Autor:

La Comisión Nacional del Agua adjudicó nueve contratos para la construcción del Túnel Emisor Oriente, que implican más de 15 mil 500 millones de pesos, sin convocar a licitaciones públicas. Entre los beneficiarios están Grupo Carso –propiedad del empresario Carlos Slim– e Ingenieros Civiles Asociados. José Miguel Guevara Torres, funcionario de la Conagua, “justifica”: “No vamos a estar haciendo concursos limpios y transparentes en lo que la gente se está ahogando”. Para la Auditoría Superior de la Federación, hay irregularidades en el uso del presupuesto de ese proyecto, que en total ascenderá a 19 mil 500 millones

 
Carso Infraestructura y Construcción (propiedad del empresario Carlos Slim), Ingenieros Civiles Asociados (de Bernardo Quintana Isaac), Construcciones y Trituraciones (de Enrique Lavin Higuera), Constructora Estrella (de Pedro López Vázquez) y Lombardo Construcciones (de Adrián Lombardo Aburo) son las cinco empresas beneficiadas con contratos directos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para la construcción del Túnel Emisor Oriente.
 
Sin licitación de por medio, el consorcio integrado por esas compañías recibió nueve ajudicaciones directas de la dependencia que encabeza José Luis Luege Tamargo. Esos contratos implican, cuando menos, 15 mil 618 millones 992 mil 988 pesos, de los 19 mil 500 millones que han sido presupuestados para la obra.
 
La supuesta justificación de las adjudicaciones fue que sólo así se podría concluir el Túnel en 2012 y disminuir el riesgo inminente de inundaciones en el Distrito Federal; el argumento fue aprobado por las secretarías de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de la Función Pública (SFP), así como por la Auditoría Superior de la Federación.
 
Además, 131 millones 715 mil 123 pesos se han destinado a consultoría, promoción y difusión del Túnel. Estos contratos fueron firmados entre el 14 de mayo de 2008 y el 30 de mayo de 2011. Incluyen asesorías y supervisión técnica administrativa; spots en televisión; renta de salones, mobiliario, equipo de audio y video para eventos; traducción y subtitulaje de videos institucionales; gorras y plumas, de acuerdo con datos obtenidos del Portal de Obligaciones de Transparencia.
 
José Miguel Guevara Torres, coordinador general de Proyectos Especiales de Abastecimiento del Agua Potable y Saneamiento del Valle de México, en entrevista con Contralínea justifica la adjudicación directa al consorcio Constructora Mexicana de Infraestructura Subterránea (Comissa), integrado por Carso Infraestructura y Construcción, Ingenieros Civiles Asociados (ICA), Construcciones y Trituraciones, Constructora Estrella y Lombardo Construcciones.
 
“Hasta la lumbrera cinco, estamos haciendo el Túnel en lodo. Aquí tenemos arcillas mosmorinolitas. ¿Quién ha hecho túneles en el Valle de México? ¿Quiénes hicieron el Túnel Emisor Central? Compañías mexicanas. Además, ¿cuánto tiempo toma un concurso internacional? Nueve meses. Si la obra no se empezaba hoy en la tarde se nos colapsa el otro túnel y se nos inunda la Ciudad [de México]; las pérdidas serían inconmensurables. No vamos a estar haciendo concursos limpios y transparentes en lo que la gente se está ahogando.”
 
La Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas y la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público establecen que las dependencias y entidades podrán adjudicar de manera directa cuando peligre o se altere el orden social, la economía, los servicios públicos, la salubridad, la seguridad o el ambiente de alguna zona o región del país como consecuencia de caso fortuito o de fuerza mayor.
 
La Auditoría Superior de la Federación, órgano coadyuvante de la Cámara de Diputados, revisó el gastó de 1 mil 952 millones 531 mil 900 pesos destinados a la adquisición de maquinaria y construcción del Túnel Emisor Oriente ?auditoría financiera y de cumplimiento 09-0-16B00-02-0315 y de inversiones físicas 09-0-16B00-04-0767?. Las conclusiones se integran en el Informe del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2009.
 
 
La Gerencia de Infraestructura Hidráulica Pluvial (GIHP) no envió al Órgano Interno de Control el análisis de propuestas y razones para la adjudicación directa.
 
Los requisitos establecidos en la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios “otorgan la garantía de legalidad a los gobernados de que efectivamente se está cumpliendo con la transparencia en el manejo de recursos públicos”, comenta Ximena Ugarte Trangray, abogada en derecho y gestión ambiental. La “omisión por error o por dolo” de no enviar el informe al Órgano Interno de Control, en los términos planteados por la legislación, “deja en estado de indefensión a los contribuyentes”.
 
El contrato SGAPDS-GIHP-DFMEXHGO-08-008-RF-AD, originalmente de 9 mil 595 millones 580 mil 555 pesos, aumentó en 45 millones 55 mil 400 pesos porque la Comissa incluyó “indebidamente” un precio superior en su análisis; la Conagua lo permitió. Las constructoras tendrían que concluir la obra el 15 de septiembre de 2012.
 
