El priísta que retó a Moreira

Autor:

El empresario Armando Guadiana Tijerina ha pagado desplegados en medios impresos en contra del llamado coahuilazo, ha impulsado la creación de una organización civil que exige cuentas sobre la deuda pública que Humberto Moreira y Jorge Torres heredaron a los coahuilenses y ha impugnado las bases para elegir al candidato a la Presidencia de la República del PRI, ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. En entrevista, el aún militante de ese partido político explica las motivaciones de su actuar

 
 
Piedras Negras, Coahuila. Si algo caracteriza a Armando Guadiana Tijerina es su abultado y negro bigote, sus botas y su sombrero tipo vaquero que le acompaña incluso en lugares cerrados, como en el restaurante donde concede esta entrevista.
 
De este coahuilense –dueño de las empresas Minerales Industrializados, Compañía Minera Caopas, y de la Ganadería Jesús Cabrera– se sabe ahora no por sus negocios, sino por su reciente activismo en contra del exlíder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) –Humberto Moreira Valdés–, a quien, sin embargo, patrocinó durante su candidatura al gobierno estatal en 2005.
 
Activismo que lo mismo le ha traído amigos que enemigos. La primera descripción que hace el también militante de ese partido sobre el exgobernador y sobre su hermano y sucesor en el cargo, Rubén Moreira Valdés, es que “son una vergüenza nacional”.
 
Aclara que este calificativo ya se los dijo públicamente en el desplegado que pagó en el diario Reforma y en medios impresos locales, a mediados de junio pasado y en el marco de las elecciones para el gobierno del estado. En efecto, ése se tituló “Humberto y Rubén Moreira, vergüenza nacional para los priístas”.
 
—Para mí es vergonzoso cómo nos enteramos de la deuda. Y luego, el Congreso del estado se hace [pasar] como cuerpo colegiado; se hace cómplice de todas las acciones del poder Ejecutivo. Se habla de empréstitos a corto plazo, por la necesidad imperiosa de [pagar la] nómina.
 
Agrega que “Cuando inició el gobierno de Moreira, el estado no debía un solo quinto a ninguna institución financiera. La única deuda era la operación normal del estado del orden de 300 millones a proveedores, obras en proceso y cuestiones de esa naturaleza, pero a bancos o instituciones financieras públicas y privadas no se debía un solo peso. Y ahora, a cinco años y medio, resulta que llegamos a 34 mil millones de pesos en deuda”.
 
Fue precisamente la revelación del endeudamiento de Coahuila –hecha por el precandidato panista a la Presidencia de la República, Ernesto Cordero, en junio pasado– el detonador de la lucha del ingeniero Armando Guadiana. A partir de entonces, el empresario impulsó la creación de Claridad y Participación Ciudadana, la organización civil que ha promovido amparos masivos en contra de la deuda pública de esa entidad.
 
—Quiero dejar en claro que realmente esto no se está haciendo solamente porque tuviera un agravio en lo personal, sino porque vemos una mala acción de gobierno. Se ha dañado el interés social y económico del estado, fundamentalmente, para el futuro. En lo personal, no tengo ningún problema con ellos [los hermanos Moreira].
 
Guadiana Tijerina explica que el daño económico no es el único legado del exgobernador Humberto Moreira. Está también la corrupción de la gente a través de la compra de votos; todo con tal de mantenerse en el poder, señala.
 
—¿Usted participó en el financiamiento de la campaña de Humberto Moreira a la gubernatura?
 
—No.
 
—¿No apoyó la campaña con recursos económicos?
 
—Bueno, apoyamos a través del partido. Sí. Porque soy integrante del partido y, en alguna medida, pues, sí lo apoyamos. Inclusive yo voté por Humberto Moreira cuando la elección. Los primeros meses de su gobierno realmente estaba viendo, así como hablamos en el mundo de los toros, que este muchacho iba a salir por la puerta grande. Era un trabajo intenso el que estaba realizando, pero luego se fue perdiendo en el gasto exagerado y cayó en esto [del endeudamiento].
 
