Nuestros lectores

Autor:

Amenazan a integrantes del Comité Cerezo
El 9 de noviembre pasado, a las 12:38 horas, se recibió en comitecerezo@nodo50.org (cuenta electrónica de la organización de derechos humanos Comité Cerezo México) un texto con amenazas de muerte, del que reproducimos algunas partes:
“[…] Que quede muy claro no habrá día, mes u año en que nosotros estaremos al pendiente de todo, incluso de platicar con ustedes, que ya lo hemos hecho con Francisco cerezo el ‘inteligente’, que de eso nada tiene, […] Ojalá cambies francisco, nosotros te vamos a ayudar a cambiar. Como vez? “Sabemos que no tendremos respuesta, sabemos que su silencio es su ‘inteligencia’, pero sabes francisco y compañía, que también el silencio mata.
“Que tal Alex, como te va? […] Antonio? Salúdanos al que no sabe escribir… Héctor? Que tal el amor eterno… Emiliana hermosa, saludos de todos nosotros…
“PD. Ni modo, aquí como siempre, puestos como un calcetín. Al rato nos vemos donde siempre.” (sic).
Señalamos que en dicho texto podemos identificar el significado de algunas palabras o frases que a continuación exponemos junto con el perfil de los amenazados:
“[…] pero sabes francisco y compañía” (sic). Se refieren a Francisco Cerezo Contreras, quien desde agosto de 2001, es miembro fundador de la organización. Actualmente es coordinador del Comité Cerezo México. Además, es beneficiario de las medidas cautelares MC-246-06 emitidas el 30 de octubre de 2006, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Por “compañía” se refieren a los integrantes del Comité Cerezo México.
“Que tal Alex, como te va?” (sic). Aluden a Alejandro Cerezo Contreras, expreso de conciencia, quien, tras permanecer recluido de 2001 a 2005, fue exonerado de todo delito. También es beneficiario de las medidas cautelares de la CIDH (MC-246-06); actualmente es el representante de la Asociación Civil Acción Urgente para Defensores de los Derechos Humanos, AC (legalmente constituida) y coordinador del Protection Desk México (iniciativa de Protection International). También participa activamente en la construcción de un mecanismo federal de protección a defensores de derechos humanos y periodistas ante el poder Ejecutivo; ha impulsado una ley general de protección a defensores y periodistas en la Cámara de Senadores; es autor de la propuesta de directrices generales para conocer y atender medidas de protección a favor de periodistas y/o profesionales de la comunicación, defensores y/o defensoras de derechos humanos, así como servidores públicos, en los casos en que esté en riesgo su integridad en el Distrito Federal.
“Antonio? Salúdanos al que no sabe escribir…” (sic). Se refieren a Antonio Cerezo Contreras, expreso de conciencia, quien de 2001 a 2009 permaneció injustamente preso. Desde su liberación se integró al Comité Cerezo México, actualmente es coordinador del área internacional. Con la frase el “que no sabe escribir” hacen referencia a su hijo Camilo Gabriel Cerezo Aguilar, de dos años de edad. Cabe mencionar que la madre también es integrante activo del Comité.
“Héctor? Que tal el amor eterno..” (sic). Se refieren a Héctor Cerezo Contreras, expreso de conciencia, quien permaneció injustamente recluido de 2001 a 2009. Al igual que Antonio, se integró al Comité Cerezo México, actualmente es el coordinador del área de acompañamiento, además de ser el director de la revista Revuelta. El 21 de marzo pasado Héctor y Antonio Cerezo Contreras participaron en la reunión con el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que tuvo lugar en las oficinas del representante de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, en el Distrito Federal. En dicha reunión presentaron parte del Informe sobre la desaparición forzada en México 2011, en cuya elaboración participaron. Éste señala la responsabilidad del Estado en el incremento de la desaparición forzada en México.
“Emiliana hermosa” (sic). Aluden a Emiliana Cerezo Contreras, miembro fundador del Comité Cerezo México, quien también es beneficiaria de las medidas cautelares de la CIDH, MC-246-06.
