Autor:

Nayarit es uno de los estados de la República menos poblados. Su padrón electoral (de 750 mil ciudadanos) representa menos de la mitad del de la delegación Iztapalapa o del municipio de Ecatepec. Sin embargo, los topes de campaña, por 18 millones de pesos, han sido rebasados por tres de los cinco candidatos registrados. Los reportes oficiales de gastos indican que tan sólo en propaganda para medios electrónicos y anuncios espectaculares, los aspirantes del PRI, PAN y PRD han superado el presupuesto destinado a la construcción de vivienda en la entidad para el presente ejercicio presupuestal (8 millones de pesos). Sin una oferta política definida, los candidatos prometen lo que nunca podrán cumplir

Todos los candidatos coinciden en que los problemas de Nayarit son la pobreza, el desempleo, la falta de servicios públicos y el déficit de infraestructura para el desarrollo económico. Los mismos que hace seis años; aunque ahora agregan dos más: la inseguridad y la violencia. Con discursos similares, los aspirantes a encabezar el gobierno del estado prometen a 757 mil 725 electores desde apoyos para madres solteras hasta “cero tolerancia” para quienes “alteren el orden”.

Además del gobierno estatal, en juego están las 20 presidencias municipales de la entidad y los 30 escaños que integran su congreso: 18 diputaciones por mayoría relativa y 12 por representación proporcional. Luego de la cargada encabezada por el gobernador actual, Ney González, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) confía en llevarse de nuevo el carro completo en las elecciones del próximo 3 de julio.

Cualquiera que sea el resultado, las elecciones podrían ser impugnadas ante el derroche de recursos en una de las entidades con menos población de toda la República Mexicana: de las 32 entidades federativas, sólo Baja California Sur, Campeche y Colima cuentan con un padrón electoral menor.

En el proceso electoral para elegir gobernador en Nayarit, los tres principales partidos políticos han invertido 8 millones 203 mil 524 pesos únicamente en publicidad electrónica y anuncios espectaculares, de acuerdo con información del Instituto Electoral del Estado de Nayarit (IEEN). Estos recursos rebasan el presupuesto asignado a la construcción de vivienda durante este año (8 millones 100 mil pesos). Sin embargo, el dinero total gastado no ha podido cuantificarse de manera oficial, pues los partidos no han reportado lo que utilizan en “regalos”: playeras, despensas, gorras, material de construcción, enseres domésticos…

Roberto Sandoval Castañeda, candidato de la alianza Nayarit Nos Une –integrada por el PRI, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (Panal)–, en campaña gastó 4 millones 99 mil 26 pesos: 234 anuncios espectaculares por 3 millones 829 mil 326; dos spots y dos banner en internet, 46 mil 400; perifoneo por un mes, 40 mil 600; publicidad móvil en 25 autobuses urbanos, 182 mil 700 pesos.

Guadalupe Acosta Naranjo, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), reportó gastos por 2 millones 938 mil 539 pesos en este mismo rubro. En precampaña, 664 mil 417: 38 espectaculares por 508 mil 49 pesos; 33 días de perifoneo, 47 mil 328; dos pantallas electrónicas, 41 mil 760; publicidad en 30 taxis, 55 mil 680; y un top banner en internet, 11 mil 600. En campaña, 2 millones 274 mil 122 pesos: 103 espectaculares por 1 millón 474 mil 337; por cambio de diseño de lonas, 470 mil 113; una pantalla electrónica, 37 mil 120; publicidad móvil en 50 taxis, 168 mil 200; un banner en internet, 11 mil 600, y perifoneo por 54 días (12 horas al día), 112 mil 752 pesos.

Martha Elena García Gómez, perredista postulada finalmente por el Partido Acción Nacional (PAN), erogó 1 millón 165 mil 959 pesos. En precampaña, 586 mil 674: 25 espectaculares por 335 mil 385; media plana en prensa, 24 mil 970; un top banner, 11 mil 600; dos espectaculares móviles, 162 mil 400; perifoneo por 21 días, 24 mil 360; perifoneo por dos horas, 348 pesos; media plana en prensa, 15 mil 606; y dos cintillos en prensa 12 mil 5 pesos. En campaña, 579 mil 285 pesos: 15 espectaculares por 348 mil 445; una pantalla electrónica, 37 mil 120; publicidad móvil en 105 taxis y 10 autobuses urbanos, 170 mil 520; y un banner y un main frame (ventana publicitaria en internet) por 23 mil 200.

La alianza entre el PRD y el PAN fue cancelada dos meses antes de las elecciones, luego de que en el Comité Ejecutivo Nacional del PRD ganara la posición de Andrés Manuel López Obrador de rechazo a las alianzas con el partido de Felipe Calderón. Aunque las disputas se habían centrado en las elecciones del Estado de México, la determinación final también alcanzó al proceso electoral de Nayarit.

Gustavo Enrique Madero Muñoz, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, envió un oficio con fecha del 25 de abril de 2011 a Jesús Zambrano Grijalva, presidente del PRD, para terminar el convenio de coalición que tenían en ambas entidades políticas. Cada uno eligió a su candidato (Martha García y Guadalupe Acosta). También, se envió un documento a Sergio López Zúñiga, presidente del Consejo Local del IEEN, para informarle la decisión.

A principios de mayo, el Consejo Local del Instituto aprobó las candidaturas de Sandoval Castañeda, Acosta Naranjo, García Gómez, Nayar Mayorquín Carrillo (coalición Por un Cambio Verdadero, integrada por los partidos del Trabajo, PT, y Convergencia) y Donaciano Robles Ceniceros (Partido de la Revolución Socialista).

