Autor:

A un mes del asesinato de las periodistas Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, la PGJDF arraiga por 30 días a dos personas supuestamente vinculadas con el feminicidio. Según las autoridades capitalinas, la línea de investigación que se fortalece con estas detenciones es la del robo
Redacción
La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), que encabeza Miguel Ángel Mancera, arraigó a dos personas que supuestamente participaron en el asesinato de las periodistas Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, ocurrido el pasado 1 de septiembre de 2011.
Según informaron fuentes de esa dependencia, se trata de dos jóvenes de 25 y 29 años de edad. Ambos, residentes del popular Campamento 2 de Octubre, en la colonia Iztacalco.
El arraigo por 30 días fue concedido a la PGJDF horas después de ocurridas las detenciones. La primera de ellas, registrada la tarde del sábado 1 de octubre, y la segunda, el domingo 2 de octubre por la mañana.
En su declaración, el primer joven detenido habría implicado a su supuesto cómplice. De acuerdo con las autoridades consultadas, las pruebas periciales detectaron las huellas dactilares de uno de los sujetos en el automóvil de Rocío González Trápaga.
Dicho vehículo fue localizado en Iztapalapa, muy cerca del lugar donde fueron arrojados los cuerpos desnudos de las periodistas el 1 de septiembre pasado.
Con estas detenciones, la PGJDF asegura que se ha fortalecido la línea de investigación del robo común. Sobre los posibles autores intelectuales, las autoridades capitalinas dicen desconocer aún su existencia, por lo que todavía se investiga si hay vínculos con el centro cambiario del cual Rocío era accionista y la participación de otras personas presuntamente involucradas.
De acuerdo con la Subprocuraduría de Averiguaciones Previas capitalina, ya se busca a otras dos personas que presuntamente estarían implicadas en el doble homicidio.
Marcela Yarce Viveros fue fundadora y reportera de la revista Contralínea. Periodismo de Investigación, y al momento de su muerte se desempeñaba como su directora de Relaciones Públicas y Publicidad. Rocío González Trápaga era una periodista independiente, amiga de esta casa editorial. Ambas coordinaban la revista Más que Casas, propiedad de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios.