Autor:

La Secretaría de la Función Pública investiga un supuesto conflicto de intereses en Petróleos Mexicanos que involucraría a Juan José Suárez Coppel y su primo José Alfredo Coppel Salcido, propietario de Global Drilling Fluids de México. A solicitud del director de la paraestatal, se auditarán cuatro contratos de Pemex Exploración y Producción con esa compañía, por más de 1 mil 350 millones de pesos; además, se revisarán las “gestiones” que Coppel Salcido haría ante esa misma subsidiaria a favor de empresas en quiebra técnica. A Suárez Coppel le preocupa tanto este caso, que ya se reunió con el secretario Vega Casillas para “explicarle” la “legalidad” de las contrataciones

A Juan José Suárez Coppel, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), le preocupa su relación familiar con el propietario de Global Drilling Fluids de México. Tanto, que a inicios de julio de 2011 se reunió con el secretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, para explicarle que los contratos que su primo José Alfredo Coppel Salcido ha obtenido en Pemex Exploración y Producción (PEP) son “lícitos, transparentes y apegados a derecho”.

Eso, sin embargo, no es lo mismo que piensan los ejecutivos de algunas trasnacionales y los dueños de compañías mexicanas, inconformes con los procesos de adjudicación que ha ganado la pequeña empresa a lo largo de 2010. El aumento de las quejas y la publicación de notas y columnas periodísticas al respecto han obligado a Suárez Coppel a solicitar una exoneración formal.

De acuerdo con el oficio DG-176/2011 –del que Contralínea posee copia–, el pasado 4 de julio el director de la paraestatal más importante de México solicitó al contralor Gustavo Ernesto Ramírez Rodríguez que revise los actos denunciados. Las investigaciones de la contraloría federal alcanzarán tres contratos y un convenio modificatorio que involucran 1 mil 351 millones 875 mil 932 pesos, firmados entre febrero y noviembre de 2010, consta en el Portal de Obligaciones de Transparencia.

“Me refiero a las notas periodísticas publicadas en días pasados, las cuales anexo para pronta referencia, en las que se comenta que la empresa Global Drilling Fluids de México, SA de CV, presuntamente controla las licitaciones de Pemex Exploración y Producción en el Área Marina.

“Por lo anterior, le solicito que el Órgano Interno de Control a su digno cargo investigue, en el ámbito de su competencia, sobre los hechos ahí relatados; en particular, respecto de los procedimientos licitatorios a que hacen referencia dichas notas, para que se proceda, en su caso, conforme a lo que establece el marco legal aplicable”, indica la comunicación del director general de Pemex, girada con copia a Vega Casillas.

Además de las tres licitaciones, sus contratos y el convenio modificatorio, el contralor Ramírez Rodríguez podría auditar las supuestas gestiones que Coppel Salcido realizaría a favor de empresas en quiebra técnica, según denuncian representantes de las trasnacionales inconformes.

Estos trabajos de “gestoría” habrían conseguido que la subsidiaria PEP ya “rescatara” las finanzas de algunas compañías vía asignación de contratos multimillonarios, aseguran a este semanario fuentes de primer nivel del gobierno federal que solicitan el anonimato por no estar autorizadas a informar.

El supuesto conflicto de intereses que involucraría a Suárez Coppel y a Coppel Salcido fue dado a conocer el pasado 24 de marzo por el reportero Alejandro del Río, en el periódico digital Entérate Tabasco. No obstante, fue hasta inicios de julio cuando el director de la paraestatal solicitó abrir una investigación y habló directamente con Vega Casillas sobre este caso.

Consultada al respecto, Pemex informa a Contralínea que la relación de su director Suárez Coppel con el accionista de Global Drilling Fluids “es de un parentesco muy lejano, y entre ellos no existe relación actual”.

Agrega que la empresa que dirige Coppel Salcido ha trabajado para Pemex desde 2003. Destaca que “en los últimos cinco años, Pemex Exploración y Producción ha realizado un promedio de más de 2 mil 500 contratos anuales y Global Drillings Fluids ha recibido, en este lapso, un total de cinco contratos; es decir, uno por año en promedio”.

Contratos cuestionados

Tras la solicitud de Suárez Coppel al contralor en Pemex, la Función Pública inició la investigación de tres contratos y un convenio modificatorio de monto entre Exploración y Producción y Global Drillings Fluids de México, por el posible conflicto de intereses y tráfico de influencias. Se trata de las contrataciones 423020819, 423020808, 423010800 y 423026803.

Esa última fue asignada el 24 de octubre de 2006, pero diversas modificaciones le permitieron mantenerse vigente hasta el año pasado. Este contrato no sólo destaca por las ampliaciones de tiempo, sino también de costo: es el más oneroso que revisará en breve el Órgano Interno de Control, según se desprende del Portal de Obligaciones de Transparencia.

Información de la filial –actualmente dirigida por Carlos Arnoldo Morales Gil– revela que el monto original del contrato, por 164 millones 636 mil 451 pesos, fue modificado en cinco ocasiones hasta alcanzar los 612 millones 491 mil 28 pesos.