Según el Censo de Población y Vivienda 2010, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Nayarit cuenta con 1 millón 84 mil 979 habitantes (541 mil 7 hombres y 543 mil 972 mujeres). Del total, 757 mil 125 son electores en los 18 distritos que integran el estado.

En 2011, el IEEN organizará 198 elecciones: la de gobernador constitucional; 20 para elegir presidentes municipales y síndicos; 18 para diputados de mayoría relativa y una para elegir 12 diputados de representación proporcional, y 138 para regidores de mayoría relativa y 20 de representación proporcional. El próximo domingo se instalarán 1 mil 290 casillas con 9 mil 30 funcionarios en todas ellas.

Promesas y realidades

Roberto Castañeda –ingeniero agrónomo; presidente municipal de Tepic (2008-2011) con licencia– ha sido cobijado intensamente por el priismo nacional y estatal. Humberto Moreira Valdés, presidente del CEN del PRI no escatimó en giras por el estado; a la cargada se integraron el mandatario nayarita Ney González Sánchez; Jorge Herrera Caldera, gobernador de Durango, y Enrique Peña Nieto, del Estado de México.

Su campaña se ha centrado en la entrega de “regalos” y de una tarjeta llamada “100 por ciento nayarita” (sic). Se trata de un plástico que supuestamente será “efectivo” durante su gobierno. Promete que con ella se podrá tener acceso a apoyos económicos para madres solteras; uniformes, útiles y becas; lentes. También ha prometido “eliminar” el penal federal, una decisión que le correspondería a la Federación.

La candidata del PAN, Martha Elena García –diputada federal con licencia por el PRD y esposa del exgobernador Antonio Echevarría, expriista–, presidió la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados. Considera que los principales problemas en el estado son la falta de empleo y la inseguridad.

Señala que la entidad vive la etapa más violenta de su historia. Tepic ocupa el lugar 13 entre las ciudades más inseguras del mundo y la cuarta en México. En lo que va de 2011, se han registrado más de 230 asesinatos; 2010 cerró con 400. “Se debe capacitar a la policía estatal, pues irresponsablemente en 2010 sólo se capacitaron a 50 de un listado que supera los 1 mil 500 elementos”.

En materia de empleo, la candidata del PAN señala que en la entidad se vive “una crisis tremenda”. Lanza el anzuelo a la clase empresarial: “Vamos a apoyar a los empresarios para que vengan a Nayarit a invertir y que nuestros jóvenes puedan acceder a esos espacios laborales”.

El candidato del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo es originario de Sinaloa. Economista por la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), se define como un “luchador social” que busca una mejor calidad de vida para los nayaritas.

Como los otros candidatos, también promete “apoyos”; si a los otros se les ocurren becas, a él computadoras, el pago de inscripciones y un “salario estudiantil” por 900 pesos para quienes estudien la licenciatura.

Nayar Mayorquín, candidato de los partidos PT y Convergencia, es licenciado en derecho por la UAN y doctor en ciencia política por la Universidad Complutense de Madrid. Subsecretario de Hacienda del gobierno legítimo de Andrés Manuel López Obrador y coordinador estatal del Movimiento de Regeneración Nacional.

También promete mejorar los bolsillos de los nayaritas: “Buscaremos un acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad para que condone 50 por ciento del pago de la luz a nuestras familias y a las pequeñas y medianas empresas del estado. Nayarit tiene tres presas hidroeléctricas: El Cajón, La Yesca y El Nayar. Generamos electricidad a gran parte del occidente de México, pero no obtenemos ningún beneficio. Sería de gran ayuda para las familias nayaritas por la situación económica por la que estamos atravesando; estaríamos garantizándoles por lo menos que completen para el gasto familiar”.

También propone reducir en 50 por ciento los sueldos de los servidores públicos, incluidos los de gobernador, diputados, regidores y presidentes municipales. “Debemos moderar los salarios de los funcionarios. No es posible que tengamos un gobierno rico y un pueblo pobre con tantas carencias”.

Asegura que en el actual proceso electoral los partidos PRI, PAN y PRD han violado las leyes. Dice que mientras la coalición de la que es candidato ha gastado 328 mil pesos en precampaña y campaña, los tres partidos grandes “han rebasado los topes de campaña”.

Donaciano Robles, candidato del Partido de la Revolución Socialista, es agricultor. Dice impulsar el desarrollo económico y social sin privatizar ni despojar a nadie. Le apuesta a la creación de cooperativas de productos y servicios regionales.

“Nuestra plataforma está llena de un contenido social importante. Nosotros somos la diferencia política e ideológica. No solamente queremos derrotar a los contendientes, sino al régimen social en el que vivimos porque es de explotación de uno por otro.”

El candidato reconoce que las encuestas no lo favorecen. “No tenemos recursos suficientes para hacer una contienda política en las condiciones de los demás. No tenemos para espectaculares y prensa; no tenemos para hacer un gran movimiento. Pareciera que estamos haciendo poco, pero estamos haciendo mucho. Mis compañeros están a ras de tierra porque están haciendo un trabajo hormiga, llevándole a la gente solamente un volante que hemos conseguido. Hasta el momento, hemos repartido 100 mil volantes. Hemos gastado poco más de 40 mil pesos.”

Fuente: Contralínea 239 / 26 de junio de 2011