Autor:

Una decena de organizaciones periodísticas y por la libertad de expresión, sindicatos, reporteros y medios exigen al procurador del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, que cese la filtración de información referente a los homicidios de Marcela Yarce y Rocío González Trápaga y se centre en las investigaciones. También le demandan no cerrar ninguna línea, entre éstas la vertiente del móvil político. En México, un periodista es asesinado cada mes, acusa Reporteros sin Fronteras

Redacción
El procurador general de Justicia del Distrito Federal y uno de los precandidatos al gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, deberá abstenerse de hacer públicos datos de la incipiente investigación sobre los asesinatos de las periodistas Ana María Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, así se lo demandaron 23 instituciones, entre medios de comunicación, sindicatos de trabajadores del gremio y organizaciones para la defensa de la libertad de expresión.
En conferencia de prensa para convocar a una marcha nacional, también le exigieron dejar de emitir juicios de valor sobre la moral de las víctimas y no cerrar ninguna línea de investigación hasta esclarecer el caso y que los culpables sean enjuiciados.
Las organizaciones anunciaron que, ante los crímenes ocurridos el pasado 1 de septiembre –en donde se privara de la vida a las dos comunicadoras–, se realizará una movilización para demandar el esclarecimiento del doble homicidio y una mayor protección para el trabajo periodístico en México.
En la conferencia, llevada a cabo este 8 de septiembre, los convocantes se solidarizaron con las familias de las víctimas y expresaron su rechazo generalizado hacia los embates que sufre el gremio, particularmente la revista Contralínea.
Ahí mismo se anunció que hoy, 9 de septiembre, se entregarán cartas a la Procuraduría General de la República, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, la Presidencia de la República y la Secretaría de Gobernación, para exigir el esclarecimiento puntual y rápido de los asesinatos.
La Marcha Nacional está convocada para el domingo 11 de septiembre. El contingente, que se conformará por diversos medios de comunicación de todo el país, por organizaciones de defensa de la libertad de expresión y de protección a periodistas y por la sociedad en general, partirá a las 12:00 horas del Ángel de la Independencia con destino a la Secretaría de Gobernación. En el trayecto se realizará una parada simbólica frente a las instalaciones de la Procuraduría General de la República. La consigna: el peor crimen es el silencio ¡No nos callemos!
 
Para los convocantes, los ataques, hostigamientos, intimidaciones e incluso privación de la libertad que ha sufrido el equipo de Contralínea han sido rebasados: no se descarta que el asesinato de Marcela Yarce y Rocío González pueda estar vinculado a la labor periodística.
“Nos preocupa mucho la situación de Contralínea. Nos parece que este hecho se acumula a una cantidad importante de agresiones que han estado relacionadas, muchas de ellas, con el ejercicio periodístico y con las notas que han publicado”, declaró Gerardo Sauri, coordinador de relatorías de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).
El director de este semanario, Miguel Badillo, exigió a las autoridades no cerrar ninguna línea de investigación hasta que no se castigue a los responsables.
Debe cesar el clima de hostigamiento a todos los medios de comunicación. Contralínea es ejemplo de ello, pero todos en mayor o en menor medida, en formas sutiles o burdas lo han padecido, dijo Juan Carlos Villarreal, del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex.
Periodistas, en la indefensión
México es el país más peligroso del mundo para ejercer la profesión periodística. Cada mes, un periodista es ultimado en este país, acusó Balbina Flores, representante en México de Reporteros sin Fronteras. De 2006 a la fecha, 59 periodistas han sido asesinados y otros 14, desaparecidos, expuso. En el 95 por ciento de los homicidios contra periodistas no se ha detenido a los responsables.
Tan sólo entre 2006 y 2010 se han presentado ante la CDHDF 35 quejas por agresiones contra medios de comunicación, reveló, por su parte, Gerardo Sauri.
En el caso de Contralínea, declara el director del semanario, “prácticamente desde que nacimos, hace 10 años, venimos padeciendo acosos, agresiones, demandas, boicots publicitarios gubernamentales, detenciones y últimamente este crimen de dos compañeras”.
Balbina Flores confirma la alarmante situación: “En 2006, Reporteros sin Fronteras clasificó por primera vez a México como el país más peligroso para el ejercicio periodístico y desde entonces no ha retrocedido en este lugar”.
A decir de Rogaciano Méndez, secretario del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa, “desde el poder se tiene no sólo indolencia y se toleran los asesinatos, los crímenes y los agravios a los trabajadores de los medios de comunicación, sino que se deja de actuar y con ello quizás haya complicidad por omisión”.
Asimismo, Judith Calderón y Amalia Rivera, representantes del Sindicato de Trabajadores de La Jornada,hicieron pública la preocupación de que actos como éste, que se registraban principalmente al interior de la República, estén azotando ya al Distrito Federal.
Los integrantes del gremio periodístico que dieron voz a la conferencia instaron a todos los trabajadores de los medios de comunicación y a la sociedad en general a congregarse en la marcha como acto de reclamo y protesta. El exhorto final de este primer acto público es no olvidar que los ataques contra los periodistas son ataques contra toda la sociedad.
La Marcha Nacional será el próximo domingo 11 de septiembre a las 11:00 horas en el Ángel de la Independencia con rumbo a la Secretaría de Gobernación.