Autor:

San Lázaro, ábreles los ojos acá o nos morimos o nos matan. Es cuanto
 
En esta legislatura, el primer año les aumentaron el impuesto al valor agregado (IVA); el segundo, les mantuvieron el IVA, y el tercero, los traicionaron. No más recursos ni posibilidades de obtenerlos. No más fondo de apoyo a las 10 entidades más pobres. Sólo la mitad del fondo de desastres. Menos del 20 por ciento del fondo para desarrollo metropolitano. No más cultura ni deporte. Nada de tenencia. El resto lo maneja la federación.
 
Gobernadores y diputados descalifican el paquete económico 2012 del Ejecutivo federal. Para ambos grupos las cifras entregadas al diputado Emilio Chuayffet, presidente de la mesa directiva, por el ahora precandidato y exsecretario de Hacienda Ernesto Cordero no dejan lugar a dudas. 2012 no será un año de Hidalgo. Es meramente electoral. Votos por más pobreza y asesinatos.
 
Claro es el mensaje del presidente Felipe Calderón a los gobernadores panistas, priistas y perredistas en su propuesta de presupuesto entregado en un (¿casi?) acto de precampaña por el exsecretario de Hacienda Ernesto Cordero. Centralismo puro, desde Los Pinos.
 
Dos años consecutivos la presión de los gobernadores echó a tierra la intención presupuestal definida en las plenarias del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2010 y 2011. La necesidad de recursos abatió la voluntad de primero no subir el IVA y de bajarlo al año siguiente.
 
Este año la presión es para Felipe Calderón y su propuesta presupuestal. El presidente envió este año el presupuesto más centralista de toda su administración, como lo calificó el diputado y vocero del PRI David Penchyna, y eliminó cualquier simpatía de los gobernadores hacia el Ejecutivo federal.
 
Lo que tuviera que decir el secretario de Hacienda José Antonio Meade, poco importó en una sesión interrumpida por el sabotaje de las minorías en su comparecencia, que dio gracias a San Lázaro por no continuar en la defensa del visionario Ernesto Cordero, quien aún sostiene: “veo un país sin pobres, en pleno desarrollo, donde se vive cómodamente con 6 mil pesos al mes”.
 
El propio presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara Baja, el diputado Alfonso Navarrete Prida, ha sentenciado que “le haremos cirugía mayor al Presupuesto 2012”. Su presupuesto y su política ha llevado a México a ser el país de más bajo crecimiento del mundo.
 
Miente el presidente Felipe Calderón si dice que hay ajustes para el ahorro, sentencia la diputada y secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI Cristina Díaz. Su presupuesto contempla un aumento a la alta burocracia de 10.8 por ciento. Mientras, para los programas de desarrollo social y del campo hay recortes de hasta 98.8 por ciento para 44; a cinco les asigna cero pesos y a los otros11 los estanca.
 
El diputado Cruz López Aguilar, presidente de la Comisión de Agricultura, el villano del año pasado, explicó que el gasto para el campo en 2011 fue de 294 mil 526 millones de pesos; y para 2012 se necesitan 200 mil millones más que el presupuesto del año en curso, y no un recorte de 34 mil millones de pesos que se propone para el Programa Especial Concurrente para el campo.
 
En su análisis, la diputada Carolina Viggiano, presidenta de la Comisión de Desarrollo Metropolitano, señala que se reducen 20 mil millones de pesos a comunicaciones y transportes; baja 10 mil millones al desarrollo del campo; 12 mil millones de pesos menos para ganadería y agricultura; quita el 50 por ciento al Fondo Nacional de Desastres Naturales y el 80 por ciento al Fondo de Desarrollo Metropolitano; elimina todos los programas de cultura y fomento al deporte en todas las entidades del país, incluyendo el Distrito Federal.
 
