Autor:

A 27 años del asesinato del periodista Manuel Buendía, este lunes 30 de Mayo integrantes del Frente Nacional de Periodistas por la Libertad de Expresión (FNPLE) y la Fundación Manuel Buendía convocaron a los medios y a la sociedad en general a un encuentro frente a la plaza pública dedicada a Francisco Zarco.

El acto para conmemorar el aniversario luctuoso contó con la participación de los periodistas Alfredo Rivera, Jorge Meléndez, Miguel Ángel Granados Chapa, Virgilio Caballero, Eduardo Huchim y Judith Calderón, presidenta del FNPLE. La Dra. Alejandra Moreno, titular de la autoridad del centro histórico estuvo presente para develar la nueva inscripción del monumento a Francisco Zarco.
Las disertaciones de los periodistas invitados y los testimonios que se compartieron con los compañeros de los medios y asistentes versaron sobre censura, agresiones, demandas y hostigamiento con los que lidia el gremio.
La primera intervención estuvo a cargo de Alfredo Rivera, autor del libro La Sosa Nostra. Rivera ha librado un juicio de seis años por daño moral derivado de las revelaciones que publica en su libro sobre Gerardo Sosa Castelán, figura pública del estado de Hidalgo. El periodista fue acusado de escribir, publicar y distribuir su obra.
El encuentro fue motivado también por la demanda del esclarecimiento de los asesinatos y desapariciones de periodistas que siguen sin resolverse. Bajo una carpa que exhibía el rostro de los 68 periodistas asesinados y 9 desaparecidos; 41 de ellos en lo que va del sexenio de Felipe Calderón, Granados Chapa aseguró que la primera víctima mortal que el narcotráfico cobró al periodismo fue, sin duda,  Manuel Buendía.
Los ataques en contra de la libertad de expresión vienen en todas sus formas: censura, despidos, hostigamiento, pésimas condiciones de trabajo y ahora a través de la publicidad, señala la periodista Judith Calderón. El uso discrecional de los recursos del gobierno para favorecer a ciertas posturas se ha convertido en una nueva forma de ataque a la libertad de expresión: “suspender la publicidad hasta asfixiarlos”.
El acto culminó con la develación de la nueva inscripción  en el monumento a Francisco Zarco que, según palabras de  Alejandra Moreno, cambia el sentido de este espacio público:
“No entiendo un periodismo sin ideales. Ni el reporterismo, ni la entrevista, ni el reportaje, ni el artículo, ni la crónica, ni el editorial, ni mucho menos géneros de tan comprometido ejercicio como la columna, pueden llevarse a cabo sin un ideal. ¿Cuál es ese ideal? Servir a nuestro país con los recursos del periodismo.” Manuel Buendía