Autor:

San Lázaro, háblale a la Virgen de nosotros; urge. Es cuanto
 
La de hoy a las 11 de la mañana será una cita inútil en la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados que preside el diputado Alberto Becerra Pocoroba: sus integrantes no pueden llegar a un acuerdo en crecimiento económico, el precio del barril de petróleo e impuestos a las gasolinas (cómo determinar cuánto ingresó habrá en 2012 sin esas bases).
 
Ojalá el diputado Jorge Carlos Ramírez Marín conserve aquel reloj que recibió hace un año, pues habrá de recurrirse al mágico y socorrido reloj legislativo para sacar con tiempo y de acuerdo con la ley el Presupuesto de Egresos y el paquete fiscal de 2012.
 
Se acerca el plazo constitucional para dictaminar en la Comisión de Hacienda y votar en el pleno el proyecto de ingresos y la recesión ya les llegó en esa comisión. Ya el diputado Alberto Cano Vélez habla de modificar el déficit público de 0.2 a 0.5 por ciento del producto interno bruto (PIB); la fincada décima nos da 15 mil millones de pesos más.
 
Ya se presentaron diferencias incluso entre diputados del mismo partido, y vemos como el diputado David Penchyna se aleja de la postura priísta y se acerca a la del Partido Acción Nacional (PAN) en sus apreciaciones, cálculos y propuestas, ya enfrentadas a las que presentan los diputados Alberto Cano, Baltazar Hinojosa. Y Sebastián Lerdo de Tejada ya se maneja sólo, dice uno de éstos. Desde hace tiempo no se alinea a lo acordado con el coordinador, el diputado Francisco Rojas.
 
Las variables que vienen en el proyecto de presupuesto van a ser ajustadas y aun cuando el gobierno se opone a elevar el déficit público, dice el diputado Sebastián Lerdo de Tejada, tenemos que ser consientes de un escenario económico global adverso.
 
Y el del PRI coincide con el diputado Mario Di Costanzo en que el crecimiento económico podría reducirse del 3.5 por ciento proyectado al 2.8 por ciento o, incluso, menos: hasta 2.5 por ciento. Habrá que recargarse en el déficit, insiste el diputado y presidente del Colegio Nacional de Economistas, Alberto Cano Vélez.
 
Frente a este panorama parecen inútiles las solicitudes de más recursos de los gobernadores que, ajenos al atorón en la Comisión de Hacienda, cabildean aumentos a su presupuesto. Tal fue el caso de la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, que pidió 4 mil millones de pesos, sólo para igualar el monto del año pasado.
 
La yucateca presentó 59 proyectos, entre los que se encuentran de nueva cuenta el Palacio de la Civilización Maya y el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán: 10 son considerados emblemáticos: 40, de consolidación, y nueve registrados ante la Secretaría de Hacienda, como se lo expuso al presidente de la Comisión de Presupuesto, Alfonso Navarrete.
 
Es tal la necesidad de recursos que el gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, se reunió en privado con el coordinador de los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Francisco Rojas, para pedirle apoyo en su solicitud de 3 mil 741.4 millones de pesos.
 
Sin acuerdo en la Comisión de Hacienda, todas esas previsiones, solicitudes y cabildeos carecen de sentido; incluso la Comisión de Justicia, encabezada por el diputado Humberto Benítez, suspendió la discusión en el seno de esa comisión sobre el proyecto de presupuesto que deben presentar a la Comisión de presupuesto los próximos días.
 
No se prevé un avance este miércoles en la comisión de Hacienda y de plano por qué no aplicar la Ley de Ingresos de este año para el 2012, dice el diputado Mario Di Costanzo: todos ganan, nada más con el precio del barril de petróleo que se calculó para 2011 en 89.7 dólares y este año la propuesta de Felipe Calderón lo pone en 100 dólares, aunque los economistas advierten que puede bajar a 84.9 dólares. Por qué no y así todos al pleno para que haya quórum.
 
Con ello habrían evitado la exhibida que se dio el diputado panista Leoncio Alfonso Morán Sánchez, al perder la compostura: faltarle al respeto a una dama y acusar de lenocinio al diputado Gerardo Fernández Noroña.
 
Mientras los de la Comisión de Hacienda ponían en pausa al país, otra vez el presidente de la mesa directiva, el diputado Emilio Chuayffet dio por terminada la sesión por falta de quórum, lo que no impidió que los diputados  Jorge Carlos Ramírez Marín y Leobardo Soto mostraran sus dotes de réferis para separar a los diputados Leoncio Morán y Gerardo Fernández.
 
Con eso terminó el debate sobre las ocurrencias del presidente Felipe Calderón ante The New York Times. No hacía falta el reclamo: su antecesor, Vicente Fox, dejó claro de qué partido es la propuesta de negociar con los criminales; si pudo parar la guerra en Chiapas, por qué no ésta con la delincuencia.
 
Aunque no van a cesar los rezos del diputado Jorge Carlos Ramírez Marín para que ayude a, como él dijo, este pobre país, y que el presidente Felipe Calderón asuma su trabajo y responsabilidad, no el de golpeador electoral a nombre del PAN.
 
San Lázaro, no nos caería mal una llamadita a la Virgen y a San Felipe de Jesús… Calderón