Autor:

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, lamentó y condenó enérgicamente el asesinato de las comunicadoras Ana María Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, quienes fueron encontradas el jueves pasado en la delegación Iztapalapa, de la Ciudad de México.

Marcela Yarce Viveros, fundadora y reportera de Contralínea, se encontraba al frente del área de Relaciones Públicas de la revista semanal. Rocío González Trápaga, exreportera de Televisa, actualmente ejercía el periodismo de manera independiente.

De acuerdo con la revista Contralínea, las trabajadoras de los medios de comunicación desaparecieron el miércoles por la noche y fue el jueves, cuando hallaron los cuerpos sin vida y con evidentes huellas de tortura.

El mandatario oaxaqueño expresó su solidaridad a familiares, amigos y compañeros de las fallecidas, así como al gremio periodístico nacional, que ha sufrido agresiones, a tal grado de llegar hasta la desaparición física, como este caso.

El Ejecutivo estatal se pronunció por el pronto esclarecimiento de los hechos y el castigo a los responsables. Asimismo, porque las instancias de justicia determinen las verdaderas causas de tan incalificable atentado, y se ejerza todo el peso de la ley contra quienes han atentado contra la vida e integridad física de otros comunicadores en el país.

De acuerdo con la Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex), con el asesinato de Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, asciende a 84 el número de periodistas victimados desde el año 2,000 hasta lo que va del año 2011.