—¿Con cuánto apoyó la campaña de Moreira?
 
—No, pues son cantidades nada importantes.
 
Aumenta intensidad de su pugna
 
La pugna con el exlíder nacional del PRI no se ha limitado al esclarecimiento de la deuda. El pasado 21 de noviembre, Guadiana Tijerina interpuso un juicio para la protección de sus derechos político electorales ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en contra de Humberto Moreira y de la secretaria general del partido, Cristina Díaz. Ello, por la presunta modificación irregular de la convocatoria para elegir al candidato presidencial de esa institución política.
 
—¿Para el PRI, está en riesgo la elección presidencial con este asunto de la deuda?
 
—En los zapatos del precandidato de nuestro partido a la Presidencia, yo sí siento que el presidente del PRI debió tener la mayor calidad moral. Para que todos los de este partido convenzan a otros ciudadanos apartidistas o de otro partido para que voten por él se necesita también que vaya a la cabeza gente bastante responsable y que no tenga el historial que ha salido últimamente [de Moreira].
 
 

Lo que espera

 
Rubén Moreira Valdés –uno de los dos priístas llamados “vergüenza nacional” por este empresario– tomó posesión del gobierno de Coahuila este 1 de diciembre. Al respecto, Guadiana Tijerina expresa: “Si el hermano va a empezar a tapar, a cobijar todas las deudas mal utilizadas, unas deudas mal gastadas, no es correcto. Nosotros lo que queremos es que si se desvió algún recurso que lo regresen al estado. Si lo malgastaron, pues que se castigue a los funcionarios del poder Ejecutivo. Difícilmente, eso sucederá ya con la estafeta en manos del hermano”.
 
Para el empresario, Humberto Moreira como jefe del poder Ejecutivo en su momento, “fue el más responsable de todos [los servidores públicos], independientemente de los funcionarios más cercanos que hicieron las actividades para la obtención de estos créditos y se inventaron hasta decretos que supuestamente había aprobado el Congreso del estado para obtener, sobre todo, los últimos tres créditos. Uno de 1 mil millones y otro de 2 mil millones [de pesos]”.
 
Armando Tijerina critica los nulos avances de las investigaciones. “Desgraciadamente, en nuestro México la justicia va a paso de tortuga. Nosotros no estamos de acuerdo con esos créditos; no sabemos dónde está ese dinero o si lo malgastaron. Si lo desviaron, pues que los regresen a las arcas del estado para pagarle a los bancos”.
 
De estos últimos, señala que también son cómplices. “Seguramente hubo comisiones que se repartieron algunos ejecutivos bancarios, algunos funcionarios del estado y abogados”.
 
Sometido a una fuerte presión, el empresario ha denunciado ya intentos de allanamiento en sus propiedades. También, ha sido expuesto públicamente a través de desplegados en medios impresos, de notas periodísticas y de videos en el portal Youtube, por supuestamente haber cometido diversos fraudes.
 
—¿Tiene miedo de Humberto Moreira o de que le pueda pasar algo por estas denuncias? ¿Hay preocupación por la integridad de su vida?
 
—Miedo no. Posiblemente, sí hay que tener precaución.
 
Sobre las informaciones en su contra, Guadiana Tijerina asevera: “Aquí, a través de la prestigiada revista de Contralínea, hago un llamado a la Procuraduría General de la República, a la Procuraduría General del estado de Coahuila, de que estoy a sus órdenes. Ahí tienen mis correos, mis teléfonos; vivo en la ciudad de Saltillo, saben dónde está mi oficina, dónde está la casa de ustedes. Una casa modesta, de clase media, normal. Y estoy a sus órdenes, tanto de la Procuraduría General de la República como de la Procuraduría General del estado y de la Secretaría de Hacienda. Yo cumplo con mis declaraciones [al fisco] mensuales y anuales en lo personal y en lo empresarial”.