Mazahua en la urbe

Autor:

Selene Venegas 

Llegó a la Ciudad de México a vender prendas de ropa y muñecas bordadas en tejidos naturales. Agustina Mondragón, mazahua sexagenaria, obtiene de su trabajo 30 pesos al día y vive junto a un basurero en la colonia Chimalhuacán. Luego de 50 años en la ciudad más poblada de América, la metrópolis sigue siendo un espacio hostil para ella. La pobreza y el hambre la desterraron de su comunidad cuando no contaba aún con 10 años de edad: Loma Grande, municipio de San Felipe del Progreso, Estado de México.

 [oqeygallery id=4]