El sexto convenio modificatorio de monto se firmó el 28 de febrero de 2010, cuando Suárez Coppel llevaba ya seis meses al frente de la paraestatal petrolera. Y aunque éste ascendió a 160 millones 354 mil 421 pesos, la Secretaría de la Función Pública estará en posibilidades de auditar la historia global de esa contratación; es decir, los más de 600 millones de pesos.

Dicho contrato fue celebrado por la Unidad de Perforación y Mantenimiento de Pozos, tras la realización de una licitación pública internacional, y tuvo como objeto realizar un trabajo integral de fluidos de control, separación de sólidos y manejo de residuos para ser utilizados en pozos petroleros de la región marina, paquete I. Aunque la fecha de terminación se pactó originalmente para el 21 de octubre de 2008, ésta se amplió hasta 2010.

Por importancia de monto le sigue el contrato 423010800, signado por la misma unidad administrativa y Global Drillings Fluids el 4 de febrero de 2010. Vigente hasta el 31 de diciembre de 2012, éste compromete recursos públicos por 294 millones 904 mil 331 pesos.

El objeto es muy similar al contrato anterior: realizar trabajos integrales de fluidos de control, separación de sólidos y manejo de residuos para ser utilizados en pozos petroleros de la región marina, paquete IV.

Otro contrato que será auditado en los próximos días es el 423020808, para los trabajos integrales de fluidos de control, separación de sólidos y manejo de residuos para ser utilizados en pozos petroleros de la región marina, paquete V. Firmado el 29 de abril de 2010 y con vigencia al 31 de diciembre de 2012, éste implica 284 millones 720 mil 303 pesos.

El cuarto contrato es el 423020819, para los trabajos integrales de fluidos de control, separación de sólidos y manejo de residuos para ser utilizados en pozos petroleros de la región marina, paquete VII. Firmado el 12 de noviembre de 2010, su monto asciende a 159 millones 760 mil 268 pesos.

Antecedentes empresariales

Ésta no es la primera vez que la contratista Global Drillings Fluids de México es investigada por supuestas irregularidades. De acuerdo con información de Alejandro del Río, publicada el 21 de junio pasado en el diario Tabasco Hoy, en 2005 dicha empresa fue sancionada e inhabilitada por falsear información para ganar un concurso público en la paraestatal, pero un juez le otorgó un amparo y la inhabilitación quedó suspendida.

Esta historia la narra la Auditoría Superior de la Federación en su Informe del resultado de la revisión y fiscalización superior de la Cuenta Pública 2006: “En enero de 2005 se presentó una denuncia anónima ante el Órgano Interno de Control por la presunta falsificación de documentación que se integró al contrato adjudicado [500NT10613]”.

La contraloría abrió el expediente CI-S-PEP-001/2005 y resolvió que la denuncia era cierta. El 31 de mayo de 2005, en el Diario oficial de la federación, la Función Pública emitió la circular OIC-PEP-AR-18.575.0024/2005. En ésta, pedía a la Procuraduría General de la República, las entidades de la administración pública y las entidades federativas que “se abstuvieran de aceptar propuestas o celebrar contratos con las empresas Global Drilling Fluids de México, SA de CV, y Ambar Mexicana, SA de CV, por un plazo de seis meses”. Ambas compañías, asociadas en el contrato 500NT10613.

Sin embargo, detalla el reporte de la Auditoría Superior, “las empresas presentaron el juicio de amparo 948/2005 en contra de la resolución dictada el 24 de junio de 2005”. Esto motivó que, el 3 de agosto de 2005, la Función Pública emitiera la circular CI-S-PEP-013/2005, para modificar el plazo de la inhabilitación a sólo tres meses.

“El 25 de enero de 2006, el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, al revisar el amparo RA-23/2006, confirmó la sentencia emitida el 10 de noviembre de 2005 por el juez Décimo Tercero de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal, en el juicio de amparo 948/2005”, a favor de Global Drilling Fluids y Ambar Mexicana.

En su nota –incluida en el anexo que envió el actual director de Pemex al contralor Ramírez Rodríguez–, Alejandro del Río destaca que durante la primera etapa de Suárez Coppel, como director de Finanzas de la petrolera estatal, Global Drilling Fluids de México ganó contratos por más de 2 mil 607 millones de pesos.

“En 2003, a meses de su constitución legal, se le asignó el contrato 413053818 por el servicio integral de fluidos de perforación para los pozos a perforar, terminar y reparar de la Región Marina Noreste, contrato firmado el 11 de junio de ese año por 782 millones 668 mil 774 pesos”.

El reporte periodístico agrega que, para 2006, la firma ahora bajo escrutinio volvió a ganar dos contratos que involucraron, en total, 1 mil 209 millones 982 mil 939 pesos.

[TEXTO PARA TWITTER: Conflicto de interés en Pemex: 4 contratos millonarios a primo del directo Suárez Coppel]

Fuente: Contralínea 242 / 17 de julio de 2011

Comments

comments