Los integrantes del Comité Cerezo han recibido 13 amenazas de muerte en los 10 años de trabajo que tienen como organización de derechos humanos. Tres de los amenazados son beneficiarios de las medidas cautelares MC-246-06, emitidas el 30 de octubre de 2006 por la CIDH. Tres de ellos fueron presos de conciencia: Alejandro, tres años y medio; mientras que Antonio y Héctor, 7 años y medio. La abogada que llevaba el caso, Digna Ochoa y Placido, fue asesinada el 19 de octubre de 2001.
En 2011 el Comité Cerezo capacitó a las comisiones de documentación de violaciones a los derechos humanos de dos espacios organizativos: La Coordinadora Metropolitana contra la Militarización y El Movimiento de Paz con Justicia y Dignidad (encabezado por el poeta Javier Sicilia).
Presentó, en agosto pasado, el informe Saldos de la represión 2009-2010: una guerra contra el pueblo, donde documenta las diversas estrategias de graves violaciones a los derechos humanos del Estado como la desaparición forzada, la ejecución extrajudicial, la prisión por motivos políticos y la paramilitarización en México.
Ha participado en reuniones ante instancias internacionales, el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la ONU, durante su reciente visita oficial a México en marzo pasado, y la reunión con la Relatoría para México de la CIDH, durante su visita de trabajo al país en septiembre pasado.
El Comité Cerezo México es integrante de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos todos los Derechos para Todas y Todos. Participa en la Campaña Nacional contra la Desaparición Forzada y en el Tribunal Permanente de los Pueblos, capítulo México. Este es un tribunal ético internacional de carácter no gubernamental.
Esta amenaza es recibida ocho días después del asesinato del activista y tesista universitario de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, Carlos Sinuhé Cuevas Mejía, ocurrida el 26 de octubre. Dicho asesinato, como mencionó el Comité Cerezo México en su comunicado sobre este hecho, ha provocado un clima de miedo y confusión que está siendo aprovechado por el Estado para impulsar una serie de ataques, amenazas y hostigamientos en contra del movimiento social, estudiantil y de derechos humanos, así como para generar rumores y mentiras que favorezcan las agresiones en contra de los integrantes de la comunidad universitaria, organizaciones sociales y de derechos humanos.
El 2 de noviembre, el Comité Cerezo México emitió una acción urgente por la detención arbitraria, golpes y agresiones en contra de 29 participantes de la Marcha por la Paz en Ciudad Juárez, Chihuahua, así como los ataques en contra de los reporteros que cubrían la manifestación por parte de agentes de la policía municipal encabezados por el secretario de Seguridad Pública, teniente coronel Julián Leyzaola Pérez.
Comité Cerezo México; Acción Urgente para Defensores de los Derechos Humanos, AC; Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, AC; Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez; Centro Nacional de Comunicación Social, AC; Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos; Asociación Mundial de Radios Comunitarias-México; Protection Desk México; Protection International; Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, AC; y Servicios y Asesoría para la Paz, AC
———————————————————————–
Intimidaciones contra defensores de derechos humanos de Chiapas
Margarita Martínez y Adolfo Guzmán Ordaz son esposos. Ambos defienden derechos humanos en el Sur de Chiapas. El 20 de octubre pasado Margarita Guadalupe Martínez Martínez, encontró un sobre debajo de su coche. Antes de recogerlo, preguntó a los policías que custodiaban su domicilio en ese momento si habían visto algo, a lo que los custodios respondieron no haber visto nada ni a nadie. Abrió el sobre y en su interior encontró una nota dirigida a su esposo, con el siguiente mensaje:
“PARA QUE SEPAS NO HAY JUSTICIA MEJOR SIERRA LA BOCA SI NO QUIERES DESAPARECER SOMOS LA LEY Y ESTAMOS PROTEGIDOS MUERTE MUERTE MUERTE” (sic).
