se podrían incrementar hasta en 3 mil 800 millones de dólares (51 mil 718 millones de pesos) al terminar el sexenio de Felipe Calderón, indica en entrevista con Contralínea Ricardo Ernesto Ochoa Rodríguez, titular de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
 
Proyectos activos de las cuatro instituciones financieras –así como de Nacional Financiera– indican que a 13 días de que iniciara la administración de Vicente Fox Quesada se firmó el primer acuerdo. El objetivo, desarrollar el Programa de Financiamiento de Vivienda. El compromiso quedó pactado bajo el folio ME0137, del Banco Interamericano de Desarrollo.
 
El más reciente, con Felipe Calderón Hinojosa al frente del poder Ejecutivo, fue signado el pasado 23 de noviembre, con el Proyecto Eólico Mareña Renovables. El contrato crediticio ME-L1107 fue pactado con el mismo organismo.
 
Se trata de proyectos enfocados principalmente al apoyo de programas vinculados con el sector agropecuario, de desarrollo social, cambio climático y reducción en consumo de energía. Así, en los 11 años de administración panista se han acumulado 134 préstamos mediante planes que tendrán vigencia de pago hasta por dos décadas más.
 
Ernesto Ochoa Rodríguez, titular de la Unidad de Asuntos Internacionales de la SHCP, explica que la función de esta unidad es mantener las relaciones financieras con el resto del mundo, de manera bilateral y en diferentes foros. Actualmente, indica Ochoa Rodríguez, se mantienen negociaciones crediticias con el Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, el Banco Mundial y el Banco de Desarrollo de América del Norte, entre otros. Además, “tenemos la línea abierta con el Fondo Monetario Internacional, la Agencia Francesa de Desarrollo y el Banco Europeo de Inversiones. El grueso de los préstamos viene del Banco Mundial y del BID”.
 

BID, el mayor prestamista

 
El Banco Interamericano de Desarrollo encabeza la lista de los acreedores del gobierno mexicano. Los 77 créditos que ha otorgado, de diciembre de 2000 a noviembre de 2011, suman 16 mil 526 millones 286 mil 697 dólares (224 mil 922 millones 761 mil 946 pesos, con el tipo de cambio al 30 de noviembre pasado, 13.61 pesos por dólar).
 
De acuerdo con el padrón de préstamos que clasifica el BID, los montos más importantes pactados con este organismo fueron por 500 millones de dólares, asignados al Primer Programa Global de Crédito para el Desarrollo de Mercados Hipotecarios, y al Programa de Apoyos Directos al Campo; también le fueron otorgados 400 millones de dólares al Programa de Apoyo a la Agenda de Cambio Climático de México III. Así lo indican los datos de su portal de internet y el documento Informes anuales. Informe anual 2010.
 
Los reportes reflejan que en la actual administración los compromisos se incrementaron en 56.07 por ciento, con 10 mil 588 millones 398 mil 697 dólares (144 mil 108 millones 106 mil pesos). En tanto, durante el gobierno de Fox la deuda ascendió a 5 mil 937 millones 888 mil dólares (80 mil 814 millones 655 mil pesos).
 
Estrategia de país BID con México. Noviembre 2010–diciembre 2012 es el documento en el que la institución bancaria advierte que el gobierno mexicano se enfrenta a una “contracción económica importante, la pérdida de empleos y un aumento de la informalidad y la pobreza”, como consecuencia de “choques externos”.
 
Por lo que “ha adoptado un programa que busca mantener un equilibrio entre el impulso contracíclico y las necesidades de sostenibilidad de las finanzas públicas. La demanda de financiamiento externo del gobierno de México, que incluye el proveniente de organismos multilaterales, disminuiría en la medida en que el entorno económico se fortalezca.
 
“La Estrategia del Banco en el país cubrirá los últimos dos años del gobierno del presidente Felipe Calderón y servirá de transición a una nueva estrategia que orientará la relación del Banco con el país, a partir de 2013. Como tal, consistirá en un plan de acción dual que atienda los desafíos para mejorar el crecimiento económico de mediano y largo plazo, así como los retos coyunturales que enfrenta el país”.
 

Los pasivos con el Banco Mundial

 
El segundo organismo internacional con el que más se ha comprometido México es el Banco Mundial. La deuda con la institución que preside el estadunidense Robert Zoellick suma 9 mil 860 millones 270 mil dólares (134 millones 198 mil pesos), signados mediante 49 compromisos activos.
 
Al igual que con el BID, el gobierno calderonista ha sido el que mayores proyectos ha pactado con el Banco Mundial. La suma de los 40 planes de trabajo en un lustro de gobierno alcanza los 9 mil 372 millones 210 mil dólares (127 mil 555 millones 778 pesos). Durante la administración foxista, las cifras en rojo fueron por 488 millones 60 mil dólares (6 mil 642 millones 496 mil 600 pesos) e involucraron 10 planes a efectuar.
 
Con este banco, las “estrategias” tuvieron que ver con el combate a la pobreza y el financiamiento a la salud. Los “proyectos activos” de este organismo indican que se asignaron 1 mil 503 millones 760 mil dólares al proyecto Respaldo al programa Oportunidades, mediante el contrato P115067, pactados el 9 de abril de 2009.
 
