Autor:

urante los últimos años las fugas y riñas con muertos en los Centros de Ejecución de Sanciones (Cedes) de Tamaulipas han sido la pesadilla y talón de Aquiles de la administración estatal. Sin embargo, hasta la fecha lo único que se ha hecho es discutir con el gobierno federal sobre la responsabilidad de encerrar a los reos más peligrosos

Liliana Torres / Ciudad Victoria, Tamaulipas

De acuerdo a la Federación, los más de 400 reos fugados de los diferentes Centros de Ejecución de Sanciones (Cedes) de Tamaulipas, durante este año lo lograron gracias a la sobrepoblación y la corrupción que existe en estos lugares.

El problema es tan evidente, que hasta el secretario de Seguridad Pública en la entidad, Rafael Lomelí Martínez, reconoció la gravedad del asunto.

Lomelí Martínez?se escudó refiriendo que esta problemática se vive en todo el país y no únicamente en nuestro Estado.

“En todos los penales -ustedes lo saben-, no nada más en el Estado, en todo el país, hay una sobrepoblación en el penal tanto en el fuero federal como en el común.

“Desgraciadamente hay policías involucrados y esa es parte de la depuración que tenemos que hacer. En las cárceles se dan riñas y ellos?tienen distintas formas de operar, tienen túneles, pero mire, mientras exista la corrupción dentro de los mismos penales no vamos a tener el control”, expresó.

Lomelí Martínez refirió que el refuerzo en los CEDES fue solicitado desde el momento en que se dio a conocer la última fuga de reos registrada en el municipio de Nuevo Laredo el pasado 15 de julio.

Este incidente dejó un saldo de siete muertos y 61 fugitivos evadidos, además de 5 custodios que abandonaron su puesto.

Las averiguaciones previas dieron como resultado que el pasado 26 de julio de 2011 la?Procuraduría General de la República (PGR) obtuviera la declaratoria de formal prisión para el entonces director del penal de Nuevo Laredo y 5 de los custodios bajo su responsabilidad.

La PGR informó que a través del agente del Ministerio Público Federal, adscrito a la delegación en Tamaulipas, obtuvo del juez tercero de Distrito el auto de formal prisión contra el exdirector, Alfonso Daniel Ramírez Garza; el coordinador de Seguridad, Juan Lorenzo de la Cruz Rodríguez, y los custodios Abel Acuña, Carlos Gutiérrez Cruz, Alejandro Rodríguez Salas, María de la Luz López Morgan y Edima Sara Santizo Zunun por su probable responsabilidad en el delito de evasión de presos.

De acuerdo con el expediente AP/PGR/TAMPS/NL-II/2525/2011, se estableció que los 61 reos fugados -21 del fuero federal y 40 del fuero común-, escaparon a través de un túnel que se localizó en el lado norte del centro penitenciario, atrás del módulo 7, frente a un tanque de agua potable.

El comunicado de la PGR informó que previo a la fuga se registró una riña entre los internos dejando un saldo de siete reos muertos.

Por estos hechos, los presuntos responsables fueron puestos a disposición del representante social de la federación y una vez acreditado el delito que se les imputa, se ejercitó acción penal ante el juez tercero de Distrito, quien los internó en el Centro de Ejecución de Sanciones de Nuevo Laredo.

SE VAN MáS DE 400

Para el Ejecutivo Federal es inadmisible la recurrencia con la que este tipo de hechos se presentan en Tamaulipas. Entre enero de 2010 y marzo de 2011 se dieron a la fuga más de 400 reos y tuvieron lugar 84 incidentes en los cinco centros penitenciarios y el reclusorio preventivo administrados por la autoridad estatal, refiere a través de un comunicado de prensa la Secretaría de Gobernación.

Y añade: “La responsabilidad de las autoridades locales, al mando del Centro de Ejecuciones y Sanciones en Nuevo Laredo, debe ser asumida mediante el desarrollo de una investigación a fondo para llevar ante la justicia a los servidores públicos que han traicionado el servicio a la ciudadanía.

“Se exhorta también a las autoridades del Estado a fortalecer la seguridad en los centros penitenciarios de Tamaulipas. Particularmente para terminar con la evasión sistemática de las medidas de control, derivada de la corrupción de las autoridades que tienen a su cargo velar por el resguardo de los internos.

“Incidentes como este exigen acelerar los esfuerzos para el fortalecimiento de las instituciones locales de seguridad y procuración de justicia, incluyendo la depuración de las corporaciones con el objetivo primordial de que solamente los más confiables y capaces estén entre las filas de quienes tienen a su cargo la seguridad pública (sic.)”.

Y aunque la Secretaría de Gobernación?a cargo de José Francisco Black Mora fue concisa con estos señalamientos, el titular de Seguridad Publica en Tamaulipas, Rafael Lomelí Martínez, refutó: “A?mí?no me ha dicho nada el secretario Mora”, e insistió: “La corrupción existe?a nivel nacional”.

La última fuga del año 2010 fue histórica para Tamaulipas, puesto que el 17 de diciembre del año pasado huyeron 141 presos del Cedes número 2 en el municipio de Nuevo Laredo.

En el Cedes de Reynosa, el pasado 10 de septiembre de 2010 se fugaron 85 reos, 66 del fuero federal y 19 del fuero común.?Mientras el 25 de marzo de 2009, en Matamoros, se fugaron 41 presos; 38 del fuero federal y 3 del fuero común.

En Tamaulipas actualmente en los?penales de los municipios de Nuevo Laredo, Matamoros, Altamira, Ciudad Victoria, Mante, Miguel Alemán, Tula y Reynosa se mantienen a más?siete mil?prisioneros, de los cuales más de 2 mil?corresponden al fuero federal y 5 mil del fuero común.