La abogada Ugarte Trangray explica que “ante este hecho, la gestión de la Comisión es ilegal. Si el costo se incrementó 45 millones, [fue] porque la Conagua aceptó indebidamente que se incluyera el precio alzado en su análisis; hay responsabilidad de los servidores públicos y su posible implicación en un fraude”.
 
El 25 de marzo de 2009 se realizó el primer pago a Grupo Carso, por 685 millones 472 mil 100 pesos. La Conagua no presentó la evidencia documental que demuestre el avance en la obra, tal como lo indica el Anexo 3 “Programa y sitio de entrega de los equipos y programa de pagos” del contrato CNA-SGAPDS-GIHP-001/2009.
 
El acuerdo SGAPDS-GIHP-DFMEXHGO-08-011-RF-AD también tuvo irregularidades. Dirac, Lumbrera y Túneles, y Consultoría Integral de Ingeniería omitieron las diferencias entre los ingresos y egresos, lo que provocó un incremento de 9 millones 957 mil 300 pesos. La supervisión técnica, administrativa y el control de calidad del Proyecto Ejecutivo y de la Construcción para la cual se firmó el convenio debe terminar el 10 de diciembre de 2012 y consistía en 651 millones 401 mil 500 pesos.
 
Juan Antonio Montalvo Gochicoa, gerente de Programación y Control de la Conagua, explica que la diferencia crea un factor de financiamiento que se aplica a los precios unitarios. “El error ya fue corregido para el futuro. El planteamiento a veces no es el correcto; en las confrontas con la Auditoría Superior de la Federación se aclara”.
 
La Comisión Nacional del Agua retuvo 143 mil pesos, los cuales fueron entregados a la Tesorería de la Federación ?38 mil 700 para la SFP y 104 mil 300 al Instituto Mexicano de Desarrollo Tecnológico?. No obstante, la entidad fiscalizada no reintegró los 5 mil 400 pesos de intereses generados.
 
El 28 de julio de 2010 se revisó el estado de las seis máquinas tuneladoras y equipo de rezaga adquirido con Ingenieros Civiles Asociados y Carso, contratos CNA-SDGAPDS-GIHP-001-2008 y CNA-SDGAPDS-GIHP-001-2009. Las tres tuneladoras de la marca Robbins se encontraron sin ensamblar ?los trabajadores de la obra informaron que éstas se armarían en septiembre de ese mismo año? y de las otras tres, de la marca Herrenknecht, dos estaban siendo armadas (S-519 y la S-498) y una (S-497) se encontró inoperable debido a una inundación en febrero de 2010. Al cierre de la auditoría (agosto de 2010) no se había terminado de pagar.
 
La cuenta 12206-00001-00003 “Maquinaria” y el inventario no correspondía con el costo real del equipo adquirido; la Conagua no registró 576 millones 561 mil 900 pesos que fueron utilizados para pagar seis máquinas tuneladoras y los equipos de rezaga que se hicieron a través del contrato de mandato.
 
A decir de Ximena Ugarte, “la falta de conciliación de cifras” podría traducirse en un nuevo fraude. En este caso, la Comisión tendrá que explicar por qué no registró en su patrimonio ese dinero y por qué no corresponde el inventario con lo adquirido.
 
La Gerencia de Infraestructura Hidráulica Pluvial no entregó copia de los inventarios de las maquinas tuneladoras y equipo de rezaga; implicaba el riesgo de una sobrevaluación del inventario con relación a la póliza del seguro.
 
 
Las políticas, bases y lineamientos indican que los contratos de bienes y servicios requerirán una garantía del 15 por ciento del monto total de lo acordado. No obstante, Ingenieros Civiles Asociados presentó a la Conagua una póliza de fianza por 87 millones 146 mil 200 pesos y una ampliación por 91 millones 67 mil, esto es sólo el 10 por ciento de lo establecido por el Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios.
 
Para la abogada Ugarte, los funcionarios deben atender a principios de legalidad, transparencia y rendición de cuentas; por lo que esta observación de la Auditoría Superior tendrá que atenderse a lo largo de la construcción del Túnel Emisor.
 
“Hay que dar a conocer estas irregularidades para que Hacienda dé trámite a las denuncias correspondientes y la [Secretaría de la] Función Pública inicie un procedimiento para fincar responsabilidades a los servidores públicos involucrados. Porque, reitero, no es su dinero sino de los ciudadanos.”
 
En el Reglamento Interior de la Conagua, publicado el 30 de noviembre de 2006, se enumeran las funciones de cada área. Sin embargo, la Subdirección General de Drenaje y Saneamiento, las gerencias de Recursos Financieros, Materiales y de Infraestructura Hidráulica Pluvial no tenían su manual de procedimientos actualizado; tampoco se documentó la gestión que debía hacerse ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para que se publicaran en el Diario Oficial de la Federación.
 
La Auditoría Superior de la Federación no empieza por acusar, sino por preguntar, señala el ingeniero José Miguel Guevara y añade que las observaciones se han cubierto por completo.
 
