Autor:

San Lázaro, explícale a López Obrador que los michoacanos son cardenistas; no perredista. Es cuanto
 
Los michoacanos se cansaron del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Se cansaron de nueve años de gobiernos estatales y de 11 años de gobierno federales ineficientes y deficientes. Se cansaron de la violencia, de la pobreza, del atraso. Eso pasó en Michoacán, según el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Humberto Moreira Valdés.
 
Votaron contra el PRD, pero también contra el Partido Acción Nacional (PAN). Ni todo el dinero desviado del gobierno federal les alcanzó para imponer el cacicazgo de la familia Calderón Hinojosa. No pudo el presidente Felipe Calderón imponer a su hermana, María Luisa Calderón, coinciden los líderes del priismo nacional y michoacano, Humberto Moreira y Antonio Guzmán Castañeda.
 
Los pleitos públicos y el enfrentamiento privado entre el gobernador Leonel Godoy Rangel y el presidente Felipe Calderón Hinojosa les dejaron claro a los michoacanos que su estado no iba a crecer ni salir de la crisis de pobreza y seguridad ni con el PAN ni con el PRD. Eso lo tienen claro en Michoacán; por eso salió la gente a votar, es la lectura que le da Humberto Moreira al triunfo del PRI.
 
No sólo el hartazgo michoacano por los malos gobiernos federal y estatal operó en las votaciones del domingo pasado. De hecho, el senador y candidato perredista Silvano Aureoles nadó contracorriente; luchó contra propios y extraños y dejó a su partido en la tercera posición en Michoacán.
 
El propio gobernador de Michoacán, Leonel Godoy Rangel, votó por el PRI, y trabajó en favor del ahora gobernador electo Fausto Vallejo Figueroa. No había peor escenario para el mandatario estatal que un sucesor panista, explican los diputados Ricardo López Pescador y Carlos Cruz.
 
La relación de Leonel Godoy con el expresidente municipal y ahora gobernador electo. Fausto Vallejo, desde que ambos militaban en el PRI michoacano, y hasta los últimos dos años en los gobiernos de Morelia y del estado, respectivamente, le da mayor confianza para no correr la suerte de su medio hermano, el diputado desaforado y prófugo, Julio César Godoy Toscano, y por supuesto confía en la promesa del priista: “trabajar a partir de ahora por la reconciliación”.
 
El abanderado del PRD cargó la cruz de su líder nacional Jesús Zambrano, y la derrota en Michoacán fortaleció a Andrés Manuel López Obrador en la encuesta que lo hizo candidato presidencial de las izquierdas para el 2012, sobre el jefe de gobierno del Distrito Federal y ahora aspirante al Senado de República, Marcelo Ebrard Casaubón, como explica el diputado Gerardo Fernández Noroña, quien por su lado da por hecho que él será el candidato para el gobierno de la ciudad el año próximo: “me subestiman y ya se demostró quién manda”.
 
Las lecciones del pasado también tuvieron su peso en estas elecciones. La diferencia entre el candidato a gobernador del PRI en 2007, Jesús Reyna García, y el ahora gobernador electo, Fausto Vallejo Figueroa, fue dejar de lado las ambiciones personales, fue lograr la unidad en torno a un programa y una persona, afirma el líder del PRI en Michoacán. Antonio Guzmán Castañeda.
 
El presidente nacional del PAN, el senador Gustavo Madero, y la candidata de ese partido, María Luisa Calderón Hinojosa, sabían de su derrota y la justificaban con supuestos actos de vandalismo, de robo de urnas, de secuestro de panistas. Nada probaron desde el mediodía del domingo electoral.
 
El hecho es que entre los detenidos por delitos electorales no había priistas, ni narcos, pero sí estaba el hijo del excandidato a gobernador por el PAN, Salvador López Orduña, ahora director del Fideicomiso Fondo Nacional de Habitaciones Populares.
 
Efectivamente no hubo secuestros de panistas ni grupos armados del narcotráfico en las elecciones de Michoacán, pero sí otro protagonista: Joaquín Guzmán Loera el Chapo. No fue a favor del PRI, ni a favor del PRD o su gobernador Leonel Godoy. Fue en contra del PAN, explica un comandante de la Policía Federal preventiva en Michoacán, a quien llamaremos sólo Artega.
 
La presencia del capo del narcotráfico se hizo notar con una orden: “no se puede votar por el PAN; son unos traidores que no respetan acuerdos”, según dice Artega al referirse a la captura de Víctor Manuel Félix Félix, el Señor, operador financiero de Guzmán.
 
¿Convoyes? ¿Armas? Cuáles. ¿Secuestros? Para qué. ¿Cómo íbamos a mantener a tanta gente encerrada 10 horas? Nada de eso. Acá sí hay disciplina. No hubo necesidad de violencia o uso de armas, como dicen los medios. La gente entiende; no es tonta, y acá viven de la droga casi en todo el estado, hasta los panistas. La gente estaba más espantada por los militares y los policías que entraron a los pueblos en operativos. Esos sí pedían el voto para el PAN, aseguró Arteaga.
 
Otro ganador en Michoacán fue el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Humberto Moreira. Se alejan los rumores de su salida de la dirigencia del PRI. No se va el 19 de noviembre, como muchos aseguraban, a pesar de que en la última conferencia de prensa que dio en Morelia, a la media noche del lunes 14, algunos reporteros asistentes afirmaban que anunció su salida para ser senador, lo que fue desmentido de inmediato por el secretario de prensa del PRI, Dante Pinal, aunque a su secretario de Imagen, Guillermo Sesma, le pasó en blanco extasiado por su gran idea de una “F” gigantesca en la casa de campaña, por la que no dejaba de alabarse.
 
El triunfo en Michoacán le va a dar un descanso al líder del partido Humberto Moreira, dice el diputado Fermín Motes Cavazos. Tendrán que buscar otro blanco los panistas, dice la diputada Margarita Liborio. Nunca han probado nada ilegal en Coahuila ni lo probarán, porque no hay nada; el triunfo de Fausto Vallejo es un logro, no una justificación, dijo, por su parte, el diputado Carlos Nicolás Bellizia.
 
San Lázaro, el PRD va para atrás; ¿les alcanzará un pejelagarto para comer en el 2012? Es cuanto
 
*Periodista