Solamente la cárcel de Nuevo Laredo cuenta con una población penitenciaria de 1 mil 238 internos.

HAY QUE TRASLADARLOS

El secretario general de Gobierno, Morelos Canseco Gómez, informó que?a través del órgano desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad Publica, 300 reos del fuero federal y 400 del fuero común deben ser trasladados a centros federales de alta seguridad.

Canseco Gómez explicó que la ley establece la ubicación del reo en términos de cercanía a su lugar de residencia y establece también condiciones de internamiento en términos del lugar donde se cometió el ilícito.

Sin embargo, es necesario reflexionar sobre la revisión de la norma legislativa, donde le sea posible a la autoridad establecer condiciones de riesgo o peligro, para lograr que el traslado del reo sea al centro que ofrezca las condiciones para asegurar la tranquilidad?de la sociedad y que en esa ubicación independientemente del lugar de residencia del reo o del lugar donde se cometió el ilícito.

Además también hay reclusos que cubren el perfil para ser trasladados a las “Islas Marías” pues tendría una mejor readaptación social.

“Que aquellos reos cuyo proceso de readaptación se puede lograr de mejor manera si son trasferidos a la colonia Penal de las Islas Marías, hay internos en prisiones tamaulipecas que presentan características idóneas para su traslado a la colonia penal de las Islas Marías. No se debe olvidar, aunque hablemos de asuntos que agravian a la sociedad, que la filosofía de la Constitución es la readaptación??social del delincuente”, expresó.

El titular de la Secretaría General de Gobierno manifestó que la sobrepoblación en los Centros de Ejecuciones de Sanciones en Tamaulipas es mínima y alcanza sólo un tres por ciento.

“Hay una población de 1 mil reos y sólo el de Matamoros cuenta con 1 mil 626. Práctica-mente no tenemos un problema de saturación y la sobrepoblación no linde más allá del 2 ó 3 por ciento de la capacidad instalada”, expresó.

LA FEDERACIóN SE HARá CARGO DE ELLOS

Los reos del fuero federal con sentencias ejecutoriadas, cuya resolución causó estado, serán reubicados paulatinamente en centros penitenciarios a cargo de la Federación.

Aquellas personas que a partir de ahora sean consignadas por delitos federales, serán ingresadas a centros penitenciarios federales.

Reos considerados como peligrosos y consignados por delitos del fuero común, serán reubicados en centros penitenciarios federales.

Estos fueron los resultados de la reunión entre el gobernador Egidio Torre Cantú y Eduardo Gómez García, comisionado titular del Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, el pasado 19 de julio.

Además se acordó el reforzamiento conjunto Federación-Estado para el resguardo exterior de los penales, así como la seguridad interna por parte de la entidad. Y el proceso de reclutamiento que actualmente se emprende para el nuevo modelo policial, permitirá contar con un mayor número de elementos mejor capacitados, para asignarse a las distintas áreas de seguridad pública.

Durante el último año del sexenio de Eugenio Hernández Flores, tras las ?fugas de presos y con el arranque de la construcción de un nuevo Centro de Ejecuciones y Sanciones en Ciudad Victoria, el entonces mandatario estatal ofreció a la Federación este nuevo centro para albergar a reos federales de alta peligrosidad.

Sin embargo, la respuesta de la Federación no fue favorable ni en aquel entonces como ahora. El secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública,?Ramón Ochoa Delgado, indicó que?la propuesta sigue en pie.

Sin embargo, el ofrecimiento del?nuevo penal se pudiera dar de manera formal hasta que este inmueble quede concluido.

Ochoa Delgado refirió que hubo acercamiento de parte del Estado para ver la posibilidad de que la federación contribuyera con recursos para concluir con el proyecto.

“Siempre ha estado abierto el gobierno de Tamaulipas, pero no precisamente el que está por concluirse, ese no se puede ofrecer porque no está concluido.?El sistema estatal de seguridad pública no cuenta con los recursos para la construcción o rehabilitación de Cedes”, precisó.

De hecho, la falta de recursos impedirá que este año se concluya con la segunda fase de construcción de la nueva cárcel en Ciudad Victoria, informó el secretario de Obras Públicas en Tamaulipas, Manuel Rodríguez Morales.

Dijo que para concluir la obra se requieren 640 millones de pesos; sin embargo no hay recursos, puesto que el proyecto no está contemplado dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación para este 2011.

Y es que el propio secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, descartó cualquier posibilidad de su conclusión, refirió Rodríguez Morales.

“La vez pasada estuvo por aquí el secretario Genaro García Luna y se habló de ese tema. Está en construcción la primera etapa y estamos esperando la aportación de la Federación para poderla continuar, es una obra que le falta para su terminación alrededor de 640 millones de pesos, es una etapa que vamos a hacer ahorita y si llegan los recursos vamos a continuarla”, señaló.

Este nuevo Cedes permitiría albergar a más de 1 mil 600 internos y su construcción inició en la administración pasada, misma que invirtió 250 millones de pesos, 200 del gobierno federal y 50 del Estado. Se encuentra ubicado a 20 kilómetros de Ciudad Victoria, por la carretera vieja al municipio de Mante.

Manuel Rodríguez Morales refirió que, además de la falta de recursos, el proyecto fue entregado con retraso en la construcción lo que alargara el término del mismo.

Y mientras los gobiernos estatal y federal continúan echándose la culpa de los problemas en las cárceles tamaulipecas, estos lugares seguirán ocupando las portadas de los medios de comunicación, cuando den cuenta de la más reciente fuga o riña de consecuencias funestas.