En 2012, como en ninguno de los años anteriores, los gobernadores ven reducidas sus expectativas de recursos hasta en 60 por ciento en algunos renglones e, incluso, la desaparición total de programas estatales, caso cultura, deporte y oportunidades para jóvenes, según lo detectó el diputado Onésimo Mariscales.
 
El ahorro planteado por el presidente Felipe Calderón es para los estados. Recorta el financiamiento de programas sociales sólo para las entidades federativas, pues plantea aumentos de hasta 60 por ciento en programas sociales que maneja la federación y que han sido cuestionados por su uso electoral.
 
El PRI anunció en voz de su coordinador, Francisco Rojas, que buscará cambios en, por lo menos 15 rubros, la redistribución de fondos para educación, salud, becas, campo y seguridad y un aumento de 97 mil millones de pesos al subsidio para los estados y rechazará de manera terminante el impuesto disfrazado al consumo de 5 por ciento.
 
La solicitud de los gobernadores va mucho más allá de los 97 mil millones de pesos. El enfrentamiento será mucho más fuerte que los dos años anteriores. Desde junio de este año desde las reuniones de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), encabezada por el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, se lo han dicho claro al presidente Felipe Calderón: más recursos a los estados.
 
El PRI, en tanto, impulsa la reforma a la Ley de Coordinación Fiscal, anunciada por el líder nacional del priismo Humberto Moreira. La pugna será por un margen del 18 al 25 por ciento de las participaciones fiscales para los estados y municipios.
 
Centralista, electorero, retrograda, irreal, irresponsable… eso es para los diputados de los partidos de oposición la propuesta de Presupuesto de Egresos presentada ante el Congreso por el exsecretario de Hacienda Ernesto Codero a nombre del presidente Felipe Calderón.
 
Para 2012 se agrega una nueva preocupación: la elección del presidente de la República. El coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas, y el líder nacional de ese partido, Humberto Moreira, no dejan de insistir en poner candados y quitar el calificativo de electorero al presupuesto de Felipe Calderón.
 
Por supuesto, el “no habrá nuevos impuestos ni aumentos a los existentes” es algo que ya escuchamos los dos años anteriores de esta LXI Legislatura. Incluso se prometió primero no aumentar y luego bajar el IVA, del 16 al 15 por ciento. Ahora está en el aire ese 5 por ciento de impuesto al consumo.
 
En 2010 y 2011 los presupuestos transitaron con cambios menores al 8 por ciento del total del presupuesto, que para 2012 registra un alza de 3.4 a 3.6 billones de pesos, es decir un 2.5 por ciento.
 
Hace dos años, en el presupuesto de egresos para 2010 las reasignaciones tocaron ocho rubros con aumentos a Desarrollo Regional (25 mil 500); Carreteras (18 mil 733millones); Campo (17 mil millones); Educación (13 mil 171 millones más); Agua (5 mil 118 millones); Salud (3 mil 384millones); Seguridad (2 mil 500 millones), y Medio Ambiente (mil 350 millones más).
 
El año pasado los estados recibieron su premio por el apoyo al Ejecutivo. El entonces presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Luis Videgaray, no salió en hombros porque no hay tercio ni barrera.
 
Los más premiados fueron el Estado de México, que recibió un incremento del 141 por ciento en su presupuesto carretero (de 1 mil 100 millones de pesos a 2 mil 665 millones). Y así quedaron los recursos finales para los estados de: Chiapas, 2 mil 600 millones de pesos; Oaxaca, 2 mil 430 millones; Nuevo León, 2 mil 216 millones; Veracruz, 2 mil 150 millones, y Tamaulipas, 2 mil 21 millones. Todos, con incrementos por arriba del 90 por ciento al planteamiento original. Para este año la historia es totalmente distinta.
 
El campo pagó esta cuota y el villano de la negociación fue el diputado Cruz López Aguilar, presidente de la Comisión de Agricultura y líder nacional de la Confederación Nacional campesina.
 
San Lázaro ¿para quién será el premio este año?