El programa Financiamiento Adicional para el Soporte de Oportunidades significó el compromiso de 1 mil 250 millones de dólares, signado el 9 de noviembre de 2010. En tanto, el tercer plan más cuantioso, también por 1 mil 250 millones de dólares, fue el Soporte al Sistema de Protección Social en Salud, con el documento P116226.
 
En febrero pasado, Contralínea entrevistó a Harold Bedoya, gerente de Operaciones del Banco Mundial para México y Colombia, quien aseguró que México es el tercer cliente más importante para la institución de origen estadunidense, por la cartera que se maneja con el país. Sus antecesores son Brasil y China, en orden de importancia (Contralínea, 13 de febrero de 2011).
 
La Comisión Económica para América y el Caribe coloca a México como uno de los dos países de la región en donde se incrementaron los niveles de pobreza e indigencia entre su población, al igual que Honduras.
 
El organismo que depende de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó, el pasado 29 de noviembre, que el universo de personas que vivían en pobreza en el país era de 34.8 millones. La cifra registrada en 2010, es de 36.3 millones de habitantes, indica en su informe Panorama social de América Latina y el Caribe 2010.
 

Deuda, al alza

 
Los informes institucionales y oficiales muestran que el gobierno mexicano tiene compromisos por una suma de 75 millones de dólares con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, pactados a través de cinco proyectos de 2003 a 2010. Han sido enfocados al desarrollo sustentable y forestal en diversas partes de la república, conforme lo indica el organismo dependiente de la ONU y el documento Informes anuales. Informe anual 2010.
 
De los planes con la Comisión Europea, sólo se han firmado dos por un monto total de 17 millones 337 mil 759 dólares. Ambos proyectos, indica el documento de Nacional Financiera, llevan el nombre de Proyecto de Facilitación del Tratado de Libre Comercio Unión Europea-México, por 3 millones 337 mil 759 de dólares y Al Invest, por 14 millones de dólares.
 
Ricardo Ernesto Ochoa Rodríguez, titular de la Unidad de Asuntos Internacionales de la SHCP, indica que además de los montos ya comprometidos, México espera abrir nuevos créditos antes de que finalice la administración actual.
 
En las oficinas de Nacional Financiera, el funcionario expone: “Estamos en una etapa de construcción de lo que va a ser la cartera. Nosotros estamos previendo que podamos contratar alrededor de unos 1 mil 500 [millones] con el BID; así como de 1 mil 500 [millones] y 2 mil 300 millones de dólares con el Banco Mundial. Estamos tratando de identificar cuál va a ser la cartera de proyectos. Tenemos que construir una deuda de salida en la que podamos construir los vehículos para incorporar todos esos recursos. Un préstamo de 1 mil 500 millones es muy grande. Lo que tenemos que ver es cómo podemos constituir alrededor de cinco y ocho proyectos para poderlos utilizar como vehículos y que se puedan empezar a trabajar. Los sectores a los que podrían ir dirigidos estos planes son el forestal, educación, cambio climático, vivienda y pequeñas y medianas empresas”.
 
El servidor público presume: “Tengo en este negocio muchos años: cuatro sexenios. Éstos son temas relativamente continuos, estables, que se evalúan en función de los programas que van a ser los vehículos por los que se van a canalizar los recursos. Esa evaluación es externa, fortalece la objetividad del trabajo y sirve como puente para mantener los trabajos y la transición que en cada administración se da”. Con estas proyecciones, los compromisos que se podrían obtener en 2012, alcanzan pasivos hasta por 3 mil 800 millones de dólares (51 mil 718 millones de pesos).
 
 
[RECUADRO 1]
 
Los 19 mil millones de pesos perdidos
 
En el Informe del resultado de la revisión y fiscalización superior de la cuenta pública 2009, la Auditoría Superior de la Federación documentó que no se tenía el registro de los 19 mil millones de pesos comprometidos con el Banco Mundial. El préstamo fue proporcionado para superar la crisis económica de 2008. Sin embargo, en la fiscalización no se encontró evidencia de los proyectos que debían de desarrollarse con ese dinero (Contralínea, 17 de julio de 2011).
 
Ricardo Ernesto Ochoa Rodríguez, titular de la Unidad de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, indica que “todas las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación, excepto una, ya fueron solventadas. El destino de los recursos ya fue aclarado. El préstamo del que estamos hablando es uno para apoyar políticas públicas que permitieran afrontar la crisis de 2008. Dadas las situaciones de tensión en los mercados de capital, acudimos al Banco Mundial para que nos pudieran apoyar en esta fase crítica”.
 
Las políticas públicas, agrega, fueron canalizadas a través de las secretarías de Hacienda y Crédito Público, del Trabajo y Previsión Social y Economía. “Los impactos se vieron desde un principio; es un poco aventurado pensar cuáles hubieran sido los efectos de la crisis mundial sobre la economía mexicana de no haberse instrumentado esas políticas”.
 
De acuerdo con la Auditoría Superior, los 19 mil 46 millones 196 mil 800 pesos, endosados a México el 3 de diciembre de 2009, fueron etiquetados como Préstamo para Políticas de Desarrollo Económico en Respuesta a la Crisis Mundial.