Ese mismo día llegaron a la casa seis representantes de la Procuraduría General de Justicia estatal. Según Guzmán y Martínez, los funcionarios mostraron una actitud agresiva e intimidatoria, y se negaron a respetar la petición de la pareja de que no los filmaran. Los funcionarios no se marcharon hasta que Adolfo Guzmán Ordaz llamó al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casaspara denunciar dicho agresivo comportamiento.
El 26 de febrero de 2010, Martínez Martínez fue raptada por dos hombres no identificados; fue atacada violentamente y se le advirtió que sería asesinada si no abandonaban el caso contra los oficiales de policía involucrados en el allanamiento de su casa en noviembre de 2009. Este ataque se produjo después de que Guzmán Ordaz hubiera recibido varias amenazas de muerte, en diciembre de 2009 y enero de 2010.
Se considera que las amenazas de muerte contra Guzmán Ordaz tienen una relación directa con las investigaciones en curso sobre el ataque del 26 de febrero de 2010 contra Martínez Martínez y el allanamiento de su casa en 2009. Ambos incidentes están a su vez relacionados con el trabajo de Guzmán Ordaz en la defensa de derechos humanos, en particular de los derechos de los pueblos indígenas y de los campesinos. Front Line manifiesta su grave preocupación por la integridad física y sicológica y por la seguridad de Guzmán Ordaz, Martínez Martínez y su familia.
Front Line
Amnistía Internacional
———————————————————————–
Repudian asesinato de investigador de la UNAM en Morelos
El asesinato del investigador Ernesto Méndez Salinas, ocurrido el 8 de noviembre pasado en Cuernavaca, Morelos, ha golpeado nuevamente a la comunidad académica y universitaria, en un hecho que se suma a la incontenible ola de violencia que azota a la población morelense sin que haya una política institucional capaz de enfrentarla, detenerla, prevenirla y que garantice la vida y los derechos humanos.
Este es el segundo caso que sucede en Morelos contra la comunidad universitaria: el 5 de agosto pasado fue la desaparición de la investigadora Yadira Dávila Martínez, de 37 años de edad, sin que hasta la fecha haya justicia.
Méndez Salinas se desempeñaba como investigador del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el Campus Chamilpa, ubicado en Morelos. Fue víctima de una agresión mortal a las 23:40 horas, cuando circulaba en su camioneta en una de las principales avenidas de Cuernavaca (Teopanzolco), sin que sus asesinos fueran detenidos.
La comunidad académica de la UNAM llevó a cabo una movilización hacia la funeraria para acompañar a los familiares de Méndez Salinas. Exigimos una investigación inmediata y a fondo de estos casos y que se esclarezcan los hechos para que no queden impunes, como muchos otros, toda vez que la mayoría de los crímenes de estudiantes, mujeres, jóvenes, trabajadores, empleadas, trabajadores, taxistas, carniceros, hojalateros, albañiles, electricistas y deportistas –que nada tienen que ver con la delincuencia organizada–, no se han esclarecido ni se han localizado a los culpables para juzgarlos y sancionarlos legalmente.
El clima de inseguridad afecta a todos los sectores de la sociedad y el costo humano se ha elevado de manera sostenida durante el actual gobierno panista. Todas las medidas que se han anunciado han sido insuficientes, erráticas y carentes de resultados. Contrario a la versión oficial, en el sentido de que se está controlando a los grupos y personas que cometen ilícitos, la violencia desbordada cuenta con el aval y complicidad de los cuerpos policíacos y funcionarios que se ven inmersos en procesos de corrupción y vinculación con quienes cometen los crímenes. La impunidad es la garantía de que esos delitos se seguirán cometiendo.
Nuestra organización llama a todas las autoridades a poner atención a estos casos y que así como hemos señalado puntualmente que la violencia feminicida sea atendida con celeridad, demandamos que todos los crímenes cometidos en contra de personas a las que inmediatamente se les trata de vincular con la delincuencia organizada sin que puedan defenderse, sean esclarecidos.
Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, AC