Montalvo Gochicoa puntualiza que “estas observaciones son preliminares y no definitivas. Cuando salen los resultados [de las auditorías] tenemos confrontas, así se llaman, con la [Auditoría] Superior de la Federación y la Función Pública. Vamos a decir que ellos tienen unas dudas, las plantean y les proporcionamos información. Estas observaciones son de 2009; ya se resolvieron. Llevamos [solventadas] el 90 por ciento de las de 2010”.
 
A decir de la ambientalista Ximena Ugarte, la Conagua beneficia a grandes empresas con proyectos que no se sabe si funcionarán. “Cumple sus funciones, pero no lo ha hecho bien a lo largo de su historia. No se pueden hacer obras por cuestiones inmediatistas. ¿Qué política ha generado la Conagua para llegar a estas situaciones de riesgo como posibles inundaciones, por las cuales el Túnel Emisor Oriente es construido a contratiempo?”.
 
A finales de 2012 tendría que concluirse la obra. Guevara Torres reconoce que no será así: “Una lluvia que cayó en Ecatepec inundó un túnel; eso nos provocó un retraso de un año. Después, tuvimos un desgaste extraordinario de la máquina tuneladora por núcleo de arena que es abrasivo. También hemos tenido diferencias en el aspecto geológico que nos han obligado a reconsiderar toda una serie de cosas. Sumando todo esto nos da dos años más; va para 2014, pero hoy la Ciudad [de México] ya tiene una protección que no tenía cuando entró esta administración.
 
“El Túnel de San Gotardo que está en Suiza tiene 4 kilómetros menos; es un poquito más corto; tardó tres años en proyecto y seis en obra; en total, nueve. Aquí en México, el Túnel Emisor Oriente se terminará en cinco o seis años, con proyecto y obra”, finaliza Juan Antonio Montalvo.
 

Antecedentes del Túnel

 
José Miguel Guevara Torres relata que el expresidente Ernesto Zedillo pactó con el Banco Interamericano de Desarrollo y con el de Cooperación Internacional de Japón un crédito para impulsar un proyecto en materia hidráulica; sin embargo, Cuauhtémoc Cárdenas, recién electo jefe de Gobierno del Distrito Federal, se negó a firmar el convenio, por lo que “el fideicomiso que creó Zedillo se quedó sin ruedas (sin dinero)”, reitera.
 
El Fideicomiso 1928 es operado por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, a través de la Comisión Nacional del Agua. Se ha financiado, principalmente, por el pago del agua en bloque de los ciudadanos del Distrito Federal.
 
José Luis Luege Tamargo, titular de la Comisión, presentó al presidente Felipe Calderón el Programa de Sustentabilidad Hídrica de la Cuenca del Valle de México, con aportes del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Colegio de Ingenieros Civiles.
 
“El Instituto de Ingeniería hizo un estudio. Si el Emisor Central se colapsara en temporada de lluvias, todo el centro de la Ciudad [de México] se inundaría al grado de que el Aeropuerto y el Metro dejarían de funcionar. Los daños serían de miles de millones de pesos y los problemas de salud inconmensurables; ésta fue la justificación para construir el Túnel Emisor Oriente”: Guevara Torres.
 
 
  
 
 
El representante de la Conagua asegura que la principal delegación afectada sería Venustiano Carranza que, según el Censo de Población y Vivienda 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, tiene 430 mil 978 habitantes.
 
El 9 de junio de 2008 fue registrado el proyecto de construcción del Emisor Oriente ante la SHCP. Consiste en la excavación de lumbreras con maquinaria tuneladora, fabricación de dovelas de concreto reforzado, revestimiento, y portales de entrada y salida.
 
La obra inicia en el Distrito Federal, atraviesa el Estado de México y concluye en Hidalgo. Tiene como fin desalojar aguas residuales y pluviales que se acumulan en la Ciudad de México y su zona conurbada para evitar inundaciones. Su diámetro será de 7 metros y su longitud de 62 kilómetros. Se prevé que cuente con una capacidad de desalojo de 150 metros cúbicos por segundo.
 
El Comité Técnico del Fideicomiso 1928, presidido por la Subdirección General de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento de la Conagua, autorizó 6 mil 554 millones 17 mil 500 pesos, aportados por los gobiernos del Estado de México y el Distrito Federal, para la realización de la obra. La Comisión, con la permisión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, otorgó una cantidad similar. En total, el monto asciende a 13 mil 108 millones 35 mil pesos.
 
“Aunque la obra es tripartita (Estado de México, Distrito Federal e Hidalgo), quien lleva la administración del proyecto es la Conagua. El gobierno del Estado y el Distrito Federal dieron 25 por ciento de la inversión cada uno y el resto es del gobierno federal”, indica Pablo Trejo, coordinador de la Unidad de Atención a Medios de Comunicación de la Secretaría de Agua y Obra Pública del gobierno mexiquense.
 
 
 
Inversión total del Túnel Emisor Oriente: 19 mil 500 millones de pesos
 
Aportación federal, a través de la Comisión Nacional del Agua: 12 mil 946 millones de pesos
 
Aportación de los gobiernos del Estado de México y el Distrito Federal: 3 mil 277 